No hay sorpresa, estas elecciones las ganó un tigre suelto contra un burro amarrado”, declaró Carlos Vera, invitado por Jorge Ortiz junto con el analista Vicente Albornoz y otras dos periodistas cuyos nombres no me acuerdo, en el set de Teleamazonas

Era de verles las caritas de amargura y frustración la tarde del 26 de Abril del 2009, al saber que Rafael Correa Delgado fue reelecto Presidente del Ecuador con el 54% de los votos.

El mentado Albornoz, otrora, analista de CORDES del Oswaldo Hurtado y asesor del Jamil Mahuad, hecho la lumbrera afirmó: “Esta elección no la ganó Correa, sino el precio del barril de petróleo”.

El pez muere por la boca, dice el dicho popular. ¿De modo que Luxio Gutiérrez, Avarito Boboa Tontón, Marthífera Roldós Bucaram, a quienes Ecuavisa y Teleamazonas dieron la bola de espacio en sus noticieros tratando de elevarlos como artífices de la oposición son burros amarrados y encima más con sueño?

Ninguna sorpresa para el pueblo ecuatoriano, digo yo, pues ya sabemos qué intereses defienden estos angelitos periodistas politicastros y ciertos pseudoanalistas económicos. Como siempre, iban a distorsionar la información y minimizar el triunfo popular.

¿Por qué chillan los burros con sueño? -Porque el pueblo ecuatoriano ha elevado su conciencia política y ya no cree en sus barrabasadas y los ha vencido democráticamente en las urnas, a pesar de los clero - políticos de púlpito como Monseñor Arregui, que apoyó a lo banqueros ladrones y al camuflado Partido Social Cretino (PSC) en el Movimiento Madera de Perreo.

- Porque ya no nos dejamos convencer por estrategias diseñadas por agentes de inteligencia de la embajada americana, y el terrorismo mediático de periodiqueros y periodicuchos como: El Comercio, El Universo, Diario La Hora y el Expreso que intentaron inocular el virus del miedo inventando discursos como el de la dictadura democrática, la narcopolítica, el riesgo país, la desdolarización, la inseguridad jurídica, la falta de inversiones y otros cucos macroeconómicos.

- Porque empresaurios y delincuentes de cuello blanco ya no podrán patearse las arcas fiscales, ni amañar los contratos y hacer negociados mediante sus fundaciones y corporaciones privadas con el dinero de los ecuatorianos.

- Porque los uñas largas, evasores de impuestos como el millonario y eterno perdedor de Carondelet, Avarito Boboa Tontón, tendrán que pagar lo que al pueblo le han robado.

-Porque quienes tienen las manos manchadas de sangre, el rato menos pensado tendrán que vérselas con los Tribunales de Justicia por haber violado los Derechos Humanos.

¡Chillen nomás derechosos burros con sueño! Mocos y babas, chillen. Manden a importar harto papel higiénico made in USA.

Los llamingos nos morimos de la risa, ja, ja, ja, y no descansaremos hasta transformar radicalmente el Ecuador.