JPEG - 15.7 KB

Desde la planta procesadora de café de la Cooperativa Agropecuaria Bramón (Coopebram), en Táchira, el presidente Hugo Chávez anunció el lanzamiento del Plan Café, coincidiendo con el inicio del período de cosecha. Este plan consistirá en la rehabilitación de las zonas ya sembradas, proceso que se llevará a cabo en un período de dos años, y en la siembra de 50 mil nuevas hectáreas, la cual se realizará en un plazo de tres años.

Cabe destacar que, actualmente, hay en Venezuela 150 mil hectáreas sembradas y que con esta iniciativa se incrementará el área de producción cafetalera hasta alcanzar las 200 mil hectáreas, de esta forma se podrá dar cobertura a la demanda nacional, la cual se sostiene con el café cultivado en los estados Táchira, Portuguesa, Táchira, Mérida y Trujillo, que juntos proveen el 72% de la producción nacional.

La idea es alcanzar el autoabastecimiento a corto plazo para reducir los niveles de importación de este rubro y, posteriormente, satisfacer la demanda internacional mediante la exportación de nuestro café, el cual posee una calidad que lo ubica entre los mejores del mundo.

La meta es no sólo sembrar 50 mil nuevas hectáreas, las primeras 20 mil durante el período 2004-2005, otras 20 mil en el 2005-2006 y las 10 mil restantes para el 2006-2007, sino también elevar la productividad para conseguir que de cada hectárea sembrada se obtengan de 25 a 30 quintales de grano, en lugar de los 8 ó 10 que se cultivan en promedio.

Los recursos para la ejecución del Plan Café serán transferidos de los presupuestos anuales del Ministerio de Energía y Minas (MEM) y Petróleos de Venezuela, S.A. (Pdvsa), así como del Fondo Agrícola de Pdvsa, a través de la Corporación Venezolana de Petróleo (CVP).

El presidente también hizo referencia a los tractores que llegaron de Irán, y que están a la orden del gobierno para apoyar a los productores. "Los usaremos como estímulo para los lugares donde se destaquen con el trabajo colectivo. Y así el tractor no será de nadie, sino de todos".

A los productores les exigió organización, poner en segundo lugar la ganancia económica y en primer lugar el desarrollo endógeno: "los que no trabajen dentro del modelo de desarrollo endógeno no recibirán apoyo, porque esto es para el desarrollo endógeno cooperativista, la economía social", dijo.

Chávez abordó en Bramón el cambio en las estrategias de desarrollo económico, dirigidas a potenciar las fuerzas internas del país -la tierra, los productores, la capacidad para generar tecnología y la fuerza cultural con la cual se manifiesta la identidad territorial- lo que se llama desarrollo endógeno.

Previamente realizó una suerte de recorrido en la central cafetalera que se mantuvo cerrada durante tres años, debido a la ausencia de políticas de desarrollo hacia la producción nacional, y que ahora fue cedida en comadato a la cooperativa, para convertirse en "el primer núcleo endógeno cafetalero del Estado Táchira". Bramón es la tercera región productora de café del país, "símbolo histórico de la producción del mejor café del mundo", tipo Oro o Verde.

Ideas

Durante el Aló Presidente, Chávez reflexionó y dio a conocer algunas ideas sobre el desarrollo endógeno, tras recomendar "como lectura obligatoria en cuarteles, escuelas, comunidades, cooperativas, ministerios, gobernaciones, entre otros, el texto de Oswaldo Sunkel, El Desarrollo desde Dentro, Un enfoque Neoestructuralista para la América Latina".

Allí Sunkel señala que "un verdadero desarrollo nacional y regional tendrá que basarse primordialmente en la transformación de los recurso naturales... en el aprovechamiento mesurado y eficiente de la infraestructura y capital acumulado, en la incorporación del esfuerzo de toda su población -en especial aquella relativamente marginada- y en la adopción de estilos de vida y consumo, técnicas y formas de organización más apropiada a ese medio natural y humano."

Chávez dijo que una de las propuestas para la transformación es el neoestructuralismo. Precisó que en Venezuela se inicia la ruptura del paradigma del modelo exógeno y se dirige hacia el camino de fortalecer el desarrollo endógeno que, además, plantea la tesis del desarrollo humano, que de forma alguna incluye la búsqueda de las raíces, de los valores nacionales y de la identidad nacional.

Publicado en Quantum N.35