JPEG - 14.4 KB

En Noruega queremos mantener nuestra producción estable pero queremos crecer internacionalmente. Y aquí es donde entra Venezuela en escena. Nosotros vemos a Venezuela como uno de los países más interesantes para establecer un negocio internacional, sentencia Ottar Rekdal, vicepresidente Ejecutivo de Statoil International. «Tenemos una muy buena asociación en el proyecto Sincrudos de Oriente (asociación estratégica integrada además por la francesa Total y Petróleos de Venezuela) y además nos sentimos muy orgullosos de ser los operadores del Bloque 4 en la Plataforma Deltana. Es decir, para nadie es un secreto que queremos expandir nuestros negocios en Venezuela», señala Rekdal. «Y creemos que tenemos ventajas competitivas para hacerlo, agrega. En particular quiero mencionar nuestras fortalezas en la tecnología costa afuera y también subacuática; y nuestra experiencia en la comercialización del gas natural, incluyendo gas natural licuado (LNG)».

El ejecutivo noruego manifiesta que Statoil tiene una posición muy fuerte en el negocio del gas. «Somos el segundo suministrador de gas natural en el mercado europeo. Estamos desarrollando nuestras primeras instalaciones de LNG en Noruega, basados en nuestra propia tecnología. La planta estará en operaciones en el 2006 y suministrará gas a Estados Unidos y España».

Explica además que actualmente la compañía esta negociando la expansión de sus de derechos en plantas de regasificación ubicadas en Estados Unidos. E indica que esa capacidad esta disponible para los prospectos de inversión que está haciendo Statoil en Venezuela. «Creemos que esto es de relevancia para el país», comenta.

«Nuestros valores corporativos están totalmente alineados con las aspiraciones de Venezuela», dice. Por eso hemos puesto mucho énfasis en el desarrollo sustentable y cero daño al ambiente y queremos hacer asociaciones con los países donde estamos y queremos ser ciudadanos con responsabilidad social en los países donde operamos.

Acerca de la esperada expansión de Sincor expresa que «en Total estamos muy satisfechos de lo que ha sido el desarrollo de Sincor I y nos sentimos muy orgullosos de tener una participación significativa en ese proyecto. Tenemos unos cuantos empleados que están trabajando activamente ese proyecto. Nos gustaría expandir ese negocio y estamos dispuestos a trabajar con nuestros socios Total y Pdvsa para si lograrlo. Y estamos confiados en que encontraremos una solución beneficiosa para todas las partes dentro de la nueva Ley de Hidrocarburos. Y si somos capaces de encontrar un acuerdo para expansión haremos las inversiones necesarias para poder concretarla».

En lo que respecta al Bloque 4 de la Plataforma Deltana Rekdal manifiesta que ese proyecto aún se encuentra en la fase inicial del proceso de exploración. «Y por eso es muy difícil poder predecir en este momento cual será la inversión total. Lo que tenemos comprometido hasta la fecha es perforar tres pozos, pero, por supuesto, si conseguimos hidrocarburos que sean comercialmente accesibles, se perforará un mayor número de pozos y se harán rimera fase se han destinado 100 millones de dólares. Las actividades comenzarán la segunda mitad de este año».

El vicepresidente Ejecutivo de Statoil International asegura que la empresa estatal noruega está interesada en participar en otros negocios tales como las posibles licitaciones de reservas de gas natural costa afuera en Falcón y el Golfo de Venezuela y de nuevos bloques en la Faja del Orinoco. Estamos evaluando esas posibilidades y después decidiremos si vamos a participar en ellas.

Statoil fue establecida en 1972. Hoy en día está parcialmente privatizada, pero el Estrado mantiene 82% de participación. Produce 1, 2 millones de barriles por día, de los cuales unos 100 mil barriles diarios son extraídas fuera de Noruega.

Statoil es principalmente una compañía de exploración y producción. Esas actividades representan 80% del valor de la compañía. Pero también posee negocios aguas abajo, como por ejemplo, estaciones de servicio y en petroquímica. Esta compañía se ha fijado la meta de llegar a los 300. mil barriles diarios de petróleo en terceros países, tales como Venezuela.