por Guillermo Olivera Díaz; [email protected]

9-3-2011

1. Una suerte de mal agüero los corona con el fiasco a todos aquellos personajes ladinos que han sido el blanco de mis cometidos abogadiles, de mi modesta pluma y urticantes frutos difundidos en cientos de webs y blogs de Internet. Ha terminado en cero, estancado o disminuido su presencia política en el palenque nacional cuando han sido objeto material de mi denuncia, tacha u otro tipo de observación, por ser inveterados delincuentes o sinuosamente corruptos. Meramente, los he descrito en su verdadera prosopografía e índole personal y familiar delictivas.

A muchos llovió copiosamente sobre mojado.- Este desventurado fracaso puedo señalar, sin ambages, de ALBERTO KOURI BUMACHAR, que dejó de ser congresista y terminó encarcelado por vender su alma congresal a la dupla diabólica Fujimori-Montesinos. Redacté en el Congreso el dictamen que lo acusó de Corrupción de Funcionarios; lo relato en mi libro “El Caso Kouri, Montesinos, Fujimori y otras miserias humanas”; de su hermano mayor ALEX KOURI BUMACHAR, cuando la frondosa publicidad, que la malquista prensa no pudo silenciar, de mi tacha a su candidatura al municipio de Lima terminó por desbarrancarlo; de MERCEDES ARAÓZ FERNANDEZ, cuya ilegal candidatura por impuesta, desoyendo el Estatuto PAP y su democracia interna, concluyó renunciando a la candidatura y quedándose en la calle.

Por supuesto, de PEDRO PABLO KUCZYNSKI GODARD, a quien nuestra difundida tacha a su postulación por carecer de nacionalidad peruana al haberla perdido cuando adquirió la norteamericana, ayudó a congelarlo en el 7% de intención de voto; del ex alcalde, sorpresivo pagador con plata ajena, LUIS CASTAÑEDA LOSSIO, cuyo creciente desprestigio por sus malas artes en el Caso Comunicore y hospitales de Solidaridad, a nombre de un galeno particular de su entorno, que me han merecido muchos artículos lapidarios de verdad, lo ha hundido en la encuesta que antes lideraba. Del 80% de aprobación capitalina está por debajo del 20%.

Nuestra última víctima, sañudamente corrupta, capitaneada por el ex presidente condenado a 25 años de reclusión por variopinto delincuente de enrevesadas formas, es la más que troica familia japonesa que constituyen: ALBERTO KENYA FUJIMORI FUJIMORI; su por él digitada hija, muchos años atrás como candidata presidencial, sin rubor alguno y ayuna de méritos sesquipedales para el demasiado alto cometido de Presidente, KEIKO SOFIA FUJIMORI HIGUCHI; su menor hijo, con rasgos de zoofilia con su perro Puñete, impuesto en forma desalmada, corrupta, avasallando a otros en el orden de la lista partidaria congresal, sin que mortal alguno conozca sus merecimientos intelectuales, laborales o profesionales: KENYI GERARDO FUJIMORI HIGUCHI; y el ayuno de oratoria, carente de pluma, de conversación sosa, pero pronto al compadrazgo, tío de Keiko y Kenyi y hermano menor de aquél: SANTIAGO INOMOTO FUJIMORI FUJIMORI.

2. Antes de ellos otros peces gordos.- Porque conocemos esta nefanda realidad, que por “casualidad” favorece a los que delinquen en grande, a los de “frac y guante blanco”, también denominados de “cuello y corbata”, hemos aceptado profesionalmente asuntos penales de marca mayor.

Intervine en el Caso Vollmer, el año 1982, donde se imputó delito de concusión, al factótum ministro de economía MANUEL ULLOA ELIAS, por el escándalo en relación a unas tierras que el Estado entregó en concesión a Irrigadora Chimbote, por las que iba a transar el pago de $8’000,000.00 de dólares USA, como indemnización no debida por el Estado a tal empresa. Se frustró la transacción delictiva, por las primeras páginas de los periódicos de entonces.

