El ex presidente afgano Hamid Karzai parece contar ahora con el respaldo de Moscú, que ve en él al mejor propagandista de los análisis del Kremlin.

Desde que dejó el poder y traspasó al Emirato Islámico (Daesh) sus funciones como “padrino” del tráfico de opio, el ex presidente afgano se ha vuelto en contra de Washington y en abril pasado incluso acusó a Daesh de ser un instrumento de la CIA [1].

Hamid Karzai, que ahora parece interesarse por el futuro de su pueblo, participó en octubre en el foro internacional de Valdai como invitado del presidente ruso Vladimir Putin.

Karzai predica actualmente la reconciliación con los talibanes. Señala al respecto que Qatar, Noruega y Alemania están conversando con ellos y que Afganistán debe poder hacer lo mismo. Al cabo de 16 años de guerra, el presidente afgano llega así a las mismas conclusiones que Rusia.

[1] “Former Afghan President Karzai Calls Islamic State ’Tool’ of US”, Noor Zahid y Rahimgul Sarwan, Voice of America, 19 de abril de 2017.