JPEG - 18.5 KB

El Gobierno venezolano emitirá 1,5 millardos de dólares en bonos con vencimiento al año 2014 y el cierre de la operación será en el transcurso de los próximos días, cuando prácticamente se estarán colocando estos papeles en el exterior, dijo el ministro de Finanzas, Tobías Nóbrega. Agregó que la demanda estuvo casi por los cuatro millardos de dólares, más allá de las expectativas, por cuanto tuvieron un libro que triplicó el monto máximo autorizado.

"Unos 700 millones de dólares los utilizaremos en refinanciamiento de deuda Brady y el resto quedará en efectivo que utilizaremos para hacer operaciones de refinanciamiento más adelante", manifestó el ministro. Añadió que el cupón está por el orden del 8,5%. Los bonos Brady, específicamente Flirb y DCB que se quieren recomprar fueron emitidos en el año 1990, en el marco de un programa de refinanciamiento, diseñado, orientado y casi ejecutado por el Fondo Monetario Internacional (FMI), en el primer acuerdo con este organismo multilateral con Venezuela.

"Hubo dos tipos de bonos Brady que se emitieron, uno los llamado a corto plazo que se vencen en los años 2007 y 2008, que son papeles a tasas flotantes pero que son amortizables, digamos que tuvieron unos 7 años de gracia, cuando no se pagaba capital y a partir del año 1997 y hasta el 2007, 2008 tu vas pagando cuotas semestrales de capital, iguales y consecutivas", explicó.

Dentro de los cinco bonos Brady existentes, los DCB, los Flirb y los New Money, (estos últimos, de los cuales, hay poco en el mercado), son los denominados amortizables, es decir, es necesario pagar capital e intereses, por ello, es lógico canjearlos o recomprarlos. También se encuentran los bonos pares y de descuento con período de vencimiento en el año 2020, a una a tasa fija y sólo se paga interés por ellos, el capital se cancela al vencimiento, con el detalle que son bonos colateralizados. De tal manera, que cuando llegue el 2020 y haya que pagar el capital de esos papeles, ya tienen una garantía, es decir, ese colateral que se libera, y no es amortizable.

En el año 2003 se hizo una recompra de bonos Brady de un millardo de dólares, y anunció que en un lapso de unos días se hará la misma operación por un monto aproximado de 700 millones, lo cual sumaría unos 1,7 millardos y quedaría un remanente de 1,5 millardo de dólares, todavía de bonos DCB y Flirb.

"En el pasado no se había actuado sobre el refinanciamiento de esos bonos Brady (DCB y Flirb), que son los que pesan en el servicio de deuda, porque hay gente que hace un análisis o yo no sé si confundidos por los términos y la diferencia entre un bono amortizable con uno que no. Entonces las personas dicen que están cambiando unos papeles que tenían una tasa de interés baja, por un interés flexible, por otros bonos que tienen un 8,5%, pero lo que se tiene que ver es el servicio completo de esos bonos Brady tanto la parte de capital como de interés", indicó.

Esta transacción se traduce en un ahorro de caja de aproximadamente de 490 millones de dólares, porque ahora se emite un bono con vencimiento al año 2010, que también es con pago de capital al vencimiento, lo cual quiere decir que lo pagadero en la próxima decena son intereses más el capital, que es más pesado y se cancela cuando se vence el instrumento, es decir, se está cambiando por bonos Brady que son amortizables.

"Prácticamente entre los años 2007 y 2008, ese es el peso más importante del servicio de la deuda en bonos, que serían los Brady a corto plazo y por eso es que es necesario actuar sobre ellos. Nosotros hicimos una crítica muy fuerte cuando el ex ministro de Hacienda, Raúl Matos Azócar hizo una operación de canje que fueron los bonos globales con vencimiento en el 2027, para canjearlos no por estos bonos de corto plazo, sino por los pares y descuento que vencen en el año 2020", puntualizó.

La colocación se hace con un riesgo país de 500 puntos básicos, a uno de los niveles más bajos de la historia de Venezuela.

Publicado en Quantum N.34