JPEG - 15.2 KB

El director encargado de la empresa Parmalat en Venezuela, Gianluca Pesci, sostuvo que el plan comandado desde Italia por el comisario extraordinario del grupo, Enrico Bondi, incluye el cambio en el logo y la presentación de sus productos. Anunció, asimismo, que "seguiremos produciendo y distribuyendo nuestros productos en el país e incrementando las receptorías de leche cruda a nivel nacional".

Tras la quiebra fraudulenta de la trasnacional italiana, que ha significado el encarcelamiento y apertura de procesos judiciales contra un número importante de directivos y el reconocimiento de una deuda financiera bruta del grupo que ascendía a 17.700 millones de dólares para diciembre de 2003, el gobierno italiano designó como Comisario Extraordinario del Grupo Parmalat a Enrico Bondi, para llevar adelante un plan de reestructuración industrial y de la deuda, junto con el comité de supervisión del Ministerio de las Actividades Productivas en Italia. Se busca convertir a Parmalat, a corto plazo, en un grupo que cotice en la Bolsa de Valores con estrategia multinacional, con un tamaño más reducido, competitivo y eficaz y con una dirección más centralizada.

En una reunión en la Vicepresidencia de la República, en ocasión de la visita del embajador de Italia en Venezuela, Gerardo Carante, junto con Giuseppe Asti, director mundial del Plan industrial, Parmalat comunicó al gobierno venezolano sobre esta etapa de ejecución del proyecto industrial del nuevo Grupo Parmalat a escala mundial y nacional. En esa oportunidad se señaló que Parmalat mantendría su presencia en Venezuela con la elaboración de su gama de productos clave que seguirán produciéndose en sus plantas industriales.

La empresa enfatizará en la recepción de leche cruda. Según dijo Pesci a la prensa zuliana, en combinación con la Asociación de Productores de Leche en Polvo (Aprolep), la aplicación del plan de desarrollo industrial de Parmalat en Venezuela, busca captar más leche cruda nacional y atender los requerimientos del sector ganadero, redimensionando sus plantas y extendiendo las receptorías de leche con la finalidad de ayudar a consolidar el circuito lácteo venezolano.

"Aspiramos a incrementar los 700 mil litros de leche fresca nacional, así como el impulso de la creación de un espacio permanente de reflexión para el sector lechero nacional con los ministerios de Alimentación, Agricultura y Tierras y Producción y Comercio, donde coincidan especialistas del sector lácteo, sindicatos, Fedenaga, Confagan y demás gremios, para discutir la problemática de la agroindustria lechera nacional. Esto es urgente para resolver el déficit de un producto básico para la población nacional", dijo el empresario.

La transnacional abrirá nuevas receptorías de leche cruda proveniente de Táchira, Zulia, Mérida y Yaracuy, entre otros estados. "Trabajamos exitosamente desde 1995 en el país, en un marco de autosuficiencia financiera, cuyo compromiso es Venezuela y desde ahora en adelante con proyección regional, hacia los países vecinos, donde se estima dirigir nuestras exportaciones, ocupando los primeros lugares de preferencia de los consumidores, seguiremos siendo sinónimo de calidad, innovación, salud y bienestar", añadió.

Pesci señaló que entre las innovaciones habrá "un nuevo logo de la multinacional que lanzaremos próximamente, acompañado con el rediseño de los envases".

Según el directivo, debido a la magnitud del problema ocasionado por un grupo de directivos que hoy son objeto de seguimiento por parte de la justicia italiana, de 30 filiales a nivel mundial que tenía el grupo, Parmalat hoy se concentra en 10 países, de los cuales Venezuela es y seguirá siendo un negocio fundamental en productos pasteurizados (leche, jugos, yogures), leche en polvo, leche condensada, fórmulas infantiles y jugos de larga duración. "Podemos apreciar, entre otras cosas, el potencial del país y la política de desarrollo y estabilidad asegurada por el Gobierno, en particular, en el crecimiento del consumo en el sector de alimentos, por medio de políticas dirigidas a los más necesitados", dijo.

Con este Plan de Desarrollo Industrial la empresa se ha desprendido de su producción mundial de galletas, pizzas, sopas y otros negocios relacionados con el fútbol y el turismo. Y aunque el daño ocasionado a la empresa por la anterior directiva ha sido muy grande, Parmalat pretende continuar trabajando en Venezuela con La Campiña, Parmalat, Santal, Frica, Prolaca, Indosa, Yoka, Frigurt, El Chichero, RikoMalt, Gaby y Quenaca.

Publicado en Quantum N.45