JPEG - 14.9 KB

Varias de las organizaciones que han expresado su apoyo y financiación a la denominada Asamblea para Promover la Sociedad Civil (APSC) a celebrar en La Habana el próximo 20 de mayo declararon en el Canal 41 de televisión de Miami “A mano limpia” sus planes para Cuba.

Una de esas organizaciones es Alfa 66, con una larga trayectoria de acciones terroristas contra Cuba dentro y fuera de la isla. Su vicesecretario general, Oziel González, afirmó que “no hay otra salida que la insurrección popular”. Al ser preguntado por el presentador sobre una posible similitud con la transición española, respondió que “en España hubo una guerra civil con un millón de muertos y después llegó la transición. En Cuba va a suceder a la inversa, no va a haber otra cosa que no sea una guerra civil”. Preguntado sobre la participación del exilio en esa guerra civil o su resultado por contradicciones dentro del poder, respondió que "la bandera de esa lucha la va a llevar el exilio". “Habrá ríos de sangre, pero, bueno, como dice un amigo mío, el que no se pueda sentar de espaldas a la calle en su pueblo, es problema de él”, añadió.

En referencia al encuentro anticastrista de mayo, Alpha 66 en un comunicado público afirma que “se honra en dar a conocer por este medio su más amplia y fraterna solidaridad, a lo que considera una feliz iniciativa”. Asimismo expresan su “reconocimiento a Martha Beatriz Roque Cabello, René de Jesús Gómez y Felix Antonio Bonne Carcassés” y afirman esperar que “la realización de la Asamblea para Promover la Sociedad Civil en Cuba dé sus buenos frutos”.

No es esta la única organización armada y violenta que apoya la reunión del 20 de mayo. También se encuentran los colectivos Presidio Político Cubano y Movimiento Revolucionario 30 de Noviembre Frank País. Estas organizaciones insertaron un anuncio pagado el pasado 5 de marzo en el Diario de las Américas en el que afirmaban que “la única opción verdadera para alcanzar la libertad no es otra que la insurrección armada y la rebelión popular”. Ratifican en ese comunicado su “convicción de la imperiosa necesidad de continuar con voluntad de hierro la lucha insurreccional” y afirman que “consideramos moralmente válido el uso de cuanto método sea posible”. Según afirman en el Diario de las Américas “para nosotros transición pacífica es un simple eufemismo por criminal traición al pueblo de Cuba”.

Una de estas organizaciones que proclaman la guerra abierta contra Cuba, Movimiento Revolucionario 30 de Noviembre Frank País, afirma en su comunicado de apoyo al encuentro de mayo su “respaldo incondicional a la Reunión General de la Asamblea para Promover la Sociedad Civil en Cuba convocada para el 20 de mayo del presente año” y recuerdan que “el exilio cubano y sus amigos demócratas lo están apoyando”. De igual modo se ha pronunciado la otra organización firmante del llamamiento a la acción armada publicado en el Diario de las Américas, el denominado Presidio Político Cubano: “apoyamos el Congreso de la Sociedad Civil Cubana a celebrarse el 20 de mayo en Cuba”, afirman en un comunicado público.

También firmó el documento de proclamación de la lucha armada y violenta la Junta Patriótica Cubana. Su ex presidente Roberto Rodríguez Aragón es también ex presidente de los Municipios de Cuba en el Exilio quienes se han pronunciado públicamente y por escrito apoyando la reunión de mayo en La Habana. Rodríguez Aragón hizo un llamamiento en el citado programa de la televisión de Miami a ir a Cuba a promover la insurrección: “era el momento de que las organizaciones beligerantes que quieran destruir al comunismo respondieran a la invitación que les estaban haciendo de ir al 20 de mayo”. Preguntados por el presentador de cuáles eran los límites para sus métodos de combatir la revolución cubana, todos coincidieron con las palabras de Ernesto Díaz, el secretario general de Alpha 66: “Hay que buscar el camino más corto.

Nos referimos a cualquier método, incluido modificar la salud de Fidel Castro” . Incluso cuando el periodista les solicita sus intenciones si Fidel Castro y Raúl Castro fueran capturados por ellos, los representantes de estas organizaciones que apoyan y financian la reunión de mayo afirman: “Debe ser un juicio sumarísimo”. “Pero no vamos a tener la oportunidad de juzgarlos”, añadieron entre sonrisas en una clara insinuación del asesinato.

También se encontraba en el estudio de la televisión el comandante de los comandos F-4 Rodolfo Froneta. Éste afirmó que si iba a Cuba al encuentro del 20 de mayo no tenía que pedir permiso a Fidel Castro y que “iría con el fusil en la mano”. Reveló que se estaban entrenando en dos países amigos cercanos a Cuba, que no quiso develar , y que “las condiciones para su intervención armada, la única vía para liberar Cuba” están muy cercanas. Afirmó que “cualquier proyecto para Cuba debe ser después de que se limpie la casa”, lo que no deja de ser una propuesta inquietante para quien dice que entrará en Cuba con un fusil en la mano.

Todos ellos expresaron su apoyo incondicional al encuentro liderado por Marta Beatriz Roque y sus intenciones de entrar en Cuba para realizar acciones armadas. “Tenemos un campamento en el que nos estamos entrenando para ese momento decisivo ”, afirmó el líder de Alpha 66 Ernesto Díaz. “La Asamblea es un desafío, no se están insertando en un diálogo, yo lo veo con admiración” . “Yo saludo y apoyo la Asamblea para promover la Sociedad Civil en Cuba” , añadió .

Estas reiteradas declaraciones llamando al magnicidio y a la guerra civil, así como sus expresiones de apoyo e intenciones de entrar en Cuba a la Asamblea para Promover la Sociedad Civil (APSC) convocada en La Habana el 20 de mayo desmienten las afirmaciones de los organizadores de que esa reunión es un encuentro pacífico y dialogante de la sociedad civil para promover la democracia y los derechos humanos en Cuba. Sin duda se trata de la coartada para promover nuevas acciones terroristas en suelo cubano utilizando incluso la fachada de un encuentro civil y la legitimidad de la presencia de representantes y personalidades extranjeras a quienes se les está invitando en nombre de la lucha por la democracia.

Rebelión