JPEG - 13.1 KB

Apreciado Presidente Hugo Chávez Frías,

Le escribimos como personas solidarias de su política anti-imperialista, y de las importantes transformaciones sociales que está desarrollando su gobierno para el bien de las mayorías venezolanas. A la luz de estas consideraciones, hemos quedado sorprendidos al saber que las fuerzas de seguridad de la Disip, han estado activamente involucradas con sus homólogas colombianas en la detención de Rodrigo Granda (más conocido como Ricardo González), miembro del equipo de relaciones internacionales de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, FARC.

Según se ha logrado establecer por fuentes fiables, Granda fue detenido en Caracas el 13 de diciembre pasado, y llevado al cuartel de la Disip. Horas después fue trasladado a Colombia en el baúl de un vehículo, donde “oficialmente” se le “capturó”. Ningún proceso jurídico ni administrativo fueron tenidos en cuenta, en clara violación a la leyes venezolanas e internacionales vigentes.

Se debe recordar, presidente Chávez, que Granda ha sido recibido por altos representantes de Estado, e importantes organizaciones políticas y sociales a traves del mundo, como parte de su actividad diplomática en busca de una salida política negociada al conflicto colombiano. Ese arresto, y posterior secuestro, se asemeja más a la forma de actuar de las autoridades colombianas, y a lo que desarrollaron las dictaduras del Cono Sur durante el tenebroso “Plan Condor”, que a la política de la República Bolivariana de Venezuela.

No es la primera vez que esto sucede, presidente Chávez. Son varias las informaciones que demuestran el asesinato y secuestro de dirigentes campesinos y sindicales colombianos, en operaciones coordinadas entre autoridades venezolanas y colombianas y/o fuerzas paramilitares. Consideramos que estos procederes, en particular de la Disip, son un grave atentado a la seguridad nacional de su nación. Disip ha violado la soberanía de Venezuela al permitirle a los servicios de seguridad colombianos, y sus grupos paramilitares, que actuen con impunidad en Venezuela.

Más significante incluso: pone en duda la lealtad de altos responsables de la Disip, y de otras instituciones del Estado, al proceso político que Usted adelanta. Presidente Chávez, Usted ha ofrecido ser neutral ante el conflicto interno colombiano, y ayudar a buscar caminos de paz por intermedio de la negociación política, léjos de lo que se proponen Estados Unidos y el Plan Colombia.

Le pedimos respetuosamente, Presidente Chávez, que establezca una investigación especial independiente para esclarecer responsabilidades por el secuestro de Granda, y, ojalá, por el de otros dirigentes sociales colombianos en territorio venezolano.

Le solicitamos, respetuosamente, que continúe tomando todas las medidas necesarias para limpiar a las fuerzas de seguridad venezolanas de aquellas personas que ayudan a violar la soberanía de su nación. De esos que buscan aislar a la Revolución Bolivariana del apoyo de los movimientos populares y sociales en Colombia y en el resto del mundo.

Con solidaridad Bolivariana,

James Petras,
Sociólogo, Estados Unidos.
Hernando Calvo Ospina,
escritor, Colombia/Francia.
Noam Chomsky,
lingüista, Estados Unidos.
Margarita López Maya,
socióloga, Venezuela.
Martín Almada,
Premio Nobel Alternativo 2002, Paraguay.
Aram Aharonian,
periodista, Uruguay/Venezuela.
William Blum,
ex funcionario Departamento de Estado, Estados Unidos.
Pablo Kilberg,
periodista, Argentina.
Ramón Chao,
periodista, España/Francia.
Pascual Serrano,
periodista, España.
François Houtart,
teólogo, Bélgica.
Marcelo Larrea,
periodista, Ecuador.
Carlos Fazio,
periodista,
Uruguay/México.
Santiago Alba,
escritor, España.

4 de enero del 2005.