Nuestras últimas palabra en el comentario del pasado viernes fueron proféticas en la esencia pero no en el tiempo. Dijimos . "A Chávez, al final de cuentas le dieron un Golpe de Estado. No bastaba que hubiera sido electo tres veces por el pueblo venezolano en comicios limpios y libres. Chávez actuó como un demócrata pero sus enemigos lo calificaban de "dictador", pero eran sus enemigos los que actuaban como los dictadores, que cuando pierden arrebatan. Ganó Jalisco- dijimos entonces. Y continuábamos diciendo. ¿Por cuanto tiempo? Nadie lo sabe. Porque las revoluciones nunca mueren. Sencillamente duermen para despertar después con furia incontenible de ira popular. Así pasará en Venezuela"

Apenas 48 horas después del golpe montado por los enemigos del proceso bolivariano de Chávez, el Presidente estaba de nuevo en el palacio de Miraflores donde fue reinstalado por las masas enardecidas que salieron a las calles con furia incontenible a rescatar lo que era del pueblo, el soberano derecho a decidir libremente su destino.
La reciente historia de las 48 horas de drama y tensión que conmovió a Venezuela puede resumirse de esta manera.
Una poderosa coalición de adinerados empresarios, líderes sindicales corruptos al estilo del mujalato cubano, los periódicos y las emisoras de televisión con el apoyo de una cúpula militar desleal a la constitución, envuelta en la conjura, orquestan manifestaciones de protestas contra Chávez que se adueñan de las principales calles de Caracas.
El Presidente fue secuestrado y llevado a una base militar. Apoderados del gobierno, el titulado "Presidente provisional," se instala en Miraflores, disuelve el Congreso, despide al Gabinete de Ministros, destituye a la Corte Suprema de Justicia y ordena el arresto de los funcionarios del gobierno de Chávez .

¡Se ha consumado un típico Golpe de Estado. El diez de marzo de Batista se ha repetido en Venezuela.
Los mediosde comunicación en complicidad con los golpistas riegan la mentira de que Chávez a renunciado! Que no se trata de un Golpe de Estado! Lo que vino después es mas que conocido. Se moviliza el pueblo. Las calles de Caracas se inundan de chavistas. La indignación popular crece por horas hasta tomar temperatura de furia revolucionaria. Los golpistas abandonan el palacio y el efímero Presidente Carmona se refugia en una base militar donde es arrestado mientras se juramenta en Miraflores al vice presidente constitucional en espera de la liberación de Chávez que poco después es llevado en hombros por el pueblo y sus leales seguidores de uniforme, al Palacio de Miraflores.

Se ha restablecido en Venezuela el orden constitucional. Mal parados han quedado los golpistas de Caracas y sus aliados de Miami, entre ellos cubanos prominentes de la derecha que estaban comprometidos en la conspiración contra Chávez. Mal parado ha quedado también el Departamento de Estado.
El honor de la prensa lo salvó la emisora colombiana Radio-Caracol y las emisoras de Cuba. Si no hubiera sido por ellas, el mundo no se hubiera enterado jamás de lo que estaba ocurriendo en Venezuela. Pero la historia no ha terminado Decíamos que las revoluciones no mueren. Pero sus enemigos tampoco. Si Chávez no corta por lo sano, los golpistas volverán a las andadas ¡Si no, al tiempo!