La vocera de Solidaridad Nacional, Patricia Juárez, se limitó a leer un mamotreto de inventario de obras no realizadas que alguien le escribió antes. Ergo, ella no debatió ideas de su oponente con las suyas sino que leyó un texto ajeno y luego se retiró, o la retiraron, antes que termine el evento llamado debate. Tampoco asistió Martha Moyano, porque se "enfermó" y se hospitalizó de emergencia y además no había sido aceptada que reemplace a Luis Tudela. Marco Turbio y Tudela ya habían sido excluidos por una mano despótica invisible.

¿Quién armó este tinglado del descomunal fracaso, que no sea Luis Castañeda Lossio, por cambiar de ponentes a último momento sin tomar en cuenta el respeto que se debe al público? ¿Podemos llamar POLÍTICA a esta vil manipulación de expositores cuándo ya se había acreditado a otros y aceptado por escrito en acta del mismo 10-3-2013?

B.- Política del avestruz en debate revocatorio

Alguien, por ventura, desconoce que Martha Moyano Delgado enfila aunque al final dentro del fujimorismo, hasta fue congresista pleitista, pero que la pobrecita no decide nada dentro del grupo, porque está lejos de Keiko y no es asidua de DIROES. Entonces, ¿quién la escoge, la pone y la utiliza para debatir, quizá insultar, sobre esta importante revocatoria capitalina de hoy domingo?

Casi lo mismo puede decirse de otra contendora del debate, Patricia Juárez Gallegos, militante y vocera de Solidaridad Nacional, sin poder alguno de decisión, pero cercana por años a Luis Castañeda Lossio, el dueño y factótum del mini partido político. Hasta la escuché confesar que ella no conoce a su ocasional aliado Wilson Barrantes Mendoza, con quien, sin embargo, harán dúo en el debate. ¿Alguno, que no sea el mudo camaleónico, escogió a ambos y expectoró a Marco Turbio y Luis Tudela?

Esto demuestra que estos grupos políticos, Solidaridad Nacional y el fujimorista, juegan a la política del avestruz al esconder sus cabezas dentro de un indisimulado y engañoso agujero, aunque todo el cuerpo partidario queda fuera. El aprismo alanista ha preferido enterrarse totalmente y no estar representado en el debate. Para los tres la política es sinónimo de "juego sucio".

A.- ¡Descartables Marco Turbio y Luis Tudela fuera del debate revocador!

¡Empero, Solidaridad Nacional de Luis Castañeda Lossio y el fujimorismo, ya saben de quiénes, son inamovibles! ¡Dios, yo carezco de uno, los cría y ellos se juntan por el botín municipal y el poder que perdieron pero que apetecen y añoran!

Este domingo, 10 de marzo 2013, se producirá el único debate con motivo de la buscada revocatoria de la alcaldesa de Lima, Susana Villarán; lo sorprendente es que los más visibles peones en el affaire, Marco Tulio y Luis Tudela, han sido expectorados, sin que se note por quién. No serán de la partida, aunque ellos quisieran.

Recuerden también que los desgañitados voceros del Sí, cual cabellitos maire, uno tras otro fueron evaporándose. ¡Alguien sin ser visto los ponía y sacaba! ¿Quién es ese escondido y mastodonte titiritero que los borra de un plumazo y los deja en ridículo? ¿Por qué les privan de su última oportunidad de figurar en televisión? Para mí, el escurridizo mudo jamás aceptará su autoría mediata o la instigación; él siempre dice “yo no fui”.

¿Qué poderosa fuerza personal oculta impuso, para el inseguro debate, a la anodina fujimorista Martha Moyano Delgado y mantiene inamovible a la vocera de Solidaridad Nacional, Patricia Juárez? ¿Por qué motivos no sanctos no intervendrá uno del aprismo alanista, tan entusiastas como estaban, los Mulder y Nidia Vilchez, por ejemplo? ¿Quién impuso a los posibles contendores del debate: Armando Molina Dávila y Wilson Barrantes, cuyos nombres recién aparecen en el último momento?

¿Debería dar la cara el cibernántropus castañedista que maneja estos hilos invisibles, desde la recolección de cientos de miles de firmas, que firmaban el planillón sin que sepan el nombre siquiera de los 40 personajes por revocar, y que no prosiga el vil engaño a la ciudadanía limeña, obligada a votar?