JPEG - 111 KB

Calderón es un farsante representando una pantomima. Es una “guerra lanzada por el segundo presidente panista […] en 2006. Otros negocios lucrativos, aunque menores respecto del narcotráfico: la milicia nacional y la industria armamentista extranjera” de lo que Rápido y Furioso es muestra insignificante. Mientras, en el “discurso se ha optado por llamar a las víctimas, daños colaterales; a los asesinatos extrajudiciales, ejecuciones; a las desapariciones forzadas, levantones; a la tortura sistemática, hechos aislados; a todos los paramilitares, Zetas; a las caravanas de la muerte, comandos armados, y a la limpieza social, enfrentamientos entre delincuentes y venganzas entre grupos rivales”.

Entre sus más de 200 páginas, contiene el mapa: “México exporta cárteles”, que penetra enclaves en Europa, África, América del Sur e islas asiáticas; una lista de homicidios contra defensores, activistas, líderes sociales, periodistas y asesinatos políticos; y un anexo documental.

Nancy Flores demuestra su oficio de reportera con plena conciencia social, política y económica y da en el blanco: la guerra de Calderón es una bufonada con la que este farsante e impostor pretendió engañarnos y lleva a la nación a un callejón sin salida, por su mal gobierno, su neoliberalismo económico y por atenazar a los mexicanos con “un doble régimen de violencia: el de los cárteles y el de las Fuerzas Armadas y del orden”.

Muestra antecedentes y zonas de influencia de los siete cárteles, y a un personaje de leyenda foxista por su consentida huída: el multimillonario Chapo Guzmán, a la cola de la lista que encabeza Slim: “Las ganancias que la compañía de Guzmán Loera obtiene deben ser muchísimo más elevadas que las de cualquier otra organización y, por tanto, que las utilidades netas del Grupo Carso”. Recuerda que la farsa de la guerra encubre que la Secretaría de Hacienda reveló en 2010 que 35 mil millones de dólares ilegales ingresaron al circuito financiero mexicano. Así, no sólo HSBC lava dinero (Al Capone el precursor), sino también el gobierno calderonista. Y confirma un secreto a voces: la guerra calderonista es contra la nación, mientras burócratas panistas y narcotraficantes son parte del cártel del Estado militar-policiaco como un gobierno contrario a los principios constitucionales.

Ficha bibliográfica _ Autora: Nancy Flores
Título: La farsa detrás de la guerra contra el narco
Editorial: Océano de México, 2012

Fuente
Contralínea (México)

TEXTOS RELACIONADOS
- Una farsa, la “guerra” contra el narcotráfico
- La farsa del sexenio