JPEG - 10.6 KB

Más de 14 millones de ciudadanos están habilitados para emitir su sufragio por cualquiera de las dos opciones, a la vista de tres centenares de observadores internacionales de 15 países incluyendo varios ex presidentes y otras figuras de países de América Latina, Norteamérica y Europa.

Chávez llamó a sus partidarios a salir a las calles desde las tres de la madrugada de hoy para ocupar puestos en las filas de los centros de votación, los cuales abrieron sus puertas a las seis de la mañana. Y la consigna no solo fue cumplida por muchos de sus partidarios, sino también por los de la oposición que desde mucho antes de la apertura de las mesas hacían largas colas delante de los colegios electorales. Después de emitir su voto, los chavistas, según orientó el propio mandatario, permanecerán en los llamados "puntos rojos" concentrados hasta conocer el resultado de las votaciones.

La noche del sábado quedó instalada la totalidad del sistema automatizado de votación y entregadas las máquinas correspondientes a los centros instalados al efecto. El 92% de las mesas estaban trabajando a las ocho de la mañana, informó el rector del Consejo Nacional Electoral, Jorge Rodríguez. Se registraban algunos problemas con las máquinas cazahuellas y en varios centros de votación ciudadanos se negaron a votar sin estas máquinas, ante la posibilidad de que sus sufragios fueran alterados.

El Vicepresidente del Consejo Nacional Electoral Ezequiel Zamora se mostró satisfecho por la afluencia de venezolanos a los centros de votación y dijo que de la jornada debe destacarse la actitud cívica. En esta “una nueva demostración democrática”. Zamora señaló que si hay pueblo para votar dos días, "estaremos dos días votando" y reconoció que el proceso de votación es "bastante rápido" al terminar de ejercer su derecho.

Las fuerzas armadas, mediante el denominado Plan República, custodian desde ayer esas instalaciones y los 118 mil efectivos afectados al plan también se incorporaron a la operación de resguardo del orden público, mediante el patrullaje de ciudades y pueblos. El gobierno determinó que las policías municipales y estadales permanezcan acuarteladas hasta nuevo aviso para servir de apoyo a los destacamentos de la Guardia Nacional en caso de necesidad.

No se trata de un proceso igual a alguno anterior, es inédito para los venezolanos, el mundo entero, e incluso para la recién adquirida condición de votante de los militares. Los militares trasladaron el material y las máquinas, ocuparon los centros, y en mayoría serán los primeros en votar, pues los soldados lo harán al abrir el centro de sufragio donde están destacados. Pero también serán los encargados de custodiar los escrutinios, trasladar las planillas y los últimos en retirarse de los centros, además de velar por las urnas los siguientes 45 días, concluida la jornada de hoy.

Por orden del Ministerio de Defensa, se cerró la frontera con Colombia en evitación del paso clandestino de personas para entrar a Venezuela o para salir hacia la nación vecina.

El expresidente estadounidense Jimmy Carter, y César Gaviria, secretario de la OEA, señalaron que pese a las continuas amenazas, la oposición se comprometió a no dar resultados antes del primer boletín oficial del CNE. Carter admitió -tras el bombardeo de periodistas estadounidenses- que los resultados electorales de hoy van a ser más transparentes que los de las elecciones presidenciales de EE UU, en noviembre del 2000, en el estado de Florida.

Por su parte, Gaviria dijo que cuando los resultados de las votaciones se demoran, se generan suspicacias, (por eso “creemos que el CNE los dará en un tiempo oportuno”).

En reuniones previas entre las partes que participan en la consulta, autoridades militares y electorales del país se acordó que no debe hacerse declaraciones sobre resultados. No se permitirá la presencia de grupos de personas cuyo objetivo sea elaborar encuestas o exit poll en las adyacencias de los centros de votación.

La ley seca comenzó a regir en todo el país desde el mediodía del sábado y se mantendrá hasta el lunes a las 12:00 del mediodía. Las instalaciones de la estatal petrolera Pdvsa permanecen bajo estricta vigilancia militar desde hace algunos días, con miras a prevenir incidentes. También se cuidan las centrales eléctricas y telefónicas. Chávez tuvo una intensa agenda ayer. Se reunió con Carter y Gaviria, con ex mandatarios de América Latina y con otros grupos de observadores.

Chávez: día de júbilo

El Presidente Chávez, señaló a primeras horas de la madrugada que la jornada de hoy representa un “día de júbilo para al democracia participativa, para la Constitución y para nuestro pueblo”.

Chávez, que monitorea la situación del país desde la 3 de la madrugada, manifestó su satisfacción por haberse llegado en paz a este proceso electoral. Señaló que recibió informaciones que señalaban que a las 3 de la mañana también habían sonado dianas y cohetes por todos los rincones el país. “Vaya mi saludo a ese pueblo disciplinado que tocó diana a las 3 de la mañana en punto y se ha levantado. El que madruga Dios lo ayuda”, dijo.

A juicio de Chávez el proceso refrendario ha despertado un gran interés en todo el mundo y prueba de ello son las entrevistas que debió conceder ayer hasta altas horas de la noche con importantes cadenas mundiales de televisión como CNN y Al Jazeera, así como una importante televisora europea.

“Esta es una batalla con resonancia mundial, sin ánimos de estar exagerado,”, dijo el mandatario, quien confirmó haber recibido llamadas de los presidentes de Argentina y Brasil, Néstor Kirchner y Luis Inacio Lula da Silva.

Chávez recordó la reunió sostenida ayer con un importante grupo de observadores internacionales, entre ellos el costarricense, Roberto Cuellar, Director del Instituto Interamericano de Derechos Humanos, quien se mostró maravillado por lo extremadamente moderno y seguro del sistema de votación instalado para realizar el referéndum nacional, especialmente en comparación con otros países de la región.

Los observadores internacionales también le expresaron al Jefe del Estado su profunda satisfacción por la transparencia con la que se está llevando el proceso y la incorporación de nuevos votantes para que ejerzan su derecho al voto, gracias a los planes extraordinarios aplicados por el gobierno en todo el territorio nacional.