El primer ministro de Israel, Benyamin Netanyahu, impuso su presencia al Congreso de Estados Unidos, donde hablará, el 11 de febrero de 2015 y ante los legisladores de las dos cámaras, sobre el peligro que representa Irán para Occidente y sobre el peligro musulmán luego del ataque contra el semanario satírico francés.

Técnicamente, fue el republicano John Boehner, presidente de la Cámara de Representantes, quien invitó a Netanyahu, a espaldas de la Casa Blanca y en violación de todas las reglas institucionales, a pronunciar un discurso ante el Congreso estadounidense.

Anteriormente, el 11 de enero de 2015, Netanyahu participó en la manifestación de París contra la matanza perpetrada en las oficinas de Charlie Hebdo imponiendo su presencia a las autoridades francesas, a pesar de que la presidencia de la República trató de convencerlo de que no participara (Ver foto).

El 9 de enero, en una conferencia de prensa conjunta con el embajador de Francia en Israel, Netanyahu había declarado: «Juzgar a los asesinos de París es sólo el comienzo. Eso debe ir acompañado de un gran ataque a las fuerzas del islam en todo el mundo.» [1].

Ya en París, Netanyahu llamó a los judíos de Francia y de Europa a irse a vivir a su «casa», refiriéndose a Israel. También acompañó al presidente francés Francois Hollande durante una visita a la Gran Sinagoga de París en ocasión de la ceremonia fúnebre allí realizada. Cabe señalar que el presidente Hollande no honró con su presencia las ceremonias religiosas organizadas en honor de las víctimas que practicaban otros cultos.

La intervención del primer ministro israelí ante el Congreso de Estados Unidos podría desembocar en la adopción, por parte de los legisladores estadounidenses, de nuevas sanciones contra Irán para sabotear las negociaciones con Teherán iniciadas por la administración Obama.

[1] La traducción oficial de esta declaración modificó las palabras del primer ministro israelí convirtiéndolas en: «Eso debe ir acompañado de un gran ataque a las fuerzas del islam [radical] en todo el mundo.»