Después que los 35 consejeros militares y periodistas occidentales [implicados en la desestabilización del país] se fugaron desesperadamente pasando al Líbano, los 2,000 combatientes del «Ejército Libre de Siria» que se quedaron en el pueblo de Baba Amr y en donde querían fundar el Emirato Islámico de Baba Amr, perdieron toda esperanza de ver concretizar las bellas promesas que le hicieron los Occidentales [sobre todos los franceses, ingleses y norteamericanos].

El miércoles 29 de febrero de 2012, varias centenes de personas prefirieron rendirse antes que el Ejército nacional sirio entre en este barrio rebelde. El Emirato Islámico de Baba Amr tenía menos de 4 hectáreas de superficie en el momento que fue completamente cercado por las fuerzas gubernamentales sirias y este supuesto emirato comprendía solamente que una parte del barrio de Baba Amr así que algunas calles adyacentes.

Siria es un país de 185,000 Km2 y poblado de 23 millones de habitantes. Los «rebeldes» [mercenarios con el apoyo de potencias occidentales] que se rindieron abandonaron sus armas. Su arsenal comprendía puestos de tiro y misiles antitanque AT-13 / 9K115 Metis. Este material bélico de origen ruso puede ser considerado un poco antiguo y ha sido utilizado bastante en la región, pero se ignora que canales de traficantes pudo haberlo transportado hasta esta zona.

Al comienzo de la batalla de Homs, los «rebeldes» disponían igualmente de sofisticados misiles antitanque Milan.