Una delegación de la Autoridad Palestina estuvo en el Kurdistán iraquí en septiembre para evaluar un nuevo proyecto de traslado de refugiados. Desde 1942, el movimiento sionista mundial se plantea periódicamente la limpieza étnica de Palestina a través de la deportación de las poblaciones autóctonas hacia Irak. Ese punto figuraba en el programa ampliado de Biltmore y fue incluido nuevamente en la agenda a raíz de la ocupación de Irak por parte de los anglosajones.

Según la revista Palestine, se está construyendo en el Kurdistán iraquí con vistas a enviar allí una parte de los refugiados palestinos que viven en Irak y en el Líbano, a condición de que cambien de nacionalidad y de que renuncien a su derecho al regreso a su patria de origen.

En 2008, el ex consejero estadounidense de seguridad nacional y mentor de Barack Obama, Zbigniew Brzezinski, realizó una gira por las capitales árabes para conocer las reacciones políticas que pudieran producirse ante ese plan. Apostando al desgaste del pueblo palestino al cabo de 62 años de lucha, Washington propone importantes subvenciones a los Estados árabes que acepten otorgar su nacionalidad a los refugiados palestinos.