JPEG - 19.9 KB

El Presidente ha hecho un llamado para dar la batalla ideológica. Lo hace en un nuevo momento coyuntural por la escalada de acciones del imperio norteamericano en contra de nuestro Proceso Revolucionario. Si nos vamos a la base conceptual de lo que interpretamos por Guerra de 4ta., Generación, sostengo que eso es lo que se está aplicando a Venezuela. El Presidente lo ha esbozado de manera muy precisa y acertada en su programa de este domingo 15 de mayo.

Los ataques directos e indirectos se focalizan en tres elementos fundamentales para el sostén y avance de la revolución: (i) Fuerza Armada; (ii) PDVSA; (iii) unidad interna de los factores políticos. Esto responde a la concepción doctrinaria de los EE.UU., de hacer uso de la coacción y de la sutileza desestabilizadora, como el método de neutralizar a sus adversarios. Aniquilar el apoyo de los distintos factores de la sociedad que le brindan a sus líderes naturales. La 4ta., Generación no queda limitada a la destrucción de objetivos militares y de las fuerzas regulares.

Parte sustantiva de su acción es el empleo de los medios de comunicación como arma de combate "cívico". En esta dimensión, la Guerra de 4ta., Generación considera a los medios de comunicación, como un instrumento de uso ideológico mucho más poderosos que una división militar. Denuncia el Presidente el ataque hacia cuatro flancos: (a) el magnicidio, (b) la infiltración dentro del movimiento revolucionario; (c) el aislamiento internacional, principalmente ante los aliados más cercanos; (d) la invalidación y desprestigio del socialismo del Siglo XXI.

De allí que, el llamado a la batalla ideológica tiene que materializarse para enfrentar al imperio y seguir gestando la viabilidad revolucionaria. Y es ahora cuando cobra más fuerza y mayor vigencia, la creación de la Red de los Centros de Formación Ideológica (CFI).

Que cada quien lo asuma con base en su conciencia de lucha y, en consecuencia, actúe para dar su aporte al Proceso. Por mi parte, continúo en mi peregrinaje. Y con más convicción reitero hoy, como ayer, al tomarle la palabra al Presidente Chávez, la convocatoria para el próximo sábado 21 de mayo a la realización del III Taller Ideológico de ³Promotores del poder popular².

El dominio ideológico nos va a permitir contra-restar la escalada de EE.UU. Los talleres que venimos dictando tienen por objetivo facilitar la comprensión de la Guerra de 4ta., Generación, arista vital de la escalada; así como, comprender la vigencia de la multipolaridad, adentrarse en la búsqueda del Bien Común, sentir lo que es el amor al prójimo y, en consecuencia, actuar con base en la humildad para erradicar la rivalidad que genera el usufructo del poder.

Y a ese nivel se tiene que llegar para que el Proceso no falle, para que el gobierno popular pueda consolidarse como realidad no utópica, para que se activen los mecanismos de desarrollo social y podamos ser autosuficiente, romper con la dependencia tecnológica, producir todos nuestros bienes, satisfacer las demandas de los servicios y convertirnos en un país desarrollado, autosustentable, interdependiente, productor de riqueza y prosperidad al colectivo nacional.

En la coyuntura de ahora, cuando es nuevamente amenazado el Proceso y la vida de su líder, lo teórico conceptual exige mayor riqueza de los preceptos que nos identifican. Precisar la categorización del nuevo socialismo y de la democracia revolucionaria. Asimilar las diferencias estructurales entre reforma y revolución. Convencerse que el poder no es ahora el aparato burocrático del Estado, valga decir, las cúpulas de las instituciones que dirigen a la sociedad.

No, el Proceso avanza hacia la consecución del poder popular. El poder real debe estar ahora en las asambleas populares, en los gobiernos parroquiales, en los concejos locales de planificación; en fin, en las nuevas estructuras que permitan dejar de lado al Estado reformista actual, heredado de la democracia representativa.

Rebelión