Para los quienes son viejos, viejos de verdad, como diría el cronista deportivo Fausto Miranda, no es difícil recordar la letra de una guaracha que se hizo muy popular en los años posteriores a la caída del dictador Gerardo Machado. ¿Quién tiró la bomba, quien tiró? Decía la tonada. Eran tiempos difíciles para Cuba y los artefactos explosivos se convirtieron en una forma de expresión de la inconformidad ciudadana. Hasta a los petardos de ruido se les llamaba "bombas" y casi que se veían como "héroes" a aquellos aprendices de terroristas.

Pero lo chiquito crece y se vuelve grande. Y los aprendices se convierten en maestros. Y los maestros tienen discípulos y esto superan con creces a los precursores en la mala practica de matar a sus semejantes con actos de violencia terrorista indiscriminada.

Ayer fue seis de Agosto. ¿Recuerdan Uds. que pasó el seis de Agosto del año 1945? No creo que sean muchos, ni siquiera esos que son viejos, viejos de verdad los que hayan mirado hacia atrás para recordar un acontecimiento que marcó el inicio de eso que hoy se llama utilización de "Armas masivas de destrucción".

Si repasamos los periódicos del mundo, muy pocos recodaron a sus lectores que un día como ese se arrojó sobre la ciudad japonesa de Hiroshima la primera bomba atómica. Artefacto nuclear que en solo unos segundos mató a mas de 200 mil personas como si del cielo hubiera bajado un relámpago de fuego, la primer arma de destrucción masiva lanzada por el hombre sobre la faz de la tierra. El hecho ocurrió hace 57 Años y solo ha tenido la debida recordación en la propia ciudad de Hiroshima y en su compañera en la desgracia, la ciudad de Nagasaki también víctima de una tragedia similar.

El terrorismo es siempre condenable. Ya sea como las bombas que matan mujeres y niños en Israel como la que destruyó en el aire un avión de Cubana de Aviación o las que estallan a diario en las sufridas ciudades colombianas. Y que no decir del acto de destrucción masiva que fue el atentado criminal del once de septiembre a las dos torres gemela de la ciudad de New York.

Ayer el alcalde de Hiroshima Tadoshi Akiba envió una invitación al Presidente de los Estados Unidos George Bush para que visitara esa ciudad y comprobara con "sus propios ojos" los efectos terribles de las llamadas armas masivas de destrucción de las cuales la bomba atómica arrojada sobre Hiroshima el seis de Agosto del año 1945, fue como la madre de todas las bombas de la historia.

No vamos a entrar en el tema sobre si había que tirar la bomba o no había que tirar la bomba. Lo cierto es que se tiró la bomba y se mataron en pocos segundos a miles de personas. Como o también es cierto que hoy, 57 años después nadie se acuerda de lo que pasó aquel 6 de Agosto de 1945. ¿Se acordará el mundo dentro de unos cuantos años de los tres mil muertos de las torres gemelas de New York? ¿O se olvidará como se han olvidado de la destrucción de las ciudades gemelas de Japón? ¿O tirarán a guaracha la tragedia cantando." ¿Quién tiró la bomba, quien tiró? La pregunta queda en el aire.