JPEG - 29 KB

El plan a ejecutar incluye la posibilidad de abastecer a otros países como Colombia y Nicaragua. Parmalat posee siete fábricas en Venezuela y emplea a 2.500 trabajadores directos.

Uno de los asistentes del administrador estatal de la empresa en su sede de Milán, Enrico Bondi, afirmó que la operación en Venezuela es "estratégica" porque refleja las dos líneas de negocios principales decididas por la nueva administración de la firma, que incluye leche, otros lácteos y jugos naturales. Asimismo, alabó la solidez financiera de la filial venezolana, que logró hacer dinero pese a una "crisis muy importante" en el primer trimestre del año para todo el grupo, gracias a su fuerte presencia en el mercado local. En 2003 la empresa reportó ventas por alrededor de 230 millones de dólares y mantiene una deuda de mediano plazo de 45 millones de dólares.

Frau, recientemente designado para el cargo, dijo que los tres países llevarán en la región la nueva estrategia global centrada en los negocios clave de productos lácteos y bebidas. "El plan define como estratégico a Venezuela, Colombia y Nicaragua. De todo el grupo que Parmalat tenía vamos a tener tres países en Centro y Suramérica. En Norteamérica tenemos a Canadá", afirmó.

Frau añadió que Parmalat utilizará a esos tres países como puntales para la venta de sus productos clave de lácteos y bebidas en la región, en detrimento de sus unidades en Argentina, México, Uruguay y Paraguay que "serán vendidas o liquidadas.

Venezuela lleva años siendo estratégica en todos los planos de nuestro negocio. Es por ello que no nos vamos", sostuvo el directivo. Agregó que la nueva dirección de la trasnacional en Italia aún no ha tomado una decisión sobre la filial en Brasil, sobre la que Parmalat retomó el control en marzo tras dos meses de intervención judicial, aunque sí dijo que «está en un proceso de atraso... todos los otros países van a ser vendidos o liquidados».

Según Frau, el negocio venezolano podría ser desarrollado en busca de promover exportaciones a otros países de la región, comentó, como por ejemplo en el negocio de quesos. Parmalat abastece 35% del mercado de leche en polvo, 65% de leche condensada, 30% de leche pasteurizada y 35% del yogurt junto a quesos y jugos en Venezuela.

Parmalat destapó en diciembre pasado uno de los mayores escándalos financieros que la obligó a buscar protección de sus acreedores, a los que les debe más de 14.000 millones de euros. Algunas filiales, como Brasil, fueron afectadas cuando la casa matriz gastó su efectivo, forzándolas a interrumpir pagos a proveedores y acreedores, pero en Venezuela logró capear el temporal gracias a su fuerte presencia en el mercado. "El control cambiario estabilizó a la compañía", dijo Frau.

Embajador italiano:potencialidades para invertir en Venezuela

Gerardo Carante, embajador de Italia en Venezuela afirmó que la empresa Parmalat es una de las más grandes factorías de capital italiano en nuestro país y emplea a cerca de cinco mil personas y que, por decisión de su directiva, se mantendrá en Venezuela y en otros dos países latinoamericanos.

«Además, hay inversiones importantes en el sector telefonía a través de Digitel; en el de cauchos con la empresa Pirelli y el automotriz con la FIAT, que regresó a esta nación confiando en sus potencialidades. Los planteamientos que han realizado los empresarios italianos ante Cadivi han encontrado solución oportuna y satisfactoria en la mayoría de los casos», afirmó el embajador.