JPEG - 22.8 KB

Después del sabotaje petrolero, que por cierto es el origen de esta historia del barril a 40 dólares, comenzamos un proceso de redefinición del nuevo rostro de Petróleos de Venezuela, de su nueva estructura, de cuáles deberían de ser sus nuevos valores, y cómo teníamos que hacer para ajustarla a la nueva Ley de Hidrocarburos. "Porque ésta, en su artículo 5º establece claramente que los recursos provenientes de la actividad petrolera deben atender a la salud, la educación, al desarrollo de infraestructura, es decir, a todo lo que conlleve al bienestar social", explica el ministro de Energía y Minas, Rafael Ramírez, cuando se le interroga acerca del origen de los fondos sociales creados por la corporación estatal.

Nuestra industria -agrega- no puede seguir siendo una empresa que solamente haga aportes al fisco, lo cual es muy importante, pero ese modelo sigue sosteniendo una economía rentística petrolera. Para nosotros Pdvsa debe ser además -en el marco de la nueva Ley de Hidrocarburos y en el espíritu de nuestra Constitución- un vehículo, un instrumento efectivo para promover el desarrollo nacional, para tratar de subsanar todos los problemas estructurales que tenemos.

"Nosotros hicimos nuestro presupuesto para 2004 sobre la base de ahorros hechos en 2003, más de dos millardos de dólares. Pero además destinamos para presupuesto de inversión de Pdvsa cinco millardos de dólares, es decir, casi duplicamos lo que estaba en el último presupuesto que eran tres mil millones de dólares. Y de esos cinco millardos de dólares en inversión de Pdvsa, destinamos 70% a actividades de explotación y producción. Pero además, se decidió que un porcentaje de ese presupuesto en inversión debía ser utilizado para apalancar dos sectores fundamentales de nuestra economía: el desarrollo de infraestructura y el sector agrícola".

- Voceros de la oposición han manifestado que esos fondos son temporales y que simplemente son parte de la campaña relacionada con el referendo y que por los tanto no van a seguir en el tiempo.

- Los fondos son responsabilidad de la Corporación Venezolana de Petróleo. Esto es emblemático porque a esa filial de Pdvsa se la había convertido en un vehículo para la privatización de la industria. Ahora le ampliamos su razón social, ajustándola a la Ley. La CVP cuenta en su presupuesto con esos dos fideicomisos, un fideicomiso para infraestructura de 500 millones de dólares y otro para la agricultura, de 600 millones de dólares. Ambos están concebidos como una inversión. Es decir, se creó un fideicomiso administrado por el Banco Nacional de Desarrollo Social. El Bandes es parte fundamental de este nuevo esquema de apalancar el finan-ciamiento de sectores productivos. Y esta institución cumple con todos los requisitos que están establecidos en nuestro sistema bancario nacional, para garantizar que la inversión sea retornable. Porque va a quedar un fondo establecido, que no va a responder a una coyuntura petrolera, sino que nos vamos a liberar un poco esos ciclos de subidas y caídas de precios. Pdvsa está en una disyuntiva ética y moral. Nosotros tenemos que invertir en las áreas sociales, para primero ponernos a tono con lo que dice nuestra Constitución.

Pero además, porque nosotros tenemos una grave situación social, y Pdvsa debe ser un factor fundamental para se pueda revertir esa situación. Eso explica porque esos fondos de 600 millones de dólares están dirigidos básicamente a soportar las misiones educativas, y en primera instancia la Misión Ribas. Porque la Misión Ribas la han adscrito a nuestro Ministerio, se la han adscrito a Pdvsa como una de sus tareas fundamentales y la está ejecutando muy bien. Entonces esos recursos son para sostener la Misión Ribas, para apoyar Barrio Adentro, a los becarios de la Misión Sucre, y para apoyar la Misión Identidad y a la Misión Vuelvan Caras son cuatro actividades que se han venido desarrollando. Y en el caso de la rendición de cuentas, todo esto es perfectamente auditable.

- Hay gente que se pregunta si ese debe ser el papel de Pdvsa, que afirman que el hecho de que la empresa se ocupe de otros asuntos ajenos al petróleo ha terminado por debilitarla.

- Bueno, esa es la posición de ellos. Aquí hay una campaña sostenida contra Pdvsa, contra nuestra industria petrolera, cosa que a mi juicio va más allá de nuestra disputa política interna. Por primera vez se ha orquestado toda una campaña contra nuestra principal industria nacional. Eso es una cuestión que hay que evaluar después con el transcurso del tiempo. Ahora, en cuanto a nuestro rendimiento, nosotros tenemos un ahorro extraordinario. Hemos tenido unos rendimientos excepcionales. Y los que sostienen que con la salida de la gente que participó en el sabotaje petrolero nuestra industria ha disminuido, siguen subestimándonos. Yo siempre he sostenido que en este tipo de discusiones deben verse los rendimientos, los resultados, los ahorros, las ventas, nuestro posicionamiento en el mercado, nuestras expansiones. Ahora, en lo que respecta a la discusión de que debe hacer una empresa petrolera, bueno ese es el gran dilema que justamente llevó a la Gente del Petróleo a sabotear nuestra industria. Pdvsa es una empresa pública que tiene corresponsabilidad social.

El hecho de haber tenido precios del petróleo muy por encima de lo estipulado contribuyó a que surgiera la idea de romper con el ciclo perverso de desinversión que ha estado presente en la economía nacional, comenta Ramírez.

Nosotros -asegura- seguimos vendiendo nuestras divisas al Banco Central. Pero decidimos apartar, dentro de las propias actividades de Pdvsa, la creación de un fondo en dólares para acometer proyectos de infraestructura que están retrasados por más de 20 años. Es decir, no vamos a permitir que esos excedentes se dilapiden nuevamente. Queremos convertirlos en obras de infraestructura que puedan apalancar nuestro desarrollo nacional. ¿Qué obras están allí?. La Vueltosa, por ejemplo, con 35 millones de dólares para obras civiles. Este proyecto tiene 25 años paralizado. La planta Pedro Camejo, con 100 millones de dólares en el estado Carabobo. El central azucarero Ezequiel Zamora. La línea aérea Conviasa, con 16 millones de dólares para tratar de revertir los efectos de la privatización de nuestra línea bandera, Viasa.

JPEG - 10.4 KB
Ministtro Rafael Ramírez

- Pero ¿cómo se administran esos financiamientos?

- A través de un fideicomiso en el Bandes en dólares y en el exterior. Mediante el fideicomiso se hace un préstamo al organismo ejecutor. La CVP no ejecuta lo hace el ente que se beneficia del préstamo. Y ese organismo es el que establece a su vez unos términos y condiciones de pago con el Bandes. Es decir, ese dinero vuelve a retornar al país. En Brasil hay una figura similar. En ese país el se cuenta con 50 millardos de dólares para ese tipo de obras fundamentales para el desarrollo. Pero también nos inspiramos en el modelo aplicado en Noruega, donde se utilizan los recursos para inversiones de Estado, inversiones recuperables en proyectos de infraestructura que permitan, ante un escenario de bajos precios del barril petrolero, quedan cosas concretas.

- ¿Cuánto tiene ya ese fondo?

- Actualmente cuenta con 1,2 millardos de dólares.

- ¿Por qué surge el enfrentamiento entre usted y el diputado Roger Rondón?

- He intentado encontrar una explicación política. Eso sería lo satisfactorio, porque, bueno sencillamente, la gente puede romper con el Gobierno y saltar a la oposición, ese es el juego democrático, hay gente que lo hace, otros no lo hacen...

- ¿Y esa explicación vale para este caso?

- Lo lamentable es que en estas cosas se han interpuesto entonces asuntos personales. El diputado Rondón tiene una cantidad de ataques acusaciones sin fundamento. Yo quisiera de verdad que nosotros hiciéramos un ejercicio de responsabilidad, que subiéramos el nivel de discusión en estos temas tan fundamentales para nuestro país. No se puede resumir ahora a que en una asamblea, en una plenaria, uno o dos diputados con toda la impunidad, que no inmunidad, se pongan a despotricar de esta manera.

Planes orientales y sureños

Actualmente existe un acuerdo entre Pdvsa y Petrobras. Pero ahora vamos a suscribir un convenio entre los Ministerios de Energía de ambos países, mediante el cual queremos fortalecer la idea Petroamérica. Porque tenemos la intención de concretar una fuerte alianza con Argentina, Bolivia, y Brasil, sostiene el ministro de Energía y Minas. "Gracias a Petrobras haremos una sinergia muy importante. Cada vez que nosotros llevamos combustible a Argentina, podremos subir con productos de Petrobras. Existen planes para llevar a cabo un conjunto de inversiones en la Refinería de Pernambuco, en la una refinería en Uruguay, en una red de abastecimiento de combustible en Argentina. Si queremos ver si podemos realizar en conjunto proyectos petroquímicos, de gas y de exploración. Eso es lo que está en la agenda".

- Hace unos meses atrás hubo rumores en los que señalaba que Pdvsa iba a tratar de salirse del mercado estadounidense para tratar de entrar con más fuerza en China...

- Bueno pero es que el que no pretenda venderle a China, está fuera de la la realidad del mercado. China es un gigante que tiene un enorme crecimiento económico. Todos los países árabes como le venden a China, y yo no veo porqué no lo podemos hacer nosotros.

- Pero ellos están más cerca.

- Si, están más cerca, pero nosotros estamos viendo qué hacemos. Nosotros tenemos algunas ideas también para venderle a China, por ejemplo, alianzas con los rusos. Podríamos hacer una triangulación. Tenemos que abrir nuestra mente.

- ¿Qué quiere hacer en Argentina y Uruguay? La Teja había salido a licitación hace unos años. ¿Pdvsa sigue interesada en ella?

- En Pdvsa antes había una visión propia de cualquier transnacional. Nosotros no queremos llegar a un país a comprar a precio de gallinas flacas empresas quebradas. Ese no es nuestro esquema, nuestro esquema es de integración. Por eso hemos dicho, por delante van los acuerdos políticos, por delante van los acuerdos como suscritos con la República Argentina y Bolivia, como los que vamos a suscribir con Brasil o con los países caribeños.

Una vez que nosotros tengamos un acuerdo político de qué queremos hacer, luego atrás vienen las empresas comerciales, trabajando bajo el amparo y los términos en ese acuerdo. En el caso de Uruguay hemos dicho que no vamos a participar de una privatización en la refinería como estaba planteado anteriormente. Vamos a esperar que ellos decidan exactamente que quieren hacer, y con mucho gusto entraríamos ahí en el esquema de Petrosur, que estamos trabajando con Argentina, con Paraguay, y Brasil.