JPEG - 15 KB

El embajador de Venezuela ante la Organización de Estados Americanos, Jorge Valero, señaló que la Carta Democrática Interamericana tiene importantes carencias en materia de justicia y derechos sociales y anunció que Venezuela presentará ante la OEA una propuesta de Carta de Derechos Sociales.

Valero hizo esta afirmación durante su intervención en el acto de inauguración de la III Cumbre de la Deuda Social y la Integración Latinoamericana que, convocada por el Parlamento latinoamericano, se celebra en Caracas del 2 al 4 de junio y que reúne a ministros del área social, parlamentarios, académicos, políticos, dirigentes campesinos y sindicales, de varios países de América Latina.

«La Carta Democrática Interamericana tiene una gran falencia y es que circunscribe la democracia a los derechos civiles y políticos. Es por ello que Venezuela dice entonces que se necesario ahora ir a la aprobación de una Carta Social de las Américas, porque la democracia incluye también los derechos económicos, sociales y culturales», señaló el embajador en la atiborrada sala Ríos Reyna del Teatro Teresa Carreño.

Resaltó que en los derechos sociales está contemplada la dimensión de justicia la cuales fundamental en un sistema democrático. A su juicio no es posible imaginarse sociedades democráticas en las que haya profundas injusticias, desigualdades y una pobreza extendida. En ese sentido resaltó la necesidad de que en esta cumbre se avance en la formulación definitiva de la Carta Social de las Américas.

JPEG - 5.2 KB

Al respecto, Valero explicó que el gabinete social venezolano -apartir del trabajodelParlatino- elaboró un proyecto que fue distribuido entre los países integrantes de la Organización de Estados Americanos y que se espera que ese sirva de insumo para el debate, una vez que se apruebe el inicio de las negociaciones.

El proyecto de la Carta Social de las Américas será llevado a la Asamblea de General de la OEA que se realizará la próxima semana en Quito. Se espera que en ese encuentro se apruebe el proyecto de declaración. Si el texto obtiene la acogida de la mayoría de los países el Consejo Permanente de la OEA -órgano político por excelencia del organismo- iniciaría los debates y crearía un grupo de trabajo especializado, para que se realice el proceso de negociación,el cual tendría una duración aproximada de un año. Posteriormente el instrumento tendría que ser aprobado por la Asamblea General.

El embajador Valero resaltó la importancia de que la Carta recoja las inquietudes y planteamientos de los ciudadanos de América Latina. «Este instrumento no puede ser el fruto de una discusión entre élites políticas, entre los círculos de poder, entre los gobiernos solamente y sus representantes ante la OEA, sino que tiene que recoger el sentimiento y el alma popular. En ese sentido estamos a invitando a todos los pueblos de las Américas a que contribuyan a que esta Carta Social de la OEA recoja las aspiraciones, los sueños y esperanzas de los pueblos, especialmente de los pobres de América».

La Carta Democrática Interamericana es un instrumento que fue aprobado en la Asamblea General de la OEA en el año 2001 y que contempla un conjunto de normas para garantizar la estabilidad democrática en los países del continente. La discusiones para la elaboración de una Carta de los Derechos Sociales de América Latina y el Caribe se vienen desarrollando desde el año 2000, cuando se celebró en Caracas la I Cumbre de la Deuda Social del Parlatino. La II Cumbre, realizada el año pasado en Barquisimeto, aprobó una Carta que fue considerada luego por los gobiernos de la región, entre ellos el venezolano.