JPEG - 26.8 KB
El pueblo presente en el sepelio del fiscal Anderson (izquierda). Danilo Anderson en una sus últimas apariciones públicas (derecha).
Foto Venpress

El asesinato del fiscal Danilo Anderson puede ser el inicio de una nueva etapa en la desestabilización de Venezuela que por diversos medios ha estado promoviendo el gobierno de Estados Unidos, sea directamente o por medio de organizaciones ultraderechistas que operan en Venezuela, apoyando a grupos proempresariales de ese país, o protegiendo a terroristas que desde Miami o dentro de Venezuela predican la violencia, e incluso el asesinato de funcionarios del gobierno de Chávez.

Tal es el caso del actor antichavista Orlando Urdaneta, quien el pasado 25 de octubre propuso en el Canal 22 de la televisión de Miami que para terminar con el “problema” que, según él, significa el presidente Chávez, sólo hace falta un fusil con mira telescópica y un valiente que lo dispare.

Asimismo, el cubano-venezolano Robert Alonso, hermano de la cantante Conchita Alonso, además de promover una invasión de paramilitares a Venezuela desde Colombia, ha estado difundiendo la idea de una anárquica sublevación generalizada contra el gobierno de Chávez.

Esto es lo que Robert Alonso, quien ha estado exiliado en Miami y se dice perseguido del régimen de Chávez y opositor del “castro-comunismo internacional”, propuso en una página de Internet (www.venezuelanet.org/La%20Guarimba.htm): “Se trata de combatir a un determinado y forajido régimen frente a nuestro propio “territorio”, vale decir: nuestras casas o edificios...Lo único que este plan requiere es que todos salgamos a las calles frente a nuestras viviendas y permanezcamos en ellas -pasiva o activamente- hasta que el “Máximo” vuelva a renunciar... Quién sabe si desde los edificios comienza una refriega ...con piedras, botellas, “coctelitos Molotov”, etc. ...Habrá muchos que colocarán barricadas hechas con sus propios vehículos...Quién sabe si mientras la ciudad está totalmente trancada -fuego por donde quiera, barricadas, etc- a algunos grupos más extremistas se les ocurra hacer maldades aquí y allá. Si esto último ocurriese, no habría movilidad de acción para la represión porque todo estaría trancado...”.

En el ciberespacio, el proyecto de desestabilización de Venezuela se ha manifestado en la creación de un clima de violencia y de odio sin límites, que incluye reiteradas y abiertas justificaciones del terrorismo.

Los autodenominados Militares Democráticos, uno de los grupos operadores de la desestabilización imperialista de Venezuela, está difundiendo en su página Web (www.militaresdemocraticos.com) mensajes con llamamientos al asesinato de altos funcionarios venezolanos, odiados por las fuerzas reaccionarias, al igual que Danilo Anderson, porque han sabido cumplir con su deber y defender su patria.

En dicha página encontramos increíbles muestras de los niveles de odio y violencia contra el gobierno de Chávez, que ponen de manifiesto la poca calidad humana de quienes, escudados en el anonimato o en un seudónimo, se regocijan con la sangre derramada y piden más crímenes.

Estos son algunos de los mensajes que se han incluido en ese espacio luego del asesinato de Anderson: “...Se necesitaba un sacudón como el que ha sucedido....Que no me alegro pero tampoco me produce mucho duelo...Este engendro sembró el odio y acabó la paz en nuestro país...Esto apenas comienza...”.

Leemos en otro de esos escritos: “...Yo también espero que, de ser cierto la tan feliz desaparición de ese infeliz delincuente, siga la profilaxia política en el desgobierno. Es más a los que manejan este foro les hago una sugerencia, hagan una lista con los chavistas a eliminar. Y que sigan con los más votados.......va?????. Yo por mi parte propongo al monstruo de Carrastrero, primer culpable de lo que aquí en adelante se desate en Venezuela....”.

Francisco Carrasquero López, Presidente del Consejo Nacional Electoral, es profundamente odiado por quienes pensaron derrocar a Chávez mediante un referéndum financiado por el gobierno de Bush. www.reconocelos.com es otra página donde encontramos abundantes incitaciones a la violencia contra el gobierno de Chávez, y donde leemos el siguiente mensaje contra Carrasquero, de alguien que firma simplemente como sandal y que expresa incluso amenazas de muerte: “Asquerosa basura!!! cada vez que te veo dando declaraciones me provoca vomitar. Eres un miserable cara de sapo!!, como se te ocurre decir que tu eres imparcial, es que piensas que somos tarados como tu?, si tu eres uno de los lame botas del innombrable. Eres un asco como abogado, si yo fuera tu hijo ya me habria suicidado por haber nacido de un excremento como tu. Mereces la Muerte!!!”.

Una y otra vez, los firmantes de esos despreciables escritos se escudan cobardemente en el anonimato y las páginas que les dan cabida advierten a veces que no se hacen “responsables” de ese tipo de material que están difundiendo.

En la página de los Militares Democráticos leemos este otro mensaje referente al asesinato de Danilo Anderson: “Ojalá hayan sido un grupo de esos militares de Altamira, expertos y profesionales en eso de explosivos. Es a lo último que le tendría simpatía y algo de confianza. Si fueron Uds los artífices de tal acto brillante, mis respetos. Y que no me tilden de inhumano...Bravo.....Mil Veces Bravo.......Bravísimo!!!”.

Un mensaje se refiere al “Feliz día de atentado”, exhorta a que “... la fiesta siga” y a que sean asesinados, entre otros, Juan Barreto, alcalde electo de Caracas y el vicepresidente José Vicente Rangel, de quien dice “...resérvenlo para que sea el mismo pueblo el que se encargue de él y lo arrastren por las calles como el perro que es!”.

Una carta firmada por “Jaimito” es lacónica y ominosa: “Terrorismo es cuando las victimas son seres inocentes, ningún funcionario público chavista es inocente”.

El asesinato de Danilo Anderson nos advierte que esa retórica no es inocua y que otros funcionarios venezolanos, que con su labor están defendiendo de la agresión imperialista no sólo a su país sino al continente latinoamericano, arriesgan en este momento sus vidas, pues la desestabilización de Venezuela podría proseguir con el terrorismo dirigido contra esos blancos del odio reaccionario.