"Dicen que te odio y sin embargo te quiero". Me suena la frase en la memoria como a la letra de una vieja canción cubana. Pero también ese decir expresa lo que los psicólogos llaman una " una relación amor-odio" donde nunca se sabe si se quiere mas que se odia, o se odia mas que se quiere. ¿Ese es el caso de Cuba y los Estados Unidos?

Eso es lo que algunos interpretan que está ocurriendo en estos momentos en la Feria de La Habana donde exhiben sus productos un buen número - cerca de 300 - de empresarios norteamericanos que han viajado a la isla en calidad de invitados con el propósito de iniciar un deshielo comercial después de mas de cuarenta años de distanciamiento dictado por las diferencias políticas que han existido entre las dos naciones.

Debe estar claro para todos que esta Feria Comercial que se está celebrando en la capital cubana, donde participan por primera vez en muchos años un gran número de compañías norteamericanas de primer orden, hay que percibirla como un mensaje, como una señal de los nuevos tiempos que se avecinan entre Cuba y Estados Unidos.

La canción de Willy Chirino que con el estribillo de "vienen llegando", pretendía vislumbrar para Cuba un mismo escenario de lo que ocurriera en la Unión Soviética, puede sin embargo ser tomada ahora como la canción emblema de esta Feria de La Habana donde los que "vienen llegando" son "Yankees" pero no los "Yankees" que quería Chirino sino que son comerciantes norteamericanos que no arriban con una invasión de bombas y metralla como la que se anuncia para Irak, sino que llegan con productos de sus industrias de paz, que son mas efectivos para ganarse la voluntad de los pueblos que las armas de guerra y destrucción. Para los que tienen edad y buena memoria podrán recordar que las relaciones diplomáticas entre Cuba y la Unión Soviética se iniciaron precisamente también con una feria comercial que venía presidida por Anastas Mikoyan por entonces vice-presidente de su país. A partir de ahí vino todo lo demás.

Decimos esto porque no es por pura casualidad que las relaciones diplomáticas entre los gobiernos y los pueblos -como enseña la historia- siempre están precedidos por las relaciones comerciales. Sucedió ayer con la Unión Soviética y sucederá mañana con los Estados Unidos.

Al parecer a este Jesse Ventura, el Gobernador del Estado de Minnesota, que es la principal figura pública norteamericana en la Feria de La Habana, le ha tocado en suerte jugar el papel que tuvo el ruso Mikoyan en la Feria Soviética de mil novecientos sesenta.

No importa lo que diga el Gobernador del Estado de La Florida Jeb Bush condenando la presencia del Gobernador Ventura y de los comerciantes de Estados Unidos en la Feria norteamericana de La Habana. Ni cuenta lo que diga Otto Reich, ni mucho menos cambia las cosas la protesta de los cubanos de Miami que respaldan el embargo contra Cuba. Todo lo que dicen es pura y barata palabrería electorera que nada tiene que ver con el deseo del pueblo de los Estados Unidos.

"Te odio y sin embargo te quiero". Sobre todo si es "Sin embargo".! A ver si esta canción se atreve a cantarla Chirino!