Dice el refrán que nunca está más cerca el amanecer que cuando el cielo está más oscuro y pareciera tener alguna certidumbre. En las últimas horas, enterados de generosidades combativas, en este caso puntual del brillante penalista y nuevo abogado defensor de mi causa, Guillermo Olivera Díaz, nos cupo la decisión de tomar determinaciones puntuales.

Leamos la transcripción del documento ingresado ayer al 57avo. Juzgado Penal de Lima que conduce la abogada Yolanda Gallego Canales:

“Herbert Mujica Rojas, en el proceso penal que se me sigue por el imaginario ilícito penal de DIFAMACION AGRAVADA en agravio de la para mí desconocida DOMINICA ISABEL VILCAPOMA MARTINEZ a su Despacho digo:

Que, por carecer de recursos económicos me veo en la imperiosa necesidad de designar mi nuevo defensor al Dr. Guillemo Olivera Díaz, con Estudio en la Av. San Luis No. 2147, oficina 402, San Borja, quien acepta mi defensa con la estricta calidad de ad honorem.

POR TANTO:

Al Juzgado pido tener presente la designación de defensor que antecede.

OTROSI DIGO: Que en virtud de la designación anterior solicito al Juzgado tenga a bien reprogramar cualquier diligencia que se haya señalado, dando el tiempo suficiente a mi abogado designado para que pueda leer y examinar el expediente.”

Costumbre vieja y “valetudinaria” en Perú es asumir maestrías y riesgos desde las tribunas. La cosa cambia, y el cuello –y la libertad- se arriesgan, cuando en la cancha de los hechos periodísticos, políticos, cívicos o patrióticos, se llevan a cabo actitudes inconfundibles y denuncias como las emitidas en el libro ¡Estafa al Perú! ¡Cómo robarse aeropuertos y vivir sin problemas! y que parecieran incomodar a los ultra-poderosos de la empresita Lima Airport Partners, LAP, que no hesitan en judicializar y hostilizar a quienes osan meterse con ella y bajo la premisa que “muerto el perro, se acaba la rabia”. A lo que contesto, hoy más convicto que nunca: “los muertos que vos matasteis, gozan de buena salud”.

El equipo defensor ha ganado velocidad de crucero, enriquecido su panorama jurídico y penal y, además, Olivera aporta una experiencia escrupulosa en la descripción de pillos de muy larga cola y prontuario, muchos de los cuales ya deben estar muy inquietos al conocer su concurso en la defensa contra este claro intento de amordazar la acción denunciatoria de un periodista bajo los pretextos baladíes y despreciables de laceraciones de honras personales. ¿Y el respeto al dignísimo pueblo del Perú, dueño del Aeropuerto Jorge Chávez y soberano genuino de esta ancha y ubérrima tierra?

La asimétrica pelea continúa. Y como buenos soldados, estamos en nuestro puesto de combate con el aliento de los leones tras la nuca. A pesar de ello, burlándonos de su abusivo continente, con elan de triunfadores y persuadidos de tener la razón en un país en que hay “luchadores” teóricos y desde los escritorios, persistimos en la dulce búsqueda de la victoria de nuestros ideales de justicia, pan y libertad.

¡Atentos a la historia, las tribunas aplauden lo que suena bien!

¡Ataquemos al poder, el gobierno lo tiene cualquiera!

¡Rompamos el pacto infame y tácito de hablar a media voz!

¡Sólo el talento salvará al Perú!

Lea www.voltairenet.org/es hcmujica.blogspot.com Skype: hmujica