También me cupo una labor como abogado del Congreso en el importante y escandaloso Caso Guvarte, en 1983. Fui asesor legal del ex diputado Oscar Caballero Calderón, Presidente de la Comisión Investigadora que acusó al finado ex ministro de justicia ENRIQUE ELIAS LAROZA. Este “bendito” acordó, a favor del consorcio Guvarte, el pago de 49.95% sobre el precio de cada objeto que se comprobaba en España. Por los 57 vehículos que se adquirió, para equipar las cárceles peruanas, la comisión contractual llegó a ser igual al valor de 28 y medio vehículos más. Fue en 1983. ¡Elías Laroza pagaba comisión en grande! ¡Claro, con plata ajena como Castañeda Lossio!

En este Caso Guvarte redacté el Informe de la Comisión congresal investigadora, imputando a Elías Laroza (PPC) delito de peculado. La prensa me prodigó muchos espacios y el acusado lo reseña en su libro La Conspiración Guvarte (¡) ¡Olivera Díaz, temprano conspirador contra los corruptos, que pretenden vender el país al peso!

También tuvimos participación en el Caso del Banco Ambrosiano, al lado del Senador Carlos Malpica Silva Santisteban, autor del consagrado libro Los dueños del Perú. Cargamos con delitos a Gil y Mil, incluido el malogrado milanés Roberto Calvi, el Banquero de Dios, colgado el 18 de junio de 1982 -¿por un ajuste de cuentas?- en uno de los puentes que cruzan el río Támesis, en Londres.

El Banco Ambrosiano-Perú, era una sucursal de banco europeo, cuyo socio mayoritario es el Banco del Vaticano, que maneja cada Sumo Pontífice o Papa que llega al cargo. Del caso conservo documentación espeluznante de cómo se manejan los miles de millones del Vaticano que comanda el Papa. ¡Préstamos de más de Cuatrocientos Millones de dólares USA a empresas al mando de sacerdotes de la religión católica! ¡Otras cuevas vaticanas!

El año 1987, la Junta Directiva de la Cámara de Diputados, me contrató para ver el Caso Perciles, en el cual pendía una acusación constitucional contra 4 vocales de la Corte Suprema de Justicia. En este mayúsculo affaire, he tenido el honor de haber redactado el dictamen que los acusó por prevaricato (Art. 354°, Código Penal); también la fortuna de haber conseguido la suscripción de tal documento por 4 diputados de los 5 que integraban la Comisión, sin que se le haya añadido ni quitado texto alguno; y, finalmente, que esta Cámara Baja haya acordado acusar ante el Senado a los 4 vocales supremos, que absolvieron al conocido narcotraficante Perciles Sánchez Paredes, lo cual, en su momento, me reconfortó y me animó a creer que no estuve equivocado.

3. Denuncia penal contra Keiko Sofía Fujimori Higuchi.- El día de ayer, 7 de marzo 2011, a las 11.37 am, he formulado denuncia penal contra esta congresista y candidata a la Presidencia de la República, en representación del membrete electoral Fuerza 2011, denominación que tiene que ser hechura del reo rematado Alberto Fujimori que también gustó del tendencioso nombre Cambio 90, con el que llegó a Palacio de Gobierno el año 1990. ¿Sueña Keiko con su 2011?

Está debidamente probado que Keiko gestionó la libertad de 2 procesadas por narcotráfico: Ana Isabel y Mariana Jackeline MARTINEZ MORENO; que su padre, intercedido por ella, expidió la Resolución Suprema N° 044-2000-JUS de 1 de marzo 2000 que les concede el derecho de gracia; que en virtud de esta norma presidencial ilícita se les cortó el proceso penal y se les puso en inmediata libertad; que por este “favor”, la entonces Primera Dama de la Nación, Keiko Fujimori, ha recibido el donativo de 10,000 dólares USA de tales beneficiarias de la gracia presidencial. Ella acepta hoy en día esa gestión ante su padre y la recepción de tal suma delictiva. Está confesa la congresista y candidata, ¡con las faltriqueras gordas a imagen y semejanza suya!

La Fiscalía de la Nación, a cargo de la doctora GLADYS ECHAÍZ RAMOS, tiene todo el acervo probatorio en sus manos. No necesita más ¿Qué espera para abrir la Investigación Preliminar y tramitar el Antejuicio?

El lacerado país aguarda anhelada respuesta del Ministerio Público que pregona la defensa de su autonomía, la justicia, la urgente sanción y reclama, como correlato, la confianza ciudadana.