Hoy, 28-6-2013, día de circo, presento ante ustedes, henchido de emoción, al gran estadista de la prestidigitación penológica o penitenciaria, Alan Gabriel García Pérez, el A1, el mortal que hizo de la presidencia 2006-2011 de su país, el Perú, un sabroso festín de garitero.

Con la magia blanca que dominan, al alimón con su ministro Aurelio Pastor, en un solo día, el 4-3-2010, fueron capaces de liberar con rebajas de penas desiguales a 47 narcos, eso sí puro extranjeros -con el objeto de expulsarlos para que no delaten- ya que los nacionales pagan poco por la función y, además, el principio de igualdad les estorba.

Gracias a la facultad constitucional de “conceder indultos y conmutar penas”, que el Artículo 118°, inciso 21, de la Constitución Política “sabiamente” ha previsto, los magos Alan y Aurelio, expidieron la franciscana en argumentos y enigmática Resolución Suprema N° 052-2010-JUS el 4-3-2010, firmada por ambos prestidigitadores, que conmutaba o rebajaba las penas de 47 condenados por tráfico ilícito de drogas. No les importó, por desalmados que fueron y serán, el esfuerzo del país para capturarlos, juzgarlos y condenarlos, tampoco que tal medida está prohibida por leyes, fallos judiciales y tratados internacionales que reprimen severamente el narcotráfico. ¡El circo no podía dejar de funcionar!

Al checo Eugen Csorgo, el N° 1 de la lista de 47, en la dicha Resolución Suprema, su condena de 15 años de pena privativa de libertad la rebajaron a solo 6 años redondos, ¡le perdonaron 9!, ya que su bondad era inmensa y vinieron $ 18,000.00 dólares, desde el extranjero, a una cuenta bancaria de Aracelli Ugaz Murga. Esos rastros quedan y también el hecho que Aurelio Pastor Valdivieso unos días antes estaba de visita dentro de Lurigancho y un audaz recluso le pidió ayuda, ante lo cual el exministro de taquito le hizo hablar con su asistente congresal allí presente: José Mafredi Marruffo Acosta. ¡De pronto apareció la “propuesta” de la Comisión de Gracias, del probo Miguel Facundo Chinguel!

Acto seguido a Nadine Noel o Noel Nadine, por ser mujer y porque tenía urgencia de regresar a su país, en adición tenía el nombre de primera dama, le perdonaron un poco más de pena. De 15 años le rebajaron a 5 años y 8 meses. Fueron más benévolos con ella y le redujeron 9 años y 4 meses milimétricos, ya no años redondos. Lleva el N° 3 en la relación de marras.

A Pablo Hilario Arévalo o Arévalo Pablo Hilario, de 15 le redujeron la pena a 7 años, también redondos, o sea, 8 años perdonados. Vaya usted a saber de la magia que usan estos especialistas en conmutación, que a Eugen Csorgo le disculpan 9 años; a Nadine 9 y 4 meses, casi 10 años; y a Pablo Hilario, 8 redondos. El asunto es más risible, porque a Areman Vaca Helmut le redujeron su pena de 7 años a 3 y 4 días y a Suk Chul Lee, de 10 años a 5 y 3 días. ¡Es como para pensar que la tarifa cifraba en años, meses y hasta días, una nueva dosimetría penitenciaria!

En mi calidad de antiguo profesor de Criminología y Derecho Penitenciario, en Villarreal, no me atrevo a pensar si esta magia alanista fue producto de la brujería, quiromancia, quizá de la astrología, de la numismática (afición a las monedas) o de la crematofilia (avidez de dinero). Me quedo por eso con la magia blanca de Alan y el buen Pastor, que es propiamente la cimbreante prestidigitación del estadista, de quien sueña con regresar a conmutar el 2016. Son trucos e ilusionismos con el solo afán de distraer al auditorio peruano. Desecho eso sí la magia negra, empleada para ocasionar daños a las personas, sobre todo en sus bolsillos.

¡Ha sido para ustedes la magnífica actuación del mago Alan y su par monozigótico, aunque aprendiz aún, el bendito Aurelio Pastor, tan capaces de excarcelar solo a narcos por Resolución Suprema, usando la bondad de la Carta Magna!

Documentos adjuntos