El ministerio ruso de Relaciones Exteriores ha enviado a las cancillerías interesadas sendas invitaciones a participar en la primera reunión del Grupo de Contacto sobre Siria, que tendrá lugar el 20 de junio de 2012.

Moscú había presentado esta proposición hace varias semanas, sin encontrar resultados positivos entre los países miembros de la OTAN ni entre los países del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG). Estos últimos, que acusan a Irán de respaldar al régimen sirio, se negaban a conversar con Teherán fuera del grupo ad hoc sobre el tema del desarrollo nuclear iraní. La realidad es que la OTAN y el CCG están tratando de utilizar el tema nuclear para sacar a Irán de la escena internacional y no quieren verlo volver a ningún tipo de conversaciones, aún tratándose de la cuestión siria.

Sin embargo, después de los dos ensayos de misiles balísticos intercontinentales que los rusos realizaron en los últimos días, la OTAN y el CCG han querido dar muestras de buena voluntad para disminuir el nivel de tensión [1].

La sorpresa es que la agenda, redactada por el ministro ruso de Relaciones Exteriores Serguei Lavrov, incluye como tema prioritario –incluso antes del fin de los actos de violencia y de los envíos de armas– el cese inmediato de la guerra mediática contra Siria, o sea la cancelación del proyecto de cambio de régimen a través de un golpe mediático [2].

[1] «Coups de semonce russes», por Thierry Meyssan, Réseau Voltaire, 9 de junio de 2012

[2] «L’OTAN prépare une vaste opération d’intoxication», por Thierry Meyssan, Komsomolskaia Pravda/Réseau Voltaire, 10 de junio de 2012