JPEG - 8.4 KB
Vice-canciller venezolano, Arévalo Méndez

Venezuela calificó la declaraciones de Moscoso como “ofensivas, tendenciosas e irrespetuosas de la dignidad y el gentilicio del pueblo venezolano” y exigió su inmediata rectificación.

El vicecanciller Arévalo Méndez anunció el retiro “de inmediato” del embajador venezolano en Panamá, Flavio Granados, y la suspensión de la visita oficial que tenía previsto el Presidente Hugo Chávez al país centroamericano a propósito de la transmisión de mando de Martín Torrijos el 1 de septiembre.

Venezuela consideró que las declaraciones ofrecidas por la Presidenta saliente de Panamá, Mireya Moscoso, el 26 de agosto, con las cuales justificó el indulto otorgado al cubano anticastrista Luis Posada Carriles, “son ofensivas, tendenciosas e irrespetuosas de la dignidad y el gentilicio del pueblo venezolano”.

"Esperamos que el gobierno entrante tome debida nota de la protesta y comprenda la decisión del gobierno venezolano, pero en todo caso afecta al gobierno saliente de Mireya Mosco, pero para nada se constituye en un deterioro de las relaciones con el gobierno entrante".La cancillería venezolana recordó que en febrero de 2003 las autoridades panameñas negaron la solicitud de extradición formulada por el Estado venezolano, “evidenciando en consecuencia, la incoherencia de los argumentos” de Moscoso para conceder el referido indulto, que “dejan en evidencia su intención de ocultar a la opinión pública panameña e internacional, los verdaderos motivos que fundamentaron su decisión”. Arévalo Méndez señaló que Venezuela no se pronuncia sobre el indulto que dio Moscoso a los cuatro terroristas cubanos, por tratarse de un hecho de soberanía y jurisdicción de esa nación caribeña, pero “no concordamos en cuanto al contenido de las declaraciones de la señora Moscoso".

Los terroristas Luis Posada Carriles, Guillermo Novo, Pedro Remón y Gaspar Jiménez, fueron detenidos en Panamá el 17 de noviembre de 2000, después de que el presidente cubano, Fidel Castro, denunciase que planeaban atentar contra su vida durante la X Cumbre Iberoamericana, que se celebró en ese país.

El vicecanciller dijo que los países, especialmente los azotados por el terrorismo, no pueden menos que extrañarse por tal indulto y de sentirse profundamente preocupados, además de defraudados. “Las relaciones bilaterales con Panamá no importan mucho más que la desafortunada y triste conducta de la presidenta Moscoso".

Dijo que no le sorprendieron las declaraciones de Moscoso, sobre el peligro que correrían la vidas de los anticastristas si fueran extraditados a Venezuela: "desde su llegada a la presidencia de Panamá ella ha tenido una conducta nunca amistosa en los términos de relaciones internacionales, muy especialmente con el presidente Chávez".

"En primer lugar la presidente Moscos debería explicar el hecho de mencionar una supuesta extradición del terrorista Posada a nuestro país. Cuando ella manifiesta esta posibilidad, o ignora u oculta que el mes de febrero de 2003, el gobierno panameño toma la decisión de denegar la solicitud de extradición de Posada solicitada por Venezuela".

Por lo tanto, a su juicio es desconcertante que Moscoso ahora lo exprese como una posibilidad. "Otro asunto digno de resaltar es que el gobierno panameño estaba en la obligación a informar sin demora a nuestro gobierno la decisión de denegar nuestra solicitud, que fue tomada por los órganos jurisdiccionales panameños el 28 febrero del 2003, pero es el 25 de agosto de este año cuando extrañamente la presidencia casi fenece, que la cancillería panameña de digna a atender los mandatos expresos de la Convención Interamericana de Extradición, texto que es claro y taxativo, dice: sin demora, sin embargo el gobierno panameño demoró, no sabemos con que intención, la comunicación". "Debería Moscoso informar a la comunidad internacional, azotada por el terrorismo, las causas del retardo para hacernos de conocimiento su decisión. Debería igualmente el gobierno panameño explicar el hecho de que hace apenas días el canciller Harmodio Arias, negó la posibilidad del indulto", dijo el vicecanciller venezolano.

De la misma manera Moscoso denegó la solicitud formulada por el gobierno cubano, aduciendo la posible aplicación de la pena de muerte, "pero es conocido que la fiscalía cubana se comprometió con el gobierno panameño a no imponer una pena mayor de 20 años". Para el vicecanciller venezolano, hay un catálogo de contradicciones por parte de Moscoso y su cancillería.

Posada Carriles es responsable de múltiples acciones violentas incluyendo la voladura en pleno vuelo de un avión de pasajeros de la línea comercial Cubana de Aviación en 1976 frente a las costas de Barbados, en la que murieron sus 73 personas.

Entre otros crímenes cometidos por esos elementos estuvieron el asesinato de un diplomático cubano en Nueva York, de un técnico pesquero en México y del ex canciller chileno Orlando Letelier, en Washington.

Posada Carriles estuvo detenido en Venezuela desde donde escapó por la puerta de una cárcel de máxima seguridad ayudado por agentes de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) estadounidense, para la que trabajaba. Además organizó atentados con bombas en hoteles habaneros en 1997. Cabe recordar que en una de esas acciones pereció un turista italiano.