JPEG - 21.1 KB

La italiana Enel y la coreana Nicorsa-Cafim Consortium, plantearon al Ejecutivo nacional, de manera independiente y con varias semanas de diferencia, su interés por el módulo de producción de orimulsión, el único que actualmente se encuentra en operaciones y que es 100% propiedad de Petróleos de Venezuela.

Mediante una carta dirigida al responsable de Bitúmenes del Orinoco, gerente de la división oriental de la petrolera estatal venezolana e integrante de su junta directiva, Nelson Martínez, la firma europea señala lo siguiente: "Hacemos referencia a la crítica situación actual de orimulsión que está afectando seriamente inversiones y compromisos ya efectuados por Enel.

Sin estar predispuestos a nuestros derechos de suministro a largo plazo con Pdvsa Bitor, como lo indicamos en nuestra comunicación anterior quisiéramos expresar nuestra seria preocupación con respecto a las noticias recientes publicadas por algunos periódicos venezolanos acerca de la oportunidad de que Pdvsa le habría dado a China la opción de comprar la planta de orimulsión existente.

Si tal información es correcta afectaría seriamente la posibilidad de traer nuestra situación a una conclusión positiva. A este efecto por favor si Pdvsa estuviese interesada en vender la planta existente, nosotros estamos preparados para considerar esa opción por encima de las variadas oportunidades que pudiesen ayudarnos a encontrar una positiva solución para el suministro de orimulsión a nuestras plantas. Esperando que Pdvsa estudie cuidadosamente lo anterior, y tomando en cuenta la seria situación presente, suspenderemos cualquier decisión que pueda comprometer las posibilidades de un acuerdo entre Enel y Pdvsa.

Una pronta respuesta será altamente apreciada".

En tanto, la empresa coreana indicó en su misiva que "en el pasado, nosotros en ICC estuvimos trabajando con Bitor el desarrollo de un joint venture para la construcción de un nuevo modulo de orimulsión para el mercado coreano.

El 18 de agosto del 2003 un memorando de entendimiento fue firmado por ambas compañías para alcanzar ese propósito. Sin embargo, debido a la nueva política gubernamental relacionada con el desarrollo del negocio de la orimulsión, todo el proyecto se paralizó. No obstante, continuamos interesados en la formación de joint ventures.

En este sentido hemos leído en los medios venezolanos que el Ministerio de Energía y Minas ha girado instrucciones a Pdvsa para que venda el módulo existente de orimulsión.

Por la presente queremos expresar nuestro interés en la compra de las facilidades existentes que han sido ofrecidas. Para este propósito quisiéramos proponer la reactivación del proyecto de joint ventures de acuerdo con los principios establecidos en el memorando de entendimiento firmado el año pasado y ajustarlo a las actuales condiciones del mercado de valor del bitumen.

Nosotros estamos muy confiados en que podremos llegar a un acuerdo que satisfaga los requerimientos del gobierno venezolano en relación con el precio del bitumen y al mismo tiempo desarrollo un nicho de mercado en el sector eléctrico en el mercado coreano en donde la orimulsión continuará siendo competitiva. Apreciamos la consideración que puedan hacer de esta propuesta y esperamos recibir pronta respuesta".

Fuentes del sector petrolero han señalado que el Ministerio de Energía y Minas le propuso a China Petroleum Corporation que se encargara de las operaciones del único módulo de orimulsión, hasta la fecha, construido en el país.

Funcionarios del despacho citado han explicado que esa institución habría ratificado estar abierto a aceptar la decisión que tome la empresa estatal asiática, compañía con la que, además, se están discutiendo detalles relacionados con el levantamiento de un segundo módulo de producción del combustible alternativo.

Esta unidad, que originalmente se pensaba construir en el Complejo Industrial de Jose, ubicado al norte del estado Anzoátegui, terminará por levantarse al sur del estado Monagas, en Morichal. "Ellos decidirán lo que les sea más favorable comercialmente. Si nosotros le negociamos el que tenemos en Morichal no tendrían que construir nada", expresaron las fuentes.

El proyecto del segundo módulo de orimulsión está a cargo de la empresa mixta Sinovensa, en la que Pdvsa posee 30% del capital. Se ha calculado que el cambio de locación le costaría a la firma china aproximadamente 100 millones de dólares adicionales a los 350 millones de dólares originalmente presupuestados para la concreción de este desarrollo. La puja entre la china CPC y el Ministerio de Energía y Minas lleva ya algunos meses. En ese proceso -según algunos informantes- incluso se ha planteado la posibilidad de cerrar el capítulo inmediatamente.

El módulo de orimulsión existente bombea cerca de 6 millones de toneladas de orimulsión hacia algunos mercados de Asia y Europa. Por su parte Sinovensa tiene entre sus planes producir 6,5 millones de toneladas anuales del combustible alternativo, energético sustituto del carbón destinado al sector de generación de energía eléctrica. Se esperaba que en el primer semestre de 2004 esa unidad iba a poder producir 125 mil barriles diarios de combustible destinados al mercado de generación eléctrica.

Publicado en Revista Quantum No.30