Ningún hecho político más importante o de mayor gravitación ha ocurrido en Perú en las últimas 24 horas que la visita del ex candidato presidencial Ollanta Humala a la Cancillería y el pronunciamiento de sus expresiones de rotundo apoyo a la posición nacional ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya. Ni las inauguraciones que el presidente García suele acometer como en las mejores épocas electorales o los líos del futbolista Pizarro o las trapacerías que hay en el juicio a Kenya Fujimori o cualquier otra fruslería tienen la altura, gravitación, correcta estimativa, que el hecho en sí que denota que la segunda fuerza política del país subraya su alineamiento indubitable con la patria. No parecen entenderlo así los miedos de comunicación que navegan con frivolidad por océanos de tonterías cotidianas. ¿Para quién juegan los medios, para el Perú o para otro país o intereses?

Ciertamente los asesores de Humala, si los tiene, deberían aconsejarle el acento en ciertas posturas que afianzan y no lesionan su propia lógica. Si se trata de unidad nacional y se la manifiesta, entonces las broncas hacia otros temas deviene en asunto secundario y de enjuiciamiento a ese único nivel. El TLC tendrá que ser discutido en el Congreso y para eso hay que formular las precisiones o presiones imprescindibles para que el Establo no decline hacer lo único que tiene que hacer: debatir, refrendar o anular el malhadado tratado de libre comercio que tiene el suceso de haber sido aprobado con celeridad superlativa en las Cámaras de Diputados y Senadores de Chile. ¿Desde cuándo brindan aquiescencia los vecinos del sur hacia tratos que no les convengan? La inferencia de lo contrario, es decir que las ventajas para los meridionales, son inmensas, dan la medida de por dónde soplan los vientos. Y poco o nada pueden hacer los gonfaloneros criollos que pretenden convencernos de una paridad de opciones que no es tal.

Cuando los movilizables desfilaban en 1933 en ocasión de las hostilidades con Colombia y en plena guerra política con los mayoritarios de entonces, los apristas, perseguidos a sangre y fuego, encarcelado su líder Haya de la Torre en el Panóptico, deportados sus constituyentes, asesinados miles luego de la Revolución de Trujillo en julio de 1932, a pesar de todo aquello el Partido Aprista otorgó su respaldo al gobierno en aras de la unidad nacional. La accidentada historia nacional reconoce sucesos como el del 30 de abril cuando balas en Santa Beatriz asesinaron al comandante Sánchez Cerro que ese mismo día de 1933 fue sucedido por Oscar R. Benavides y así dio cuenta en su edición de la tarde El Comercio. Con las debidas distancias, pues, hay precedentes, en esta clase de actitudes de solidaridad patriótica. Pero la vanidad infinita de los miedos de comunicación y sus “noticias y primicias” pareciera no entender de razones de soberanía ni decencia.

Por ejemplo El Comercio en su edición de hoy muestra como especialistas y con la supuesta intención de refutar las versiones chilenas sobre delimitación a nada menos que Luis García Corrochano, el traidorzuelo Fabián Novak y al contralmirante Jorge Brousset. Los dos primeros son autores de textos que dan la razón a los límites señalados por Chile y con respecto a Novak es fautor junto a Fernando de Trazegnies, Jorge Valdez, Carlos Pareja (próximo embajador en Chile), de las traicioneras concesiones brindadas a Chile en noviembre de 1999. ¿El Comercio santifica, blanquea, pavimenta, el camino para los que ayer trabajaron contra el Perú, hoy se consagren en su supuesta defensa? ¿Y no es Broussett el que anda diciendo que hay un tema de consulta de Chile a Perú con respecto al Tratado de 1929 cuando lo que allí se dice, en ese pétreo acuerdo jurídico, junto a su inamovible Protocolo Complementario, es que entrambas naciones tendrán que ponerse de acuerdo, es decir en igualdad de condiciones para la cesión en Arica de cualquier centímetro de terreno a algún tercer país? ¿estos son los apóstoles de verdades impostadas que resalta el sub-decano en su nueva época?

Al incurrir, felizmente con tino y olfato, Humala en el gesto político de respaldo al gobierno hace bien. ¿Qué espera el resto de la comunidad partidaria para hacer lo propio? ¿o lo va a hacer por Internet, por plantones, por correo electrónico? ¿o no lo va a hacer? ¡Se está con la patria o contra ella y cuando hay una pelea jurídica no hay término medio! ¡Y a los traidores se les fusila, así de simple!

¿Para quién juegan los medios en Perú?

¡Atentos a la historia, las tribunas aplauden lo que suena bien!

¡Ataquemos al poder, el gobierno lo tiene cualquiera!

¡Rompamos el pacto infame y tácito de hablar a media voz!

¡Sólo el talento salvará al Perú!

Lea www.voltairenet.org/es hcmujica.blogspot.com Skype: hmujica