Minera Yanacocha tiene pelotones de asalariados en Cajamarca y Lima dispuestos a matar por su sueldo en dólares. No importa que contaminen, envenenen, malogren el proyecto de vida de poblaciones enteras, basta que nutran las alforjas ambiciosas de alquilables para que produzcan toda clase de abusos. Los sucesos de los últimos días en Cerro Quilish así lo demuestran. El cáncer llamado Yanacocha no se arregla con estudios de impacto ambiental siempre trucados y desconfiables.

Hay que reseñar las informaciones jamás desmentidas por Yanacocha por la sola simple razón que la verdad es más grande y fuerte, pero insuficiente, que batallones de mercenarios a su servicio. Leamos: ¿Cuál ha sido la respuesta de Yanacocha?:

1. Denunciar a más de 50 los líderes de la comunidad que se han movilizado multitudinariamente durante cuatro años para defender el Cerro Quilish. 2. Neutralizar a la autoridad municipal a través de diversos convenios de inversión que han incluido el pago de los gastos personales para los estudios de maestría del alcalde provincial en una Universidad Española. 3. Neutralizar a la autoridad regional dotándola de computadoras para sus oficinas, regalando una camioneta a la dirección regional de minería y ofreciendo al presidente regional darle dinero para la construcción de un nuevo hospital y un coliseo deportivo. 4. Neutralizar a las anteriores autoridades universitarias regalando autobuses y firmando convenios de colaboración. Maniatar la acción de las autoridades de la Iglesia Católica financiando becas para estudios de los seminaristas, el centro de restauración de arte religioso o financiando créditos para campesinos a través de la Vicaría de Solidaridad. 5. Condicionar la línea editorial de la mayoría de medios de comunicación local por medio de contratos para avisos publicitarios. 6. Contratando a un equipo de profesionales y haciendo convenios con un conjunto de ONGs que le ayuden a justificar la participación de la sociedad civil. 7. Dividiendo a las rondas campesinas proporcionando para esto fondos para créditos rotatorios a una facción de ellas (FEROCAFENOP). 8. Finalmente, Yanacocha ha saboteado la Mesa de Diálogo de Cajamarca creada en noviembre del 2001, y se ha servido de la mesa de diálogo de la CAO para proyectar la imagen dialogante de la empresa minera.

Cualquier estudio de impacto ambiental promovido por las mineras o por el Estado, despierta desconfianza. Casi nunca el Estado o sus funcionarios respetan el medio ambiente o la flora y la fauna. Ocurrió en Tambogrande, en Camisea, en todas partes. Los turiferarios se llenan la boca con la especie del desarrollo. Y no hay quien se oponga en su sano juicio a semejante irrecusable opción, pero si éste trae la muerte a largo plazo, entonces ¡es un suicidio! Porque las mineras simplemente se van a sembrar su veneno a otras partes del mundo.

¿Por causa de qué, los claudicantes que “negocian” el TLC con Estados Unidos, no procuran que los cuidados ambientales que hay en Norteamérica los cumplan aquí empresas de esa nacionalidad y paguen los daños si los producen?

¡Atentos a la historia; las tribunas aplauden lo que suena bien!

¡Ataquemos al poder; el gobierno lo tiene cualquiera!

¡Hay que romper el pacto infame y tácito de hablar a media voz!