Red Voltaire
Obama utiliza los mismos mercenarios de la época de Bush en sus acciones secretas de hoy

Blackwater (Xe): la guerra secreta de Estados Unidos en Paquistán

En una base de operaciones encubierta de vanguardia dirigida por el Comando de Operaciones Especiales Conjuntas de EEUU (JSOC, por su sigla en inglés) en la ciudad portuaria paquistaní de Karachi, miembros de una división de elite de la corporación privada Blackwater —es decir mercenarios US— están en el centro de un programa secreto que planifica el asesinato de sospechosos de pertenecer al movimiento Talibán o Al Qaeda, dentro y fuera de Paquistán.

+
JPEG - 34.9 KB
Mercenarios norteamericanos de la compañía privada Blackwater, hoy con el nuevo nombre de compañía Xe para escapar a su sucio pasado de matanzas de civiles en Irak durante la ocupación de este país en las operaciones de apoyo al ejército US. Los mercenarios implantados por George W. Bush en esa época dentro del aparato estatal militar norteamericano siguen siendo utilizados hoy en día por la administración Obama, es decir nada ha cambiado.

Los operativos efectuados por los mercenarios de Blackwater —compañia que se llama ahora Xe— también recolectan inteligencia y colaboran en la dirección de una campaña militar secreta estadounidense de bombardeo con aviones teledirigidos, llamados «drones», un programa que funciona en paralelo con los ataques de aviones predators —bien documentados por la CIA—, según una fuente fidedigna en el seno del aparato de inteligencia militar estadounidense. El capitán John Kirby, portavoz oficial del Almirante Michael Mullen, presidente del Jefe del Estado Mayor Conjunto, dijo al diario The Nation:
«Nosotros no hablamos de las operaciones que están desarrollándose de una u otra manera, sin importar su naturaleza».
Mientras, un funcionario de Defensa negó específicamente que Blackwater realizara ataques con drones en Paquistán o trabajos de inteligencia para el JSOC. «No tenemos contratado a nadie para hacer ese trabajo para nosotros. No contratamos esa clase de trabajo, punto», dijo el funcionario. «No ha habido, ni hay, contratos entre el JSOC y esa organización para esos tipos de servicios». El Pentágono ha planteado rotundamente que «no existen operaciones de ataques militares estadounidenses en Paquistán».

El fundador de Blackwater, Erik Prince, contradijo esta declaración en una entrevista, con la revista Vanity Fair, al informar que trabaja con con las fuerzas especiales de EEUU en la identificación de blancos y planificación de misiones, citando una operación en Siria. La revista también publicó una foto de una base de Blackwater cerca de la frontera de Afganistán-Paquistán.

La fuente de inteligencia militar del periodista Jeremy Scahill (The Nation) dijo que el programa, previamente desconocido, es distinto al esquema de asesinatos de la CIA, cuya cancelación anunció el director de la agencia, Leon Panetta, en junio de 2009. «Esta es una operación paralela a la CIA», dijo la fuente. «Son dos bestias distintas». El programa pone a Blackwater en el epicentro de una operación militar estadounidense dentro de las fronteras de una nación contra la que EEUU no se ha declarado en guerra, lo cual pudiera poner en tensión las ya tirantes relaciones entre EEUU y Paquistán.

En 2006, ambas naciones llegaron a un acuerdo que autorizaría al JSOC a ingresar a Paquistán para cazar a Osama Bin Laden con la condición de que Paquistán podría negar de haber dado tal permiso. Oficialmente, se supone que Estados Unidos no tenía ninguna operación militar activa en ese país.

Blackwater, también llamada «Servicios Xe» y «Centro de Formación de EEUU», niega que la compañía opere en Paquistán. «Servicios Xe tiene en Paquistán solamente un empleado, el cual realiza supervisiones de construcción para el gobierno de EEUU», dijo a través de una declaración al diario The Nation el portavoz de Blackwater Mark Corallo, añadiendo que la compañía no tiene «ninguna otra operación de cualquier tipo en Paquistán».

Un ex ejecutivo de alto rango de Blackwater confirmó el planteamiento de una fuente insertada en la inteligencia del ejército que plantea que la compañía trabaja en Paquistán para la CIA y el JSOC. Dijo que Blackwater también trabaja para el gobierno paquistaní en un subcontrato con una empresa de seguridad con sede en Islamabad, que ubica a los operativos estadounidenses Blackwater en suelo paquistaní para realizar operaciones «antiterroristas», que incluyen allanamientos de viviendas y destrucción de fronteras en la zona de la provincia limítrofe del noroeste y en otras regiones de Paquistán.

Este arreglo permite al gobierno paquistaní utilizar a ex miembros de Operaciones Especiales de EEUU que ahora trabajan para Blackwater, mientras que oficialmente se niega la presencia militar de EEUU en el país.
También confirmó que Blackwater tiene una instalación en Karachi y mantiene personal desplegado en otros lugares de Paquistán.

El programa secreto en Paquistán data de por lo menos el 2007. El jefe actual del JSOC es el Vicealmirante William McRaven, quien asumió el puesto después del General Stanley McChrystal, quien dirigió el JSOC desde 2003 hasta el 2008, antes de ser nombrado el comandante estadounidense de más alto rango en Afganistán. La presencia de Blackwater en Paquistán «no es realmente visible y por eso es porque nadie ha tomado medidas al respecto», dijo la fuente militar de Scahill.

Las operaciones de Blackwater en Paquistán —añadió la fuente— no se realizan a través de contratos del Departamento de Estado o de contratos de defensa públicos identificados. «Blackwater opera a través de JSOC bajo una no-oferta [contrato] clasificada y aprobada sobre bases firmes».

El primer contrato conocido de Blackwater con la CIA para operaciones en Afganistán fue concedido en 2002 y cubría trabajos a lo largo de la frontera Afganistán-Paquistán.

De acuerdo con la fuente de Scahill, Blackwater ha logrado mostrarse al mercado con efectividad como una compañía cuyos operativos han «realizado misiones mortales de acción directa y ahora, por un precio, ustedes pueden tener su propia célula de planificación. El JSOC lo abarcó todo». Los contratos de Blackwater con JSOC en Paquistán son secretos y, por lo tanto, están protegidos ante cualquier vigilancia pública, dijo.

Además de planificar —para el JSOC y la CIA— ataques de «drones» y operaciones contra fuerzas sospechosas de Al Qaeda y el Talibán en Paquistán, el equipo de Blackwater en Karachi también colabora con el JSOC en la planificación de misiones dentro de Uzbekistán contra el Movimiento Islámico de Uzbekistán.

Desde la toma de posesión del presidente Barack Obama, EEUU amplió sus bombardeos aéreos con drones en Paquistán. Obama primero ordenó —el 23 de enero de 2009— ataques con el uso de estos aviones contra blancos al norte y al sur de Waziristan y desde entonces, los bombardeos se mantienen constantes. La administración de Obama ahora ha superado a la administración Bush en el número de ataques en Paquistán, incitando a fuertes críticas de Paquistán y algunos legisladores con relación a muerte de civiles.

La fuente de inteligencia militar también confirmó que Blackwater continúa trabajando para la CIA en su programa de bombardeos con drones en Paquistán, según informó previamente el diario estadounidense New York Times, pero añadió que Blackwater también está trabajando en los bombardeos con este armamento por parte del JSOC. «Blackwater dirige ambos programa, el de la CIA y el del JSOC», dijo la fuente. Cuando matan a civiles, la gente exclama: «Oh, es la CIA con su locura sin límites. Bueno, por lo menos el 50% del tiempo, es el JSOC, atacando a alguien identificado con el HUMINT [inteligencia humana], o ellos mismos seleccionan la fuente de inteligencia o han compartido la información con ellos y eliminan a esa persona… así es como funciona».

Además de trabajar en la planificación de planes de acción encubiertos y en los bombardeos con drones, Blackwater SELECT también proporciona guardias privados que realizan la delicada tarea de ofrecer seguridad a las bases secretas de drones estadounidenses, a instalaciones del JSOC y a recintos de la Agencia de Inteligencia para la Defensa dentro de Paquistán.

La capacidad de Blackwater de sobrevivir contra todos los pronósticos y de reinventarse y darse una nueva imagen se hace más evidente en Afganistán, donde la compañía continúa trabajando para el ejército estadounidense, para la CIA y para el Departamento de Estado a pesar de las intensas críticas y de los escándalos casi semanales.

Fuente: Red Voltaire / Project Censored 2011.

Estudiantes investigadores:
Andrew Hobbs, Kelsea Arnold and Brittney Gates, Sonoma State University.

Evaluadores académicos:
Elaine Wellin y Peter Phillips, Sonoma State University

Fuentes:
- Jeremy Scahill, “The Secret US War in Pakistan,” The Nation, November 23, 2009, http://www.thenation.com/doc/200912...
- Jeremy Scahill, “Blackwater Wants to Surge Its Armed Force in Afghanistan,” Antiwar.com, January 20, 2010, http://original.antiwar.com/scahill...
- David Edwards and Muriel Kane, “Ex-employees claim Blackwater pimped out young Iraqi girls” Raw Story, August 7, 2009.

Andrew Hobbs

Dr. Andrew Hobbs. Académico en Filosofía en la Sonoma Estate University (SSU) de California; asociado en los estudios periodísticos del Proyecto Censurado; así como supervisor en la asistencia de los estudiantes investigadores.

 
Cómo la prensa en EEUU lava el cerebro a la opinión pública
Cómo la prensa en EEUU lava el cerebro a la opinión pública
La hiper-realidad de una prensa corporativa en plena decadencia
 
Red Voltaire

Voltaire, edición Internacional

Artículo bajo licencia Creative Commons

La Red Voltaire autoriza la reproducción de sus artículos a condición de que se cite la fuente y de que no sean modificados ni utilizados con fines comerciales (licencia CC BY-NC-ND).

Ayude a la Red Voltaire

Usted consulta nuestro sitio porque la calidad de sus artículos le ayuda a comprender los acontecimientos internacionales. Necesitamos su contribución personal para poder continuar nuestro trabajo.
Ayúdenos con su donación.

¿Cómo participar en la Red Voltaire?

La Red Voltaire se compone de voluntarios que no reciben remuneración.
- Si usted es traductor de nivel profesional, puede participar en la traducción de nuestros artículos.