JPEG - 14.6 KB
Elías Jaua

La Misión Vuelvan Caras ha sido uno de los logros más importantes de la Revolución Bolivariana, afirma el Ministro para la Economía Popular, Elías Jaua. La primera avanzada de la Misión Vuelvan Caras, 300 mil lanceros, se gradúa en el próximo mes de mayo. Para el año 2006 se espera la incorporación de un millón de lanceros.

El desafío es construir un nuevo modelo de desarrollo participativo, inclusivo, solidario y sustentable; a ese modelo le llamamos Desarrollo Endógeno. El Ministerio para la Economía Popular, de la mano con el pueblo soberano y revolucionario, avanza hacia la transformación de las relaciones de poder buscando la autodeterminación cultural, política y económica de los venezolanos. El protagonista del desarrollo dejó de ser el capital: ahora el pueblo es el principal actor del camino hacia el progreso.

A un año de la creación de la Misión Vuelvan Caras, el Ministro Elias Jaua hace un balance del proceso de transformación de las relaciones económicas que se inició el 18 de enero de 2004. Con un total de 149 Núcleos de Desarrollo Endógeno activos, los frutos ya se pueden ver.

- ¿Cómo evalúa usted el desarrollo de la Misión Vuelvan Caras desde sus inicios y cuáles son sus principales logros?

- Es prematuro realizar una evaluación; los resultados se verán en el desarrollo de las unidades productivas que surjan a partir de la Misión Vuelvan Caras. Sin embargo, podemos afirmar que uno de los logros importantes de la Revolución Bolivariana ha sido la incorporación de 300.000 personas (que estaban desempleadas, sin ninguna capacitación u oficio en la mayoría de los casos) a un proceso de capacitación y a un proceso de organización en forma de asociaciones cooperativas con la finalidad de convertirlos en unidades productivas financiadas y apoyadas técnicamente por el Estado.

Si bien la alfabetización y Misión Barrio Adentro son elementos fundamentales, creo que lo que va a permitir dar un salto adelante es la posibilidad de desarrollar un nuevo modelo productivo con gente capacitada técnicamente y formada en valores de producción totalmente distintos a los del capitalismo.

La meta sigue siendo incorporar un millón de lanceros. Al graduar la primera avanzada de Vuelvan Caras, en mayo de este año, ingresaremos 300.000 nuevos estudiantes en julio, y el objetivo es que para el primer semestre del 2006 hallamos cumplido la meta de un millón.

- ¿Cambió el funcionamiento de la Misión Vuelvan Caras desde que el Minep asumió la responsabilidad de conducirla?

- La diferencia fundamentalmente la marca el hecho de tener centralizado en un solo Ministerio, tanto a las organizaciones que capacitan y organizan como a las que financian. Esto nos permite planificar de manera acertada y sin mayores riesgos de descoordinación, la posibilidad de consolidar tanto la culminación de la capacitación como los programas crediticios que van a ser necesarios. No es que antes no fuese posible pero era más difícil coordinar distintas instituciones que estaban en diversos ministerios que responden a una jerarquía que tienen otras prioridades y otras políticas. De manera que la creación del Ministerio para la Economía Popular ha significado la posibilidad de sistematizar y planificar al detalle el programa Vuelvan Caras y particularmente la inserción de quienes están participando en el programa.

- Una de las características del endogenismo es la retención de los beneficios económicos del desarrollo dentro de la comunidad que los produce, ¿De qué manera el Minep puede ayudar a las comunidades para garantizar que esto se cumpla?

- Nuestra meta es lograr que todo el circuito de producción y comercialización quede en manos de una o varias cooperativas para que en ningún momento los sectores oligopólicos o los grandes y medianos empresarios, que tienen una racionalidad distinta, puedan cortar el dinamismo de este proceso productivo. Primordialmente, contamos con el Estado que es, sin duda alguna, el principal mercado en este país en materia de necesidades de alimentos, de productos, de uniformes. Es la garantía, en una primera etapa, de la viabilidad de todas estas unidades productivas. Por supuesto que es un esfuerzo permanente, por eso hemos dicho que el acompañamiento técnico por parte de las instituciones del estado no debe dejarse por lo menos durante dos años para garantizar que efectivamente esta producción pueda ser colocada y tenga un retorno, no sólo para la cooperativa que la está haciendo, sino para su entorno.

- Una de los grandes obstáculos que puede entorpecer el trabajo productivo de una comunidad es la competencia con las grandes compañías que manejan presupuestos millonarios para producción, distribución, promoción... ¿Es posible reeducar a las personas para que aprendan a valorar los productos locales para sustituir los patrones de consumo exógenos?

- Yo creo que sí. En primer lugar, nosotros con este programa estamos atacando la estructura de costos que pudiera afectar a los pequeños productores. Les estamos dando capacitación gratuita, asistencia técnica gratuita, créditos por dos años sin pagar ni intereses ni capital -en la mayoría de los casos-, les estamos transfiriendo un activo en comodato totalmente gratuito o en donación. De manera que la estructura de costos está reducida en un elemento importante. Lo segundo es que nosotros, como Ministerio, debemos organizar distintas formas para que ellos puedan exponer y lograr avanzar en los mercados nacionales e incluso, porque no, internacionales.

La experiencia que tuvimos en diciembre del 2004, con la Primera Feria de la Economía Popular, donde vinieron casi 200 cooperativas, nos demostró que nuestro pueblo sí valora lo que está haciendo el propio pueblo, y mucha gente, incluso la clase media, fue a comprar, y prácticamente vendieron todo lo que trajeron. Además hicieron contactos extraordinarios, a nivel nacional e internacional, con personas que se mostraron interesados en las artesanías, los vinos y otros productos que allí se exhibieron. Y apenas fue una pequeña muestra.

- Existe una creciente preocupación por el cumplimiento de disposiciones ambientales dentro de los Núcleos de Desarrollo Endógeno, poco se habla sobre indicadores evaluadores de sustentabilidad, por ejemplo: tratamiento de aguas servidas, edificaciones que incorporen ingeniería ecológica, manejo integral de los residuos sólidos, implementación de fuentes de energía renovable, prácticas agroecológicas, entre otros. ¿Cómo cumplirá el Minep con este reto?

- En primer lugar, estamos articulando varios temas transversales en la formación de los lanceros y el tema ecológico es un elemento fundamental. Hemos tratado de corregir algunos errores que se cometieron al inicio de la Misión y trabajar con mucho cuidado el tema ecológico y ambiental. Nosotros creemos que es posible el desarrollo armónico con un uso racional de los recursos naturales, tomando en cuenta todos esos elementos; que el Desarrollo Endógeno tiene que ser sustentable ecológicamente, económicamente y humanamente.

Donde podamos avanzar en el uso de formas alternativas de energía lo haremos. Por supuesto, no concebimos el tema del Desarrollo Endógeno basado en el uso de fertilizantes químicos; ha sido un empeño nuestro lograr que la gente se capacite en el manejo de técnicas agroecológicas. Esto es un tema que es esencial, no es un tema accesorio que lo hacemos por discurso. Una de las bases del Desarrollo Endógeno es el uso racional y sustentable de los recursos naturales de los cuales va a disponer para desplegar una actividad productiva.

- El concepto de Desarrollo Endógeno debe ser entendido más allá de las fronteras de los Núcleos de Desarrollo Endógeno, como un conjunto de premisas básicas que están presentes en la búsqueda de la vida digna, es decir, no necesariamente se debe habitar un núcleo para desplegar las actividades del Desarrollo Endógeno Sustentable. ¿Cómo conciliar las preocupaciones de los sectores de la población que no forman parte de un núcleo?

- El Núcleo de Desarrollo Endógeno es como una gota de agua que tiene que generar un impacto en el resto del entorno social y cultural que lo rodea; por supuesto que en una primera etapa los núcleos influenciaran sus elementos más cercanos. La realidad es que cada uno de ellos produzca por su actividad económica, por el desarrollo social que va a lograr, un impacto en el resto de la sociedad. Es imposible pensar que el estado puede desarrollar cada uno de los pueblos, ciudades y regiones de este país. El Estado lo que esta es colocando como gotas de agua en distintas partes donde hay mayor posibilidad y potencialidad para que esto se convierta en una onda expansiva que logre generar la activación de procesos de sistemas económicos sociales y culturales para la ocupación del territorio.

- ¿Cuál es el destino que se le dará a la Misión Vuelvan Caras?

- La Misión Vuelvan Caras va a transversalizar las siguientes etapas de esta revolución. No es un programa de capacitación ni un programa de empleo, es una política de transformación cultural de la manera cómo va a producir la sociedad. Más allá de una misión, se está convirtiendo y va a ser la política central del Gobierno Revolucionario en las próximas décadas. Una vez que logremos capacitar a toda la población que requiera ser capacitada y organizarlos en forma productiva, vendrá todo un proceso de apoyo, de acompañamiento, de activación de otras regiones, en la medida que vayamos consolidando otras. Esto es un proceso que nos va a gastar las dos primeras décadas de este siglo, hasta que definitivamente coja cuerpo en la sociedad y ya no sea una política sino parte de la razón de ser la sociedad.