Culminó el sábado la Conferencia Anual de Estudiantes con un éxito humano y social sin precedentes y que reviste el inexcusable desafío de organizar iguales o parecidos conciliábulos enderezado al Estado, al resto de universidades, partidos políticos, a la sociedad toda. Con alegría puédese decir ¡Estudiantes en acción!

En el artículo Los próximos líderes del país, (El Comercio 30-5-2009), Inés Temple escribió:

“Estos días cerca de 600 de las mentes jóvenes más prometedoras del Perú se están reuniendo para participar en un verdadero encuentro de líderes: la CADE Universitaria 2009, que organizan IPAE y la Fundación Ferreyros.

Este año, en su edición 15, tengo la responsabilidad de presidirla. Lo considero un gran reto porque estoy convencida de que el conocimiento y las herramientas que en estos días entreguemos a los jóvenes participantes serán claves para las decisiones que estos futuros líderes del Perú empiecen a tomar en el presente.

Muchos se han acostumbrado a mirar a los universitarios como a sus futuros practicantes; el primer escalón de una larga carrera, sin reconocer su real potencial, salvo el de ser “más económicos” que los profesionales de mayor trayectoria. Nada más erróneo. Los jóvenes talentos no sólo son el futuro: miren sus ojos, el brillo que denota su fuego interno, y entenderán que son el presente, las nuevas ideas, la renovación, la tecnología, la energía que requieren las empresas, las instituciones, la misma sociedad, para seguir desarrollándose”.

Tengo la absoluta convicción que más allá de las teorías académicas, el evento consiguió mucho más que la pura –y fría- ligazón intelectual: juntó a limeños y provincianos de todo el país y múltiples procedencias. Al modo de un congreso o jamboree, hombres y mujeres dialogaron, rieron, preguntaron, fraternizaron, comprobaron cómo era el Perú de sus otros amigos también estudiantes y confrontaron la realidad multicolor que supera los estrechos límites egocéntricos de una capital que absorbe inmisericordemente y aplasta al compatricio del Perú profundo. Quien pretenda negar el centralismo intelectual, se equivoca muy mucho. ¿No es acaso romper el pacto infame y tácito de hablar a media voz, propiciar lo acontecido?

Ya estoy imaginando a los doctores de media ciencia y predictólogos cada quince minutos, “denunciando la manipulación de las empresas privadas”. Puedo dar fe que esos chicos y chicas asistentes y de todo el país, podrán ser puros e imaginativos pero no tienen nada de tontos o borregos. Antes bien bulle en ellos el ansia de conocer y saber cómo ocurren las cosas. La sed que carcome a estos jóvenes bien promete lo que podrá ser la andadura del nuevo liderazgo que remite a ¡Los viejos a la tumba, los jóvenes a la obra!

¿Cómo es que las organizaciones universitarias no convocan per se a eventos de esta naturaleza? ¿por causa de qué el Estado no se preocupa de lo que debiera ser la reserva para transformarse en la hora suprema, en la vanguardia adalid del Perú? ¿no es hora ya de botar al tacho del olvido a tanto mediocre enquistado en la cosa pública desde hace más de treinta años? Renovar con los mismos ancianos, resobados e ignaros, es como limpiar con agua sucia cualquier luna que, ineluctablemente, quedará peor que al principio. En cambio, desbrozar la maleza para atisbar el crecimiento de nuevos, más aguerridos y limpios robles, constituirá la garantía de supervivencia de un país que como el Perú vive anegado en un estado de miseria e inmoralidad permanentes.

La CADE llevada a cabo en las amplias instalaciones de la Escuela Naval representa un hito y un reto al que debemos responder con imaginación de vencedores y estrategia de capitanes geopolíticos imbatibles, por raza y convicción.

Mi hijo Alonso, como representante a la Asamblea Universitaria de su centro de estudios, participó en el cónclave y su testimonio me ha permitido escribir estas humildes líneas.

¡Atentos a la historia, las tribunas aplauden lo que suena bien!

¡Ataquemos al poder, el gobierno lo tiene cualquiera!

¡Rompamos el pacto infame y tácito de hablar a media voz!

¡Sólo el talento salvará al Perú!

Lea www.voltairenet.org/es hcmujica.blogspot.com Skype: hmujica