JPEG - 24.4 KB

La carencia de vivienda es uno de los problemas más graves en Venezuela, después del desempleo, la inseguridad personal y la pobreza.

Un informe de la Cámara Venezolana de la Construcción revela que cinco de cada 10 personas no tienen una vivienda adecuada. Se calcula que en total 12 millones 150 mil venezolanos tienen problemas de vivienda, bien sea por la falta de un techo propio, o porque habitan en condiciones infrahumanas.

Específicamente el déficit de viviendas nuevas asciende a 1 millón 600 mil unidades para satisfacer las necesidades de aproximadamente 7 millones 200 mil personas. Adicionalmente, cada año se agrega a esta cifra 110 mil viviendas para atender el crecimiento poblacional. De los 1,6 millones de casas, 960 mil unidades corresponden a familias que no poseen vivienda y viven en casas de sus padres, familiares o compartiendo con otros núcleos familiares y 640 mil en casas que no cumplen con las condiciones mínimas indispensables de una vivienda digna, es decir aquellas construidas con material de desecho.

Hasta el momento, las políticas de Estado para proporcionar casas a la población, no han logrado ser efectivas, reconoce el presidente del gremio constructor, Alvaro Sucre. Además, acota, el presupuesto asignado cada año, desciende y no cubre las necesidades del sector.

El empresario sostiene que en los cinco años de esta administración sólo se han logrado construir 100.569 unidades, es decir apenas 6,28% de la necesidad total de soluciones habitacionales que tiene el país. Para este año, el gremio prevé que se culminarán unas 10 mil viviendas solamente, debido a que los planes del Ejecutivo fueron diseñados con muy poco presupuesto y se ha restringido la participación privada.

En tal sentido, Sucre envió al Ejecutivo, específicamente al Ministro de Planificación Jorge Giordani, una propuesta para invertir dos millardos de dólares (4,15 billones de bolívares) en dos años y acelerar no sólo la construcción de viviendas, sino la culminación de varias obras de infraestructura.

La propuesta daría como resultado la creación de unos 550 mil empleos y la edificación rápida de 186 mil viviendas a un precio de entre 25 millones y 35 millones de bolívares.

GIF - 8.2 KB
GIF - 14.6 KB

Explicó Sucre que en primer lugar el Gobierno debería designar un Ministro de Estado para la Vivienda y Hábitat, encargado de la presidencia del Consejo Nacional de la Vivienda (Conavi), con amplios poderes y facultades, que le permita actuar con suficiente autonomía, poder de decisión y a dedicación exclusiva para poder eliminar la anarquía existente en el sector vivienda.

Este planteamiento en parte ha sido acogido por el Gobierno al anunciar recientemente la creación del Ministerio de la Vivienda que se encargaría de profundizar los planes en este sector, acotó el empresario, quien agregó que con este nuevo organismo se pondrá orden en las políticas de estado en materia de infraestructura. Igualmente planteó la necesidad de promocionar y suscribir un Acuerdo Nacional Intergubernamental, entre el Gobierno Central y los gobiernos estadales y municipales, que permita la ejecución concertada y descentralizada de la política habitacional.

Una tercera propuesta, consiste en la provisión de los recursos requeridos para poner en marcha, de manera inmediata, un lan de dos años, que permita la construcción de 186 mil nuevas viviendas y la mejora del hábitat en los barrios y urbanizaciones populares, favoreciendo a los sectores de menores ingresos.

El presidente de la Cámara de la Construcción agregó que el plan contempla la puesta en marcha de siete programas concretos:

- Habilitación física y mejoramientos en zonas de barrios y urbanizaciones populares por 880 millardos de bolívares.
- Microcréditos sociales para mejora-miento de viviendas existentes y transfor-mación de viviendas existentes en viviendas productivas por 240 millardos de bolívares.
- Culminación de 56 mil viviendas por 540 millardos bolívares.
- Desarrollo de lotes o parcelas con servicios básicos por 320 millardos de bolívares.
- Apoyo financiero a promotores privados para la construcción de 85 mil nuevas viviendas de desarrollo progresivo por 1.550 millardos de bolívares.
- Subsidio directo a la demanda para promover la construcción, por medio del sector privado, de 45 mil viviendas adicionales por 410 millardos de bolívares.
- Asistencia técnica habitacional integral a través de trabajadores sociales, ingenieros, arquitectos, sociólogos y otras asociaciones por 210 millardos de bolívares.

Publicado en Revista Quantum No.30