JPEG - 79.1 KB

Los copresidentes se reunieron, el 24 de octubre, en Washington, con el ministro de Exteriores de ‎Armenia, Zohrab Mnatsakanian, y con el ministro de Exteriores de Azerbaiyán, Jeyhun Bayramov, ‎y participaron en un encuentro conjunto entre los ministros de Exteriores y el secretario ‎de Estado adjunto Stephen Biegun. El representante personal de la presidencia de la OSCE ‎en ejercicio, Andrzej Kasprzyk, también participó en esos encuentros. ‎

Los copresidentes instaron las Partes a tomar sin demora las medidas para la aplicación de todos ‎los aspectos del comunicado conjunto de Moscú fechado el 10 de octubre, conforme a los ‎compromisos contraídos y reafirmados el 18 de octubre en París. Los copresidentes también ‎recordaron a las Partes el comunicado conjunto del 1º de octubre del presidente estadounidense ‎Donald J. Trump, el presidente francés Emmanuel Macron y el presidente ruso Vladimir Putin ‎así como el comunicado conjunto del 5 de octubre del secretario de Estado estadounidense ‎Michael R. Pompeo, el ministro de Exteriores francés Jean-Yves Le Drian y el ministro ‎de Exteriores ruso Serguei Lavrov, llamando las partes a cesar las hostilidades inmediatamente y ‎a reanudar negociaciones sustanciales para resolver el conflicto del Alto Karabaj bajo los auspicios ‎de los copresidentes del Grupo de Minsk de la OSCE. ‎

En el marco de discusiones intensivas, los copresidentes y los ministros de Exteriores discutieron ‎sobre la aplicación inmediata del alto al fuego humanitario y los posibles parámetros de su ‎aplicación y emprendieron una discusión sobre los principales elementos sustanciales de una ‎solución global, conforme al comunicado conjunto del 10 de octubre. Los copresidentes y ‎los ministros de Exteriores acordaron reunirse nuevamente en Ginebra el 29 de octubre para ‎discutir, lograr un acuerdo e iniciar la aplicación, basándose en el calendario que se apruebe, de ‎todas las etapas necesarias para llegar a arreglo pacífico del conflicto del Alto Karabaj en acuerdo ‎con los principios básicos aceptados por los dirigentes de Azerbaiyán y de Armenia. ‎