por Guillermo Olivera Díaz; [email protected]

18-4-2011

1. Keiko Fujimori Higuchi, en aplicación del consagrado principio, derecho, criterio, o como se le quiera llamar, del jus sanguinis (derecho de sangre), que adopta el ordenamiento jurídico del Japón para la concesión de la ciudadanía, es de incuestionable nacionalidad japonesa.

Por el jus soli (derecho de suelo) la persona tiene derecho a poseer la nacionalidad de origen, en virtud de haber nacido en el territorio de un país determinado, tal como ocurre con todo peruano.

En cambio por el jus sanguinis los hijos conservan la nacionalidad de sus padres, abuelos y bisabuelos, sin importar el lugar de su nacimiento, ni el tiempo. Este criterio es privativo de ciertos países, entre ellos el Japón, el cual lo regula con una rigidez superlativa.

2. Según la ley japonesa sobre nacionalidad, Keiko Sofía es de nacionalidad nipona, pues en el momento de su nacimiento en Lima, Perú, 35 años atrás, su condenado y encarcelado padre Alberto Kenya Fujimori Fujimori era y sigue siendo japonés.

Gracias al envío acucioso de César Vásquez Bazán, los invito a leer la Ley de Nacionalidad Japonesa N° 147 del año 1950 –que pueden ver como Adjunto-, vigente hoy en día con ciertas modificaciones, cuyo Art. 2° señala que un “niño (a) será japonés cuando en el momento de su nacimiento, el padre o la madre es japonés”.

Esta ley ni siquiera exige que ambos padres lo sean; basta uno de ellos, para que la nacionalidad del hijo sea la del padre o la madre.

3. Hija japonesa de padre japonés.- Todos sabemos que el encarcelado y varias veces condenado padre de KEIKO es japonés, registrado como tal en su koseki familiar (tipo RENIEC), por eso huyó cobardemente de la justicia peruana y se refugió a sabiendas en Japón para no ser extraditado; por lo mismo, estando detenido en CHILE, fue candidato a senador en la dieta japonesa, pero su votación no alcanzó ni el uno por ciento (por su desprestigio, fue bien ubicado por sus nacionales).

En consecuencia, de acuerdo al Art. 2° de la ley citada, la candidata presidencial KEIKO FUJIMORI HIGUCHI es de nacionalidad japonesa e impregnada por la estratosférica corrupción y descrédito de tan conspicuo progenitor.

Nació en el Perú, pero en el preciso momento de su nacimiento, su padre era japonés, por cuya razón legal actualmente KEIKO tiene esa misma ciudadanía, que eventualmente usará para negarse a ser extraditada de llegar el caso. ¡Será la real hija de su papá!.

¡KEIKO es extranjera como KUCZYNSKI! Ni uno ni otra deberían pretender personificar a la nación peruana o representarla. El Jefe de Estado peruano debe ser auténticamente nacional, de padre y madre peruanos. Los ingleses, los alemanes y los japoneses no sentirían ni aceptarían jamás que los represente un peruano, aun con doble nacionalidad.

Documentos adjuntos


The Japanese Nationality Law
(PDF - 144.8 KB)