Puede que los gobiernos regionales sean autónomos y tengan origen en el voto ciudadano pero nada de esto faculta a cualquiera de ellos a comprar al doble del precio, S/ 10, en detrimento del usuario final, el hombre y la mujer de a pie, los brevetes ¡y encima! de menor calidad tecnológica como ¡inexplicablemente! está sucediendo en Arequipa y La Libertad.

El Ministerio de Transportes y Comunicaciones compra las licencias de conducir, brevetes, fabricados con tecnología laser y estándares mundiales de seguridad, a S/ 4.00 soles la unidad. Desde hace largos años viene ocurriendo así y se desconocen quejas de los usuarios finales.

Pareciera que la ecuación: buen precio y excelente tecnología, sí funciona en Lima. ¿Por causa de qué en Arequipa y La Libertad ¡esos mismos brevetes! van a ser adquiridos por los gobiernos regionales al doble del precio y, peor aún, impresos en tarjetas de PVC a transferencia térmica y que pueden ser falsificadas por cualquiera que use o compre para este propósito, esta clase de impresoras!

¿Cómo así este desmadre?

Semanas atrás, el Gobierno Regional de Arequipa convocó a Licitación Pública No. 001-2012-GRA/GRTC para el suministro de insumos de las licencias de conducir de la Gerencia General Regional de Transportes y Comunicaciones.

En las bases, se dice literalmente lo siguiente:

¨CONTRATACIÓN DEL SUMINISTRO DE INSUMOS ORIGINALES FARGO PARA LAS IMPRESORAS FARGO HDP 5000 Y TARJETAS PREIMPRESAS CON HOLOGRAMAS DE SEGURIDAD PARA LA EMISIÓN DE LICENCIAS DE CONDUCIR POR LA SUB GERENCIA DE TRANSPORTE TERRESTRE DE LA GERENCIA REGIONAL DE TRANSPORTES Y COMUNICACIONES-GOBIERNO REGIONAL AREQUIPA¨

Aquí llama poderosamente la atención que se evidencie que hay una licitación con nombre y apellidos propios:

Cinta de impresión YMCK HDP 5000 Fargo Cinta de retrotransferencia HDP Fargo Polyguard overlaminate personalizado L1 Fargo. Polyguard overlaminate personalizado L2 Fargo.

¿Es esto posible? ¿no se está violando el principio de la libre competencia? ¿no es un descaro vergonzoso encubrir preferencias so pretexto de un proceso público?

¿Gallos de tapada?

El Gobierno Regional de Arequipa ha otorgado la buena pro a una empresa que fabrica los brevetes al doble de precio y con menor calidad tecnológica: Salmón Corp.

Pero hay otras consideraciones de calidad a qué remitirse porque el usuario no puede adquirir cualquier cosa salvo que la Gerencia Regional de Transportes y Comunicaciones del GR de Arequipa dé la conformidad, bajo su entera responsabilidad, a brevetes de esa naturaleza inferior y más caros.

En La Libertad

El Gobierno Regional de La Libertad ha seguido en el proceso No. 001-2012-GR-LL-GGR-GRTC, desafortunadamente, los mismos pasos en todos los extremos: va a pagar el doble de precio por los brevetes con tecnología inferior y fácilmente clonables y también ha otorgado la buena pro ¡a la misma empresa que cobra el doble y no pasa rigurosas exigencias que la ley prevé y determina como obligatorias para todos, sin excepción alguna, personas jurídicas o naturales! ¿Creerán las autoridades de la Gerencia Regional de Transportes y Comunicaciones del GR de La Libertad que están exceptuados de ese obligatorio mandato que lleva a quienes lo infringen ¡directamente a la cárcel!?

Como para evitar suspicacias, el Gobierno Regional de La Libertad, eliminó específicamente la marca de tintas solicitada, pero el resto del texto de convocatoria es idéntico al de sus colegas de Arequipa.

En efecto, el Gobierno Regional de La Libertad declaró como ganadora del proceso para brevetes a la empresa Salmón Corp en consorcio con Polysistemas.

¿Qué dice la ley?

En la Resolución Directoral No. 2582-2009-MTC/15 “Características y Especificaciones Técnicas y de Seguridad que debe contener la Licencia de Conducir de la Clase A”, publicada en el diario oficial El Peruano, se dice a la letra:

“La impresión deberá permitir la impresión posterior de la imagen digitalizada a color del rostro mediante la utilización de láser a color”.

Pero en las especificaciones de la licitación de ambos gobiernos regionales, el de Arequipa y La Libertad, uno más específico que el otro, se orienta a que los insumos refieren a tarjetas PVC y de transferencia térmica.

Lo absolutamente grave es que la licencia de conducir que en Lima cuesta S/ 4.00, será elevada a un precio de S/ 10 y la impresión laser con estándar mundial será degradada a transferencia térmica y hay equipos que podrían hacer lo mismo falsificando los brevetes con suma facilidad.

¿Intocables?

El empleado público vive de los impuestos que paga la ciudadanía. El empleado del gobierno regional cumple iguales funciones y su sueldo proviene, también, de los ciudadanos. Por tanto bajo ningún punto de vista su labor puede estar orientada a causar daño económico, político o moral a los usuarios que adquieren, en este caso, licencias de conducir.

¿Qué explicación válida pueden dar ambos gobiernos regionales, Arequipa y La Libertad, para haber adquirido brevetes al doble de lo que paga el MTC en Lima y con una tecnología inferior?

Específicamente, ¿qué explicación lógica pueden dar los responsables, en Arequipa y La Libertad, es decir, los gerentes regionales de Transportes y Comunicaciones? Vamos a hacer de conocimiento de ambos, in situ, de estas hondas preocupaciones que lindan con la denuncia pública. ¿Es que están facultados los gobiernos regionales para “gobernar” en contra de sus mandantes, los ciudadanos?

Aún tienen oportunidad

Habida cuenta de la información que lo adquirido por ambos gobiernos regionales, brevetes al doble de precio y con tecnología inferior, en Arequipa y La Libertad, existe aún la oportunidad escrupulosa de ponerse a derecho en el cumplimiento estricto de lo que la ley prevé, tal como hemos transcrito líneas antes, es decir, la CONFORMIDAD tiene que ceñirse a lo que la ley exige, en buen castellano: ¿esos brevetes están impresos con tecnología laser y son absolutamente infalsificables?

Es lógico inferir que de no reunir los brevetes esta condición sine qua non, ninguno de los dos gobiernos regionales, Arequipa y La Libertad, está obligado a recibir esos brevetes, en resguardo ¡precisamente! de los usuarios, raíz y origen de sus mandatos, y en cautela de la economía de los mismos.

Recibirlos al doble de precio y con tecnología inferior constituye un delito denunciable y por el cual quienes asuman la responsabilidad de su recepción a sabiendas de cuanto se viene exponiendo, deben terminar con sus huesos en la cárcel. El bien público está encima de componendas o errores mayúsculo en que puedan incurrir los funcionarios, los mismos que deberán ser denunciados con nombre y apellido.

Documentos adjuntos