JPEG - 11.2 KB

El gobierno del presidente estadounidense, George W. Bush, fracasó en su intento de promover una condena a Venezuela en la Organización de Estados Americanos (OEA), revela hoy The Washington Times.

De acuerdo con el diario conservador, si bien Estados Unidos busca un país sudamericano que patrocine una resolución contra el presidente Hugo Chávez, lo cierto es que "tiene las manos vacías". El rotativo destaca el fracaso de Washington en la cruzada contra Caracas, pese a los recientes viajes de la secretaria de Estado norteamericana, Condoleezza Rice, y del titular de Defensa, Donald Rumsfeld, al subcontinente.

En estos periplos, señala el cotidiano, los funcionarios norteamericanos presionaron a los presidentes Luiz Inacio Lula da Silva (de Brasil) y Ricardo Lagos (Chile) para que se alineen contra Chávez, pero los resultados no fueron los esperados.

"Lula sostiene que las relaciones de Brasil con Venezuela nunca han sido más íntimas, criterio que al parecer desairó las súplicas de... Rumsfeld y ... Rice", indica el periódico.

Chile también ha mostrado interés en un mayor acercamiento con el líder venezolano, lo cual -comenta el Times- quedó en evidencia en la conversación que tuvo Lagos con la jefa de la diplomacia norteamericana el 28 de abril último.

"Yo creo que con Brasil, y con otros países también, estamos siguiendo una política apropiada hacia Venezuela para no exacerbar los ánimos", manifestó el gobernante chileno.

Funcionarios estadounidenses que hablaron en condición de anonimato admitieron al diario que el propósito de la Administración Bush es ver amonestado a Chávez en el seno de la OEA "por fallar en su compromiso con la democracia".

Este martes, al intervenir en la Cumbre Árabe-Sudamericana, en Brasilia, el presidente Chávez reiteró que su país está amenazado por Estados Unidos ya que se parece a Arabia Saudita por tener grandes reservas de petróleo, "y eso despierta la voracidad imperialista".

En el contexto de la cumbre, Argentina, Brasil y Venezuela ratificaron su alianza estratégica, con la que las tres naciones pretenden profundizar acuerdos políticos, económicos y culturales, nexos que oscurecen más las pretensiones aislacionistas de Estados Unidos.

La consolidación de esa alianza tuvo como epicentro la futura cooperación energética, una idea promovida por el presidente Chávez para que las empresas petroleras Pdvsa, Petrobrás y Enarsa realicen programas conjuntos.