JPEG - 9.5 KB
John Bolton

Esta otra «papa» tan «caliente» como la de Posada Carriles se llama Bolton. Mr. John Bolton el hombre que inventó lo de las armas biológicas desarrolladas por el gobierno de Cuba, es el que ahora el Presidente Bush, contra viento y marea quiere que sea el Embajador de los Estados Unidos ante la Organización de las Naciones Unidas. ¿Se quiere mayor torpeza política?

Porque este Mr. Bolton es precisamente un enemigo jurado de la ONU como es el caso de todos los mas connotados personeros de la extrema derecha norteamericana a la cual el Presidente Bush parece estar dispuesto a complacer en todas sus absurdas pretensiones, tanto en cuanto a la política nacional como en las relaciones internacionales de Washington con el resto del mundo.

¿Cómo es posible que a alguien se le pueda ocurrir designar representante ante ese organismo internacional a una persona que como Mr. Bolton se ha manifestado de manera abierta contra la ONU? Sería como meter a un elefante en una cristalería.

¿Quiénes tienen el destino de la nación americana en sus manos? ¿Son acaso los enemigos de los Estados Unidos los que quieren que todo le salga mal a esta nación como lo demuestra la ola creciente de anti-norteamericanismo que se propaga por todo el mundo?

Pero es que así andan las cosas por Washington desde que los Republicanos alcanzaron el control del país en las controversiales elecciones del año dos mil dos.

Tanto los lideres del partido Republicano en el Senado, donde estos tienen mayoría, como en la Casa Blanca se tiene confianza en que el pleno de ese cuerpo legislativo le dará aprobación al nombramiento de Mr. Bolton como Embajador de Estados Unidos ante la ONU.

Los Demócratas, un tanto más sensatos, porque saben el daño que ese nombramiento puede significar para el prestigio de esta nación, se oponen a tan absurdo disparate. Pero como el Presidente Bush ha dicho que Mr. Bolton es su «hombre en la ONU», y como son los Republicanos los que tienen la mayoría en el Senado, no resultaría extraño que por complacer al Presidente, se apruebe el nombramiento de Mr. Bolton como Embajador ante la ONU por mucho que sé manifiesten en contra de tal designación las voces más sensatas de toda la nación.

Mr. Bolton, ha resultado ser la otra «papa caliente» del Presidente Bush además de la del terrorista Posada Carriles. Y esta otra "papa" está ahora en el pleno del Senado de Estados Unidos.

¿Se la traga el Senado o que? Ahí está el dilema.
Por lo que aquí viene bien aquello de que con esa clase de «amigos» a los Estados Unidos no le hace falta enemigos.