Red Voltaire
‎«El arte de la guerra»‎

‎3 000 millones de dólares al barril ‎sin fondo de Afganistán‎

Los documentos sobre la guerra en Afganistán desclasificados a pedido del ‎‎Washington Post no demuestran que Estados Unidos fracasó al tratar de pacificar ‎ese país. Lo que realmente muestran es que el Pentágono sigue al pie de la letra la ‎estrategia de «guerra sin fin» trazada en su momento por Donald Rumsfeld y el ‎almirante Arthur Cebrowski. Una operación que supuestamente debía durar sólo ‎semanas prosigue aún, de forma deliberada, desde hace 18 años. ‎

| Roma (Italia)
+
JPEG - 25.9 KB
La estrategia Rumsfeld/Cebrowski prevé adaptar el papel del Pentágono a la globalización ‎capitalista. El Pentágono se dedica ahora a destruir los Estados en países de varias regiones ‎geográficas, comenzando por el Gran Medio Oriente o Medio Oriente ampliado, para sembrar ‎el “caos constructivo”. Es la “guerra sin fin” iniciada por el republicano George Bush hijo, ‎continuada por el demócrata Barack Obama y hoy denunciada por Donald Trump.‎

En la Declaración de Londres [1] los 29 países miembros de la OTAN reafirmaron su ‎‎«compromiso por la seguridad y la estabilidad a largo plazo de Afganistán». Una semana ‎después, habiendo utilizado la Ley sobre la Libertad de Información (que se usa para vaciar ‎de vez en cuando algunos armarios llenos de esqueletos, pero sólo una buena cantidad de años después de ‎los hechos), el Washington Post “obtuvo” la desclasificación de unas 2 000 páginas de ‎documentos que «revelan que funcionarios estadounidenses engañaron al público sobre la guerra ‎en Afganistán» [2]. Fundamentalmente, esos funcionarios escondieron los desastrosos efectos, ‎incluso las consecuencias económicas, de una guerra que ya dura 18 años. ‎

Los datos más interesantes tienen que ver con los costos económicos. Esa guerra costó al menos ‎‎1 500 millones de dólares, cifra que sin embargo «sigue siendo “opaca”», o sea es un ‎estimado conservador ya que nadie sabe cuánto gastaron los servicios secretos ni cuanto ‎costaron verdaderamengte los «contractors», como llaman a los mercenarios reclutados para la ‎guerra a través de ciertas compañías –actualmente son unos 6 000. ‎

Como «la guerra se financió con dinero prestado», los intereses de tales préstamos se elevan a ‎‎500 000 millones de dólares, lo cual ya representa una suma de 2 000 millardos [3]. Pero todavía hay que agregar otros gastos: 87 000 millones para el ‎entrenamiento de fuerzas afganas y 54 000 millones para la «reconstrucción» –en gran parte ‎‎«perdidos en corrupción y en proyectos fracasados». También hay que contar al menos ‎‎10 000 millones más dedicados a la «lucha contra el narcotráfico», cuyo resultado paradójicamente ‎es un fuerte ‎incremento de la producción de opio: hoy en día Afganistán aporta el 80% del tráfico mundial de ‎heroína. ‎

Con los intereses que siguen acumulándose (en 2023 se elevarán a 600 000 millones) y el costo ‎de las operaciones actualmente en marcha, el gasto sobrepasa ampliamente los ‎‎2 000 millardos. ‎

Pero todavía queda por agregar a eso el costo de la ayuda médica destinada a los veteranos que ‎regresan de la guerra gravemente heridos o inválidos. Hasta ahora, para los que combatieron ‎en Afganistán o en Irak, ese gasto se eleva a 350 000 millones, pero en los próximos 40 años ‎ya será de 1 400 millardos. Como la mitad de ese gasto va a los veteranos de Afganistán, ‎el gasto de la guerra se sitúa para Estados Unidos en unos 3 000 millardos de dólares. ‎

Al cabo de 18 años de guerra y con un número indeterminado de víctimas civiles, el resultado en ‎el terreno es que «los talibanes controlan gran parte del país y que Afganistán sigue siendo una de ‎las principales fuentes de refugiados y migrantes». El Washington Post concluye que estos ‎documentos desclasificados muestran «la cruda realidad de pasos en falso y fracasos en el ‎esfuerzo estadounidense por pacificar y reconstruir Afganistán». ‎

Pero, con esa conclusión, después de haber demostrado que funcionarios estadounidenses ‎‎«engañaron al público», el prestigioso Washington Post también engaña al público ya que presenta ‎la guerra como un «esfuerzo estadounidense por pacificar y reconstruir Afganistán». ‎El verdadero objetivo de la guerra de Estados Unidos en Afganistán, en la que la OTAN ‎participa desde 2003, es controlar esa área de primera importancia estratégica por su situación ‎de encrucijada entre el Medio Oriente y el centro, el sur y el este de Asia, sobre todo para tratar ‎de obtener ventaja sobre Rusia y China. ‎

En esa guerra está participando Italia, bajo las órdenes de Estados Unidos, desde que el ‎parlamento autorizó –en octubre de 2002– el envío de un primer contingente militar italiano ‎a partir de marzo de 2003. El gasto militar de Italia, proveniente de los fondos públicos, como ‎en Estados Unidos, está estimado en unos 8 000 millones de euros, a los que habría que agregar ‎otros gastos indirectos. ‎

Para convencer a la ciudadanía afectada por las reducciones de los gastos sociales de que ‎hay que asignar más fondos a la guerra en Afganistán, nos dicen que ese dinero aportará ‎mejores condiciones de vida al pueblo afgano. Y los Hermanos del Sagrado Convento de Asís ‎entregaron al presidente Mattarella la «Lámpara de la Paz de San Francisco», ‎en reconocimiento a que «Italia, con las misiones de sus militares, colabora activamente para ‎promover la paz en todo el mundo». ‎

Fuente
Il Manifesto (Italia)

Traducido al español por la Red Voltaire a partir de la versión al francés de Marie-Ange Patrizio

[1] «Déclaration de Londres», Réseau ‎Voltaire, 4 de diciembre de 2019.

[2] “The Afghanistan Papers. A secret history of the war. At war with the truth”, Craig Whitlock, The Washington Post, 9 de ‎diciembre de 2019.

[3] 1 millardo = ‎‎1 000 millones

Artículo bajo licencia Creative Commons

La Red Voltaire autoriza la reproducción de sus artículos a condición de que se cite la fuente y de que no sean modificados ni utilizados con fines comerciales (licencia CC BY-NC-ND).

Ayude a la Red Voltaire

Usted consulta nuestro sitio porque la calidad de sus artículos le ayuda a comprender los acontecimientos internacionales. Necesitamos su contribución personal para poder continuar nuestro trabajo.
Ayúdenos con su donación.

¿Cómo participar en la Red Voltaire?

La Red Voltaire se compone de voluntarios que no reciben remuneración.
- Si usted es traductor de nivel profesional, puede participar en la traducción de nuestros artículos.