13-9-2010

¿Así se respetan dictámenes internacionales?

Aún no producido el fallo de la Corte Internacional de Justicia de La Haya, sobre el contencioso limítrofe a que Perú ha llevado a Chile, en el país del sur se publica un documento, según refiere la Agencia Andina, que dice lo siguiente:

“El 73% de los chilenos se mostró en contra de que su país "ceda" territorio marítimo al Perú, incluso si el fallo que dicte el Tribunal de Justicia de La Haya por el litigio entre ambos países les fuera adverso.

Así lo revela la Quinta Encuesta Bicentenario, realizada a nivel nacional en Chile entre el 14 de junio y el 20 de julio pasado.

Los resultados dados a conocer por el diario sureño El Mercurio, precisa que solo el 18% de los encuestados afirmó que se debería respetar lo resuelto por la Corte y "ceder territorio marítimo", en caso ese fuera la decisión del tribunal internacional.” http://www.rpp.com.pe/2010-09-12-ma...

Hay varias formas de leer el contenido subliminal y admonitivo del texto resaltado en Chile. Por un lado, no pareciera ser muy pedagógico celebrar cómo un pueblo advierte que se zurraría en la Corte de La Haya y tampoco deja de ser destacable que el asunto transite por los “sutiles” caminos de la amenaza y el “respeto” a los acuerdos internacionales. Además que trasunta el temor atroz de confrontar un revés diplomático de altísimos niveles.

El sociólogo peruano avecindado en México, Eduardo Bueno León, opina así:

“No son de extrañar los resultados de la encuesta de El Mercurio. El 73% de los chilenos no aceptará el fallo de La Haya si es favorable al Perú. Un país cuya educación se sustenta en una supuesta "superioridad" frente a sus vecinos, y que hace alarde de su superioridad militar, jamás acatará un fallo de la justicia internacional que cuestione su ideología nacional. Convocará un referéndum y rechazarán la sentencia.

Si ése fuese el caso, no sería mala idea que el Perú, en correspondencia, convoque a un referéndum para que los peruanos opinen acerca de mantener las inversiones chilenas en el Perú y ese mamotreto de Tratado de Libre Comercio que proditoramente Alan García le regaló a Chile, con la complicidad y autoría de la candidata presidencial de los alanistas en el gobierno, Mercedes Aráoz.”

Destaquemos la abrumadora mayoría que opina por no “ceder” lo que en realidad han invadido aviesamente y contrastemos qué hacen aquí grupúsculos aventureros inoportunos que empujan la adhesión del Perú a la Convención del Mar como si ésta fuera la piedra filosofal capaz de resolver per se el tema planteado en la CIJ de La Haya. El sólo hecho que la demanda peruana fuera interpuesta invocando la Convemar sin haberla firmado y el derecho internacional, desmiente a los atrabiliarios vociferantes. Son momentos de unidad nacional, no de diáspora o de traiciones a favor de terceros y eso debieran comprenderlo quienes vienen siendo derrotados sucesivamente desde hace años.

La encuesta chilena dice muchas cosas a la vez, siendo lo más sobresaliente el cultivo mediático de conductas contra lo que pudiera determinarse en La Haya. ¿No es lícito preguntarse –y hacerlo con reflexiva seriedad- tiene asidero lo dicho por el presidente Sebastián Piñera Echenique: “Relación con Perú continúa avanzando”? Quien creyó que la escopeta de dos cañones sólo funciona en la política menuda, se lleva menudo chasco.

Los que dividen el país internándolo en discusiones ociosas, son traidores. No lo olvidemos y ésta es una extraordinaria oportunidad, desde 1879, para que Perú se dé sus respuestas y plantee los retos de complementariedad digna y valiente con el resto de países del continente.

¡Atentos a la historia, las tribunas aplauden lo que suena bien!

¡Ataquemos al poder, el gobierno lo tiene cualquiera!

¡Rompamos el pacto infame y tácito de hablar a media voz!

¡Sólo el talento salvará al Perú!

Lea www.voltairenet.org/es hcmujica.blogspot.com Skype: hmujica