JPEG - 7.3 KB
Ministro venezolano de Salud y Desarrollo Social, Roger Capella

En la inauguración de la tercera discusión regional del proyecto de la Carta Social de las Américas, además de Capella, participaron la ministra de Ciencia y Tecnología, Yadira Córdoba, el viceministro de Planificación y Desarrollo, José Félix Rivas, el diputado Filinto Durán (del Parlamento Latginoamericano), el presidente de Corpocentro, Edgardo Parra y autoridades de los diferentes ministerios.

Delegaciones de organizaciones sociales de diez estados de la región centrooccidental venezolana comenzaron este sábado en Valencia la construcción desde las bases de la Carta Social de las Américas, un instrumento jurídico continental a ser presentado ante la Organización de Estados Americanos (OEA).

Capella, señaló que la Carta Social de las Américas es un espacio tan novedoso como sólo puede serlo un trabajo revolucionario: propone que los Derechos humanos sociales, económicos y culturales se conviertan en un compromiso que oriente las políticas públicas de todos los gobiernos del continente y que, además, esos compromisos sean vinculantes, obligatorios.

Capella afirmó ante cinco centenares de representantes de organizaciones sociales de la región centro-occidental del país, que una sociedad que pretende salir de la pobreza, de la exclusión y del retraso científico no puede lograrlo con meras declaraciones o discursos bonitos.

“Hemos comprobado que el trabajo de construir una sociedad más justa y equitativa representa una verdadera batalla, no solo política sino social y hasta militar”, dijo.

Recordó que en todos los países se están dando reuniones como esta en torno a la Carta Social. “Ahora, imaginemos por un momento la preocupación del imperio y de sus serviles cuando están viendo cómo todos los pueblos de América, superando tropiezos, se hermanan cada día con más claridad, en una alianza cada días más fuerte, haciéndose sentir a lo largo y ancho del continente”, propuso el ministro

“Porque la está escribiendo la gente desde sus comunidades, se propone el reconocimiento de lo que había estado oculto. Eso oculto no es más que el pueblo como sujeto colectivo de la historia: por primera vez son las manos populares las que escriben sus derechos”, remarcó.

Capella, al invitar a los participantes a integrar las seis mesas de trabajo, instó a “avanzar hacia la construcción de la Carta, hacer peso sobre la OEA, hacer sentir en toda América la fuerza constructora de las comunidades organizadas implica reflexionar en conjunto para que el texto recoja las mejores expresiones de lo que significa democracia participativa y protagónica”.

Por su parte, la ministra de Ciencia y tecnología, Yadira Córdoba, señaló que no era posible que esta iniciativa naciera de un pueblo que no fuera el venezolano, porque esperó 500 años para comenzar a liberarse de los grandes imperios y una vez más, así, da el ejemplo en el continente de resistencia así como lo hicieron los indios caribes ante la llegada de los llamados colonizadores.

Recordó que a través de la Constitución Nacional de 1999, la democracia pasó a ser participativa y protagónica en Venezuela .

Señaló que esa Carta Magna se hace realidad al convertirse en alimentos para el pueblo a través de Mercal, en oportunidades de desarrollo que ofrece Bandes, en salud a través de Barrio Adentro, en cartillas en las misiones de alfabetización, en oportunidades de acceso a la educación superior, y a través del reconocimiento y la inclusión de los indígenas.

“No hay posibilidades de profundizar la democracia sin lograr la igualdad de derechos, y ésta es una Carta para hacer cumplir los derechos sociales en toda América”, concluyó la ministra.