El aviso que anuncia que mi cuenta de Hotmail está bloqueada, por segunda vez en 15 días, informa que han envíado un sinfín de correos no deseados (mensajes SPAM) a mis contactos como si yo los hubiera remitido, envío que niego rotundamente. Ignoro el contenido de tales creaturas; sin embargo, es de presumir algo negativo o lo peor.

Por infeliz coincidencia, esta violación delictiva de mis comunicaciones se produce luego que publiqué los artículos: “Alan ante Megacomisión esquivo y cínico" y “¿Encubrimiento delictivo de Alan García a la vista?" en la red Voltaire y en el blog Punto de Vista y Propuesta, que cuestionan algo puntual del poder oficial de turno y del comportamiento sinuoso e ilícito de García en su fenecido régimen.

Por lo tanto, supongan con fundamento de dónde proviene este vandalismo virtual. No les place por insuficiente, asaltar el erario nacional, también pretenden la impunidad y, por eso, atacan al libre pensamiento que denuncia sin oscurantismo. Por mi parte creo, con razones, en su raigambre alanista, fujimorista y humalista. Mi crítica apunta a este sórdido norte.

Además de estos dos seguidos bloqueos de mi cuenta, ya desbloqueada gracias a la pericia de mi hijo Guillermo Olivera Pimentel, quien hace una maestría en Alemania sobre energía renovable que provenga del sol, el viento y el agua, debo informar que el Facebook también me ha sancionado dos veces: primero, me suspendió por 7 días, lapso que ya se cumplió; y a su vencimiento, dos días después, me sancionaron de nuevo, suspendiéndome por el doble: 14 días, como si reiterara en las mismas faltas virtuales, que no sé cuáles son.

Esto significa que dentro del mismo mes me han impuesto cuatro (4) sanciones, sin que haya motivo alguno. No escribo sobre sexo desviado de ningún jaez; no extorsiono a nadie; no empleo palabras soeces al escribir, ni formo parte de asociaciones ilícitas.

Todo lo por mí escrito puede leerse en la Red Voltaire, en los 295 artículos que esta web francesa me ha publicado. Allí llevan un registro cronológico escrupuloso de todas mis colaboraciones, gracias a la intermediación del encumbrado periodista Herbert Mujica Rojas. La misma cantidad de artículos figuran en el conocido y prestigiado blog peruano Punto de Vista y Propuesta del desprendido y desinteresado amigo César Aching Guzmán. En ninguno de ellos le he mentado la madre a nadie, ni cosa parecida; no soy coprolálico.

Creo más bien que estas cuatro inmerecidas “sanciones” en tan pequeño espacio de tiempo: ¡un mes de 30 días!, buscan acogotar mi pensamiento, corromperlo y silenciar mi voz, lo cual resulta imposible, pues tendría que nacer de nuevo, formarme torcidamente y así alquilarme o venderme como otros; y eso nunca jamás. O quizá encierran un mensaje velado de otro peligroso tipo, que el tiempo venidero lo sabrá.

Documentos adjuntos


¡Mano negra ataca otra vez!
(JPEG - 5.7 KB)