Las muy documentadas crónicas que hemos venido publicando sobre la Asamblea Nacional de Rectores no parecen haber concitado ¡ni la más mínima preocupación en la plana directriz de esta importante entidad! No obstante sí sabemos que las indagaciones parlamentarias empiezan a escudriñar en las múltiples irregularidades aludidas con pormenores.

En el difundido Oficio No. 05-2011-SITANAR dirigido por el Sindicato de la ANR al presidente de la misma, Orlando Velásquez Benítez, el último 26 de mayo, se afirma en una de sus partes más precisas lo siguiente:

“En el año 2003, se emitió la Resolución No. 1703-2003-ANR, según ese documento, la Comisión de Coordinación Interuniversitaria en su sesión de fecha 04 de agosto de 2003, aprueba dar inicio al Proceso de ADECUACION de la estructura, organización y funciones de la ANR, procediendo a una EVALUACION (ficticia) de los directivos que venían ocupando cargos de mayor jerarquía, tales como:

Director Ejecutivo, Asesor Legal, Secretario General, todos ellos, en la condición de contratados por la Partida Presupuestal 27, modalidad de Servicios No Personales (SNP), aspecto que ha sido observado por el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) y que no fue enmendada. Actualmente dichas autoridades vienen prestando sus servicios en la modalidad de Contrato de Servicios Administrativos (CAS).

En lo que se refiere al cargo de Director Ejecutivo, según el Artículo 20 del Reglamento de la Comisión de Coordinación Interuniversitaria, señala: Está a cargo de un Secretario Ejecutivo elegido por la ANR, a propuesta del Presidente de una bina simple de candidatos, uno de los cuale debe ser ex Rector. Luego de ser elegido debe ser designado con cargo de confianza. El Reglamento fue modificado forzando un requisito, direccionado al Dr. Marcial Colonia para que ocupara dicho cargo, (anteriormente el Artículo indicaba, que los candidatos deben tener la condición de Ex Rector).

Conviene detenerse y leer bien dos gruesas aserciones que van más allá de cualquier planteamiento ético: a) Se afirma que se procederá a una EVALUACION y entre paréntesis, en el documento sindical se estipula esta acción como “ficticia” y referida a los directivos de mayor jerarquía. ¿Ha contestado algo sobre este asunto el presidente actual Orlando Velásquez Benítez? El texto sindical es de mayo, que se sepa, a la fecha, no hay aclaración sobre un particular que, de oficio, debió haber concitado la atención de las principales autoridades actuales.

Más aún: del mismo análisis se infiere que al forzarse un requisito del Reglamento se manipuló éste con nombre y apellido: Dr. Marcial Colonia, para que ejerciera dicha responsabilidad, la de Director Ejecutivo. ¿Sigue esta situación que viola cualquier normatividad reglamentaria? Hasta donde hemos tomado conocimiento Marcial Colonia ya no pertenece a la ANR.

Parece apropiado pues, coincidir, con el oficio sindical que señala al 2003 como un año clave en su exégesis. Desde entonces se arrastran múltiples desviaciones e inconductas. Ese año 2003 comenzó el desbarajuste en la ANR.

El análisis sindical dice más cosas:

“La precitada Resolución se emitió llena de vicios tal es así que en el considerando, se les ratifica en sus cargos, pero contradictoriamente en la parte resolutiva cambian la denominación de los mismos, y sirvió solamente para afianzar en los cargos a los referidos funcionarios, así tenemos:

Dirección Ejecutiva, por Secretaría Ejecutiva, Asesoría Jurídica por Dirección General de Asesoría Jurídica y Secretaría General, también con la jerarquía de Dirección General.

Los miembros de la Comisión de Coordinación Interuniversitaria (CCI) de ese entonces, no tuvieron en cuenta que no procedía el cambio de denominación de los cargos, puesto que los documentos de gestión no estaban actualizados para poder adecuar los nuevos cargos, asimismo, pasaron a evaluar los files del personal nombrado en forma arbitraria, obviando la presencia de los delegados de los trabajadores y quienes han evaluado, han sido personal contratado eventual de nivel técnico practicante”.

¿Quiénes conformaron la Comisión de adecuación de la Asamblea Nacional de Rectores, ANR?:

Luis Bernardo Guzmán, como Presidente y Secretario Ejecutivo; Nicanor Marcial Colonia Valenzuela, director de Desarrollo Académico; Pascual Asencios Torres, Director General de Asesoría Jurídica; y, Rocío Rondinel como Secretaria General. Entonces era presidente de la ANR, el doctor Francisco Delgado de la Flor.

El famoso Director General de Asesoría Jurídica, Teodorico Pascual Asencios Torres, ¿no pudo, en fecha tan temprana como 2003, darse cuenta de los riesgos legales en que incurría la ANR y que contaban con él como uno de los responsables más importantes para custodiar ¡no la violación de los reglamentos! sino su más celosa y honesta custodia? Como ya hemos visto, no fueron los únicos problemas de este abogado en su relación con la ANR. El señor Asencios Torres sigue en ese puesto de jerarquía fundamental en la institución.

¿Qué ha hecho con estos antecedentes revelados por el documento del Sindicato, el presidente de la ANR, Orlando Velásquez Benítez? ……………………..

ANR: caridad comienza por casa http://www.voltairenet.org/ANR-cari...

¡ANR requiere urgentes cambios! http://www.voltairenet.org/ANR-requ...

ANR: ¡Sindicato señala graves deficiencias! http://www.voltairenet.org/ANR-Sind...

¿Incurrirá ANR en los mismos errores? http://www.voltairenet.org/Incurrir...

ANR: licitaciones, convenio con UNI y carné demorado http://www.voltairenet.org/ANR-lici...

El innegable atractivo de la ANR http://www.voltairenet.org/El-inneg...

¿Infalsificables los diplomas universitarios? http://www.voltairenet.org/Infalsif...

Documentos adjuntos