Hasta hoy, que se sepa, no hay ningún estudio de mercado que provea el detalle, medidas, de los casi mil trabajadores para el:

“1) OBJETO DE LA CONVOCATORIA

El presente proceso de selección tiene por objeto la “Adquisición del Uniforme Institucional para el personal nombrado, obrero permanente, contrados por servicios personal (sic) y el personal de Ferrocarril Huancayo Huancavelica del Ministerio de Transportes y Comunicaciones”, de acuerdo a las normas vigentes y las especificaciones técnicas que se adjuntan.

2) FINALIDAD PUBLICA

La finalidad pública de la adquisición materia de este proceso es proporcionar a los trabajadores del Ministerio de Transportes y Comunicaciones del vestuario adecuado a fin de que asistan debidamente uniformados, lo cual redundará en la imagen del mismo.

3) TERMINOS DE REFERENCIA

a) La adquisición de la vestimenta se realizará a empresas que vendan prendas ya confeccionadas a las cuales se les realizará los arreglos respectivos (servicios de sastrería) cuyos costos estarán a cargo de la empresa proveedora.

b) La empresa proveedora emitirá vales a nombre de cada beneficiario, debiendo contar estos con la descripción de las prensas a entregar o cada trabajador, así como también deberá tener códigos de seguridad.

c) La empresa proveedora deberá contar con un mínimo de seis (6) locales (tiendas) en el ámbito de la Provincia de Lima, además de la Provincia Constitucional del Callao, en los cuales el personal del MTC pueda ir a solicitar el vestuario (previo arreglo respectivo a las prendas).

d) La empresa proveedora deberá emitir los vales a nombre de cada beneficiario, dentro de los diez (10) días siguientes de firmado el contrato.”

Hasta aquí la transcripción literal de lo medular de esta extraña convocatoria.

Surgen, de inmediato varias preguntas, que hay que dirigir al señor Alejandro Gonzales González, Director de la Oficina de Personal del MTC.

1) ¿Qué empresa proveedora en Perú tiene las prendas ya confeccionadas en el orden de 500 ó más piezas para, automáticamente, vestir a los empleados del MTC?

2) ¿Qué empresa proveedora en Perú, salvo que sean adivinos o tengan ya la información o mercadería de procedencia desconocida y con precios a barrer, puede contar con depósitos de prendas esperando que vayan, para que enriquezcan su imagen los empleados del MTC, a canjear con vales sus trajes?

3) ¿Quién garantiza que no hay mafias que puedan comprar los vales de canje a precio de contado por dinero y NO proveer las prendas que requiere el empleado del MTC? ¿no es sabido acaso que más vale pájaro en mano que ciento volando y que puesto en la disyuntiva de usar el terno del año pasado, el trabajador acepte el canje de una menor cantidad de dinero pero contante y sonante?

4) ¿Qué estudio u organismo fiscalizará que las telas de las prendas ya confeccionadas sean las acordadas? ¿son estas telas de fabricación nacional o se está contrabandeando con existencias de ínfima calidad para sacar adelante el negocio?

5) ¿Con qué criterio se estipula que los proveedores deban tener tiendas en Lima y Callao, salvo que ya estén concertadas para semejante almacén, cientos de prendas, para los trabajadores?

En la relación de prendas, cuyo texto puede leer literalmente en este envío, se especifica que estas servirán para invierno y verano, para caballeros y damas y se enuncian: casacas, sacos, pantalones, pullover, camisas, corbatas, abrigo, saco, chaleco, falda, pantalón, chompa, blusas, zapatos, etc. Infiérese, de inmediato, que el proveedor debe poseer un abanico inmenso de existencias a suministrar a los trabajadores del MTC con canje de vales. ¿Hay alguna empresa con estas características tan múltiples en el Perú?

Si el propósito de estas convocatorias públicas es –o debe serlo- el mejoramiento de la imagen y autoestima de los empleados públicos que trabajan en el MTC, es posible decir que no se han empleado los mejores caminos ni las vías más adecuadas. Es imprescindible corregir y ¡hacerlo ya!

Se imponen las respuestas aclaratorias, de oficio y por respeto a la opinión pública del MTC y las instancias correspondientes. El asunto tiene algunos visos de secretismo extraño que no puede ser permitido en ninguna parte y ¡menos! en las entidades públicas que viven con el dinero que erogan los contribuyentes vía impuestos. El pueblo ¡NO PAGA! impuestos para que algún dirigente gremial o estatal, se haga de la vista gorda ante escandalosos trámites que hacen presumir de la existencia de gatos encerrados y negocios non sanctos.

Seguiremos informando.

Documentos adjuntos


MTC, proceso 1.
(JPEG - 100.1 KB)

MTC, proceso 2.
(JPEG - 25.5 KB)

MTC, proceso 3.
(JPEG - 62.9 KB)

MTC, proceso 4.
(JPEG - 69.9 KB)