JPEG - 13.6 KB
Armando León

El alto directivo del BCV señaló que el ente emisor está trabajando para unir todos los convenios cambiarios, ordenando todo los mecanismos operativos, para hacer funcionar el control de cambio, "para unir un sólo convenio cambiario que recoja los demás, pero es un trabajo que lleva tiempo y que quizás puede estar disponible a finales de este año".

"Mi posición es muy crítica sobre la calificación que se le otorga a Venezuela, en vista de que he considerado que las calificadoras no tienen idea de lo que pasa en el país. En nuestro caso, la nación está evaluada por debajo de su verdadera capacidad financiera y económica, es decir, no se corresponde con las verdaderas posibilidades y capacidades", aseguró.

Dijo que la reducción que ha registrado este indicador en las últimas semanas resulta natural. "Además de los altos precios del petróleo, la deuda de la República, Pdvsa y de varias empresas privadas han mejorado de manera significativa, lo que muestra que ha habido fluidez y capacidad de pago holgada para cumplir con esos compromisos", manifestó.

El vocero del ente emisor afirmó que "las cifras demuestran que Venezuela no tendrá problemas para pagar su deuda ni este año ni el próximo. Lo lógico es que si es un buen pagador que tiene un récord de cancelaciones intachable en los últimos 12 años, mejore el rating de sus papeles, pero lo importantísimo es que si todo sigue igual, el riesgo país continuará bajando".

Sobre los resultados de la economía en el primer semestre, señaló que aún no hay cifras definitivas, ya que siempre hay un margen como de 45 días mientras se recauda toda la información. "Sin embargo, algunos indicadores de ventas comerciales, sector industrial y construcción indican que en el segundo semestre debió registrarse un buen crecimiento de la economía, lo que unido al auge del primero dará un índice muy aceptable", indicó.

León afirmó que hay que hacer un esfuerzo para mantener el ritmo en el tercer y cuarto trimestre. "El más crítico será el tercer lapso, debido a que está signado por una característica política que no había estado antes, además por tradición este período siempre es más débil", añadió.

León dijo que situaciones como la del referendo "posponen las inversiones, lo que genera un atraso, por eso la mayoría de los países tratan de resolver estos temas a finales o a principio de año, porque cuando se hace como ahora, casi en la mitad, incrementa la incertidumbre y retrasa la ejecución de algunos proyectos. A pesar de esto, como el año pasado fue tan malo, las personas y las empresas están tratando de recuperarse, pero no se puede decir que el clima político haya causado caída de la actividad económica".

"Mi apreciación personal es que con los resultados observados el Producto Interno Bruto (PIB) debería estar cerrando sobre 9%. El problema es generar las condiciones para que la economía se mantenga creciendo en el 2005, aunque en niveles menores. Creo que en la inflación hay un atraso, porque hay muestras de presiones inflacionarias y la lógica dice que para que las personas sientan el auge, este indicador debe disminuir", señaló el alto funcionario. León aseguró que "lo primero que se debió hacer fue bajar el Impuesto al Débito Bancario (IDB) para evitar que se sigan manifestando distorsiones en el sector financiero, esa tasa de 0,5% se puede llevar a 0,3% o 0,2%".

Indicó que la disminución del IVA "también me parece lógica, porque eso es un margen de maniobra importante que tendrá el sector público, en vista de que la alícuota se reduce en este momento de buenos ingresos fiscales y altos precios del petróleo".

Agregó que, si por alguna razón más adelante se requieren esas entradas, puede darse un ajuste hacia al alza, tal como lo hacen todos los países. "Cuando hay mejores ingresos públicos, reducen los impuestos para que los ciudadanos también se beneficien". Aseguró que eso permitirá mejorar el consumo y menos presiones de precios.

Al referirse al "estancamiento" de las reservas internacionales, dijo que éstas tocaron una velocidad de crecimiento cuando llegaron a los 23 millardos de dólares. "De aquí en adelante seguirán bajando debido a la recompra de deuda que hizo Pdvsa, porque eran recursos que la industria tenía depositados en el BCV, pero en bolívares".

Alertó que, paralelamente, la Comisión de Administración de Divisas (Cadivi) ha acelerado notablemente la liquidación de dólares, lo que unido a la temporada vacacional, permite proyectar que no habrá un crecimiento muy importante en estos ahorros. "Esa ilusión que en algún momento se creó de que estábamos llegando a unas reservas internacionales gigantescas, resultó no ser así, porque eran flujos que iban a salir y allí está demostrado", concluyó.

Publicado en revista Quantum No.26