por Guillermo Olivera Díaz; [email protected]

14-2-2012*

Estuvimos con Herbert Mujica en la Marcha por el Agua, de 2 pm a 7.30 pm del viernes 10-2-2012, viendo con sonrisa sardónica, no sicalíptica, cómo los congresistas se colaban a ella al final sin marchar, justo para la foto y el discurso oportunista. Por ahí encontramos a Raúl Wiener con Carlos Pongo tomando fotos con sus propios ojos para ejercer luego su oficio periodístico, con fineza y talento.

Cuando llegué a mi remanso encontré que mi teléfono 346-1803 estaba en cero absoluto, sin servicio; ergo, tampoco tuve internet. Me intranquilicé, pero pronto logré reponerme pensando en MOVISTAR y su reparación mágica, propia de una supérstite e invisible red montesinista. Como la ausencia del servicio telefónico duraba horas opté por irme a otro lugar, donde recién pude escribir mi artículo “Sófero retroceso (reculaje) post Marcha por el Agua”, que lo han reproducido 55 webs y blogs del mundo. Me halaga el número y pueden constatarlo.

El sábado 11 reporté la avería a MOVISTAR desde otro teléfono en otro remanso que me sirve de cobijo. Arribé a mi oficina al medio día y mi bendito 346-1803 ya tenía línea, ya funcionaba, pero con un ruido infernal, estruendoso, aún sin internet. El domingo 12, 10.05 am, reclamé con fuertes epítetos llamando al N° 104 de la ex Telefónica y ello quedó plasmado en el Código de Avería SAP 0081675 y quien me atendió me convenció para formular una Solicitud de Mantenimiento mensual que lleva el N° 16160362. Ayer lunes 13, 8.35 am, ¡oh sorpresa!, ya tenía línea mi teléfono, sin ruido alguno, más nítido que antes y con su correspondiente Internet, ambos impecables. ¡Sólo una magia prestidigitadora explica esta repentina proeza, por un solo día!

Ayer lunes mismo, un poco más del medio día, llegó el modesto técnico de MOVISTAR a reparar la avería que yo había reportado. El pobre no sabía lo que había sucedido a sus espaldas. Me dijo que venía a atender mi reclamo, ante lo cual le informé que ya todo estaba perfecto y que no tenía nada que reparar. Ni siquiera lo dejé ingresar a mi oficina y se despidió con la amabilidad del ingenuo. Me informó que de la Central me llamarían y que les dijera lo mismo. Hasta este momento nadie me ha llamado; claro, en la famosa Central saben cómo se corta un servicio y cómo se lo repone mágicamente por horas.

Entonces, ¿quién me repuso la línea telefónica y su respectivo servicio de Internet si el técnico enviado no estaba informado? ¿Quién eliminó el artificial ruido infernal que reporté como avería? Sin duda, ¡fue la magia de la inteligencia de MOVISTAR, esa que no necesita de técnica alguna!.

En forma aparte de sus técnicos, que sí reparan las reales averías, esta empresa española cuenta con la magia y la llamada inteligencia de esos servicios tenebrosos imbricados, que el mismo Fujimori con Keiko presenciaban su instalación en Palacio de Gobierno.

¡Regresó la mano negra!.- Sin embargo, sólo he tenido ambos servicios normales casi todo el día de ayer, desde las 8.35 am hasta las 6 de la tarde, funcionando perfectamente, pues la mano negra de MOVISTAR ha retornado y me los ha suprimido.

Mi teléfono 346-1803 tiene el mismo ruido infernal y carezco de internet. ¿Quién me endulzó con tales servicios y me los quitó al finalizar el mismo día lunes 13? ¿Tiene este acoso y animadversión que ver con el hecho de no ser apologista del gobierno, de Chehade, ni de MOVISTAR?.

Todo indica, entonces, que con el prometedor de boca Ollanta Humala, hoy presidente, y la emocionada epidérmicamente Nadine Heredia nada ha cambiado. ¡La corrupción sigue en sus trece, boyante!.

*(Día del amor y la amistad, hacia lo bueno).

Documentos adjuntos