Cientos de kilos de alimentos fueron retirados el día 3 de agosto de 2004, de las bodegas del PMA - Pastaza y entregados a ex dirigentes de la OPIP, autorizados por el ministro Antonio Vargas. Con estos alimentos que están destinados a aliviar el hambre de los pobres del país, lo que hacen es utilizar para dividir a la histórica organización de la OPIP, a través de una ilegal asamblea convocado por el destituido ex-presidente de la OPIP, el señor Olmedo Cuji, con el apoyo directo del ministro de Bienestar Social; esta acción se desarrollo en la Comunidad de Unión Base, del 4 al 6 de agosto.

Así mismo, Mario Grefa, dijo: «que el Gobierno del Presidente Lucio Gutiérrez, utilizando al ministro de Bienestar Social Antonio Vargas, José Quenamá, presidente de la CONFENIAE y Olmedo Cuji ex presidente de OPIP, este último destituido por sus asociaciones de base en el X Congreso realizado en el cantón Santa Clara, los días 9, 10 y 11 de julio, por estar vinculado incondicionalmente al Gobierno, empresas petroleras y corrupción, en el ejercicio de su administración. Ahora pretenden desarticular a la OPIP, con la finalidad de romper la resistencia petrolera en Pastaza y particularmente de Pueblo de Sarayaku, para de esa manera crear condiciones favorables para facilitar actividades petroleras en Sarayaku en el Bloque 23 y 24 en Morona Santiago y controlar a la organización de la zona para sus intereses.»

Frente a esta situación, Mario Grefa, presidente de OPIP, rechazó categóricamente la intromisión del gobierno nacional, en asuntos internos de las organizaciones indígenas, así mismo demanda de las autoridades nacionales lo siguiente:

- Exigir al Presidente Lucio Gutiérrez la destitución inmediata del ministro Antonio Vargas, toda vez que el Ministro Indígena ha perdido la confianza de la mayoría de las nacionalidades y pueblos indígenas de país y particularmente de Pastaza. Así mismo por manipular y dividir las organizaciones legítimamente reconocidas por el estado y la comunidad internacional, y proteger a dirigentes corruptos.

- Solicitar a la Comisión Anticorrupción de país, investigar el uso de los recursos alimenticios donados por el Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas, destinados a aliviar el problema del hambre de los pobres del país y el uso de fondos del estado, entregados al señor José Quenamá, presidente de CONFENIAE y Olmedo Cuji, ex presidente de OPIP, para realizar esta ilegal asamblea convocada por ex dirigentes de la organización de Pastaza, para desestabilizar y destruir a los pueblos.

- Solicitar al Congreso Nacional, el llamado a un Juicio Político al Presidente de la República y al ministro Antonio Vargas, por atentar en contra de la unidad, convivencia armónica y pacífica de las comunidades kichwas de Pastaza, utilizando recursos del Estado.

Finalmente, Mario Grefa, legítimo presidente de OPIP, elegido por la voluntad de las asociaciones bases, fue categórico en afirmar que la organización de pueblos indígenas de Pastaza, jamás permitirá la intromisión de este y de ningún gobierno, en asuntos internos de la organización, para desestabilizar y dividir la unidad creada durante 25 años de ardua lucha. Así mismo no permitirán que ninguna empresa petrolera entre a destruir los territorios indígenas y robar el petróleo, ni en Sarayaku, ni en ninguna parte del territorio Kichwa de Pastaza.

En los últimos días se ha establecido una alianza inter organizativa a nivel interprovincial con las distintas organizaciones, pueblos y nacionalidades indígenas, para defender la integridad de los territorios indígenas y garantizar la vigencia y el desarrollo armónico de los pueblos amazónicos.