La OTAN será finalmente la fuerza que va a desplegarse en el mundo árabe después de la retirada ‎del CentCom estadounidense. Alemania podría estar llamada a desempeñar el papel de líder en el ‎seno de la alianza atlántica. ‎

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg (a la izquierda en la foto), espera:‎
- 1. Desplegar la alianza atlántica en Túnez para prolongar eternamente la guerra en Libia;
- 2. desplegar la OTAN en Irak y en Jordania para prolongar eternamente la guerra contra Siria. ‎

El 1º de enero de 2020, Turquía se acercó nuevamente a la OTAN, de la cual es miembro, y entró ‎en conflicto con Rusia en Siria. Turquía ha reanudado además el traslado de yihadistas ‎desde Siria hacia Libia a través de Túnez. ‎

El 12 de febrero de 2020, los ministros de Defensa de la OTAN decidieron comenzar fortaleciendo su «misión de asistencia» en Irak, a pesar de que el parlamento iraquí ya exigió la retirada de las ‎tropas extranjeras presentes en suelo iraquí. ‎

El secretario general de la OTAN ha estado preparando este plan desde hace 6 meses. Con ese ‎objetivo concluyó varios acuerdos secretos con el rey Abdala de Jordania (con corbata roja en ‎la foto) y con el ministro de Exteriores de Túnez, con quienes sostuvo largas reuniones ‎en Bruselas. ‎