JPEG - 32 KB

Cuando se cumplen dos años de la anexión ilegal de la República Autónoma de Crimea y la ciudad de Sebastopol por parte de la Federación de Rusia, la Unión Europea sigue firmemente comprometida con la soberanía y la integridad territorial de Ucrania.

La Unión Europea reitera que no reconoce y sigue condenando esta violación del Derecho internacional. Sigue representando un desafío directo a la seguridad internacional, con graves implicaciones para el orden jurídico internacional que protege la unidad y la soberanía de todos los Estados.

La Unión Europea sigue dedicada a aplicar plenamente su política de no reconocimiento, en particular mediante medidas restrictivas. La UE reitera su llamamiento a los Estados miembros de las Naciones Unidas para que estudien medidas similares de no reconocimiento en consonancia con la Resolución 68/262 de la AGNU.

La UE confirma su profunda preocupación por la escalada militar y el deterioro de la situación de los derechos humanos en la península de Crimea, como la negación de la libertad de expresión, el derecho de reunión pacífica, la libertad de religión o creencias y la persecución de personas pertenecientes a minorías, en particular los tártaros de Crimea. La presentación de una solicitud para prohibir las actividades del Mejlis, un órgano de autogobierno de los tártaros de Crimea, como organización extremista es un hecho particularmente preocupante. La UE hace un llamamiento en favor del cumplimiento pleno de las normas internacionales en materia de derechos humanos y otras obligaciones con arreglo al Derecho internacional. Todos los casos pendientes de violaciones de los derechos humanos, como desapariciones forzadas, torturas y asesinatos deben investigarse a fondo.

Oleh Sentsov y Oleksandr Kolchenko, detenidos y condenados en contra del Derecho internacional, deben ser liberados de inmediato y debe garantizárseles un regreso seguro a Ucrania. Sigue siendo primordial un acceso pleno, libre y sin restricciones de los agentes internacionales de derechos humanos a todo el territorio de Ucrania, incluidas Crimea y Sebastopol